¿Qué hará el rey Juan Carlos sin corona?

Una vez que el rey ceda la corona de España a su hijo, el príncipe Felipe, Juan Carlos quedará fuera de los reflectores públicos, pero conservará un privilegio real.
Boda de los reyes celebrada en 1962 en Atenas.
Boda de los rey Juan Carlos y la reina Sofía celebrada en 1962 en Atenas. (EFE)

Ciudad de México

Una vez que el rey Juan Carlos deje la corona de España su actuación política será prácticamente nula, pero mantendrá el privilegio de un fuero parlamentario vitalicio que lo exenta de ser llevado ante una corte o enfrentar un proceso jurídico.

"El fuero es el equivalente al que tienen los diputados y senadores, pero particularmente es mantener el sentido de eso que en España se le llama la inimputabilidad, es decir, que el rey no puede ser sometido a un proceso jurídico, no se le puede acusar, es una figura intocable", explica Eduardo Rosales, catedrático de la UNAM y experto en relaciones internacionales de Europa.

Aunque abdicó la corona a su hijo Felipe, quien será coronado el 19 de junio, Juan Carlos seguirá siendo considerado un rey y gozará del fuero antes mencionado. "El rey prácticamente quedará marginado, pero tendrá un papel sin relevancia, pero con un fuero vitalicio parlamentario", dice Rosales.

Los escándalos detrás de la figura del rey Juan Carlos también son un factor que lo mantendrá lejos de ser una figura pública en España. "Juan Carlos ni siquiera va a asistir a la coronación de Felipe VI. La idea es que no tenga función, que ya no sea una figura mediática. Se desmoronó la figura del monarca con los cuestionamientos y excesos que tuvo", asegura el especialista.

La actuación del rey durante la crisis en España, las protestas, los recortes presupuestarios, el aumento de impuestos y los casos de corrupción como la acusación de fraude fiscal al esposo de la infanta Cristina han desmoronado la figura de la monarquía. "Entre más marginal, más alejada, sea la función del ex rey mejor será para el funcionamiento político de España", dijo Rosales.

En la Constitución de España no se estipula cuáles serán las funciones de un rey saliente o el nuevo título de nobleza que se le otorgaría. Lo que sí se establece, en el artículo 56, es que el rey entrante deberá ser símbolo de unidad y permanencia del Estado, fungir como árbitro y moderador en el funcionamiento de las instituciones y asumir la representación del Estado en las relaciones internacionales, asegura el especialista.

Aunque el reinado de Juan Carlos fue fundamental para la transición del franquismo a la democracia en España, Rosales asegura que la institución democrática ha perdido relevancia entre los españoles y tiende a desaparecer.

"Ya las recientes generaciones ya no desean que permanezca la monarquía. Da la impresión de que las monarquías ya son una expresión del pasado, han sido borradas por la modernidad. Las familias reales son ya una obsolescencia que cada día tendrán menos aceptación, es la tendencia mundial", dijo.

El internacionalista considera que Felipe VI podría ser el último rey de España.