• Regístrate
Estás leyendo: El último partido de Mandela en Soweto
Comparte esta noticia
Domingo , 27.05.2018 / 07:04 Hoy

El último partido de Mandela en Soweto

Desde las seis de la mañana la gente se dio cita en el estadio Soccer City, en Johannesburgo, para despedir con honores a su héroe antirracial, ante la presencia de líderes políticos de todo el mundo.

Publicidad
Publicidad

Miriam Castillo

Parece un partido, el último que juega en la cancha Madiba. Apenas son las seis de la mañana y ya hay banderas vuvuselas y tambores. Vestidos de negro hay pocos, prácticamente ninguno. Todos vienen a una fiesta. Hay canciones que despiertan al vecindario que no tiene ese letargo pese a ser la madrugada.

La cancha es la misma que se ocupó en el Mundial de 2010, la misma donde el equipo de rugby sudafricano logró su triunfo emblemático, que marcó una de las primeras muestras de unidad al término del apartheid.

Hoy también marca un hecho histórico, el adiós a Nelson Rolhilalha Mandela y con ello la más grande reunión de líderes políticos y religiosos de todo el mundo para decirle adiós a uno de los más grandes iconos del siglo XX.

Tras bambalinas, en los pasillos del estadio, los líderes mundiales intercambiaron impresiones. Bill Clinton interceptó en un tramo a Enrique Peña Nieto y presumió algunas de las reformas a su sucesor, George W. Bush, según confió uno de los colaboradores del mandatario mexicano, que sin embargo no atinó a tomar una fotografía del encuentro.

El presidente Peña Nieto también tuvo una plática larga con el premier canadiense, Stephen Harper
mientras se esforzaban por escuchar el discurso completo del presidente Barack Obama, perturbado por las vuvuzelas y el mal sonido del lugar. Asimismo, Peña tuvo un encuentro con los últimos presidentes de Francia y charlas de oportunidad con artistas como el vocalista de U2 Bono y la actriz sudafricana Charlize Theron.

En tanto, en la cancha el equipo de casa es el ANC (Congreso
Nacional Africano), la organización en la que Mandela se formó y por la que llegó finalmente a la presidencia en 1994.

Hay camisetas, canciones, himnos, la multitud se pinta la cara con los colores del ANC y ondea banderas con las siglas del partido de su desaparecido líder. Pero, a diferencia de los funerales en Occidente, aquí nadie viene a llorar. “Venimos a celebrar la vida de Mandela”, coincide la gente.

Para ocupar el estadio predominó la lógica del partido ya que casi todos se fueron a lo alto de las tribunas, donde no pega el sol, que por cierto se negó a salir en toda la jornada.

El estadio Soccer City casi se caía en vítores cuando llegó la segunda jugadora estrella, Gracia Machel, la viuda de Mandela y viuda también hace más de 20 años del presidente de Mozambique, Zamora Machel.

Reacciones similares ocurrieron con el presidente de EU, el jefe de la ONU, Ban KI Moon, y con Raúl Castro, mandatario de Cuba.

Acaso el papel del rival lo jugó uno de casa, Jacob Zuma, el mandatario de Sudáfrica abucheado en cada aparición en las pantallas gigantes. Lo mismo que George W. Bush Jr. apenas apareció su cara en los costados del estadio.

Las tribunas parecía que habían sido tomadas por barras bravas, mientras viejos y jóvenes se movían al son de un baile muy particular.

“No has visto a Mandela, no conoces a Mandela, no lo vas a conocer”, reza el corrillo según la traducción de una de las reporteras locales. La letra se refiere a que Mandela no es solo un hombre sino un movimiento, nos explica mientras tararea con su voz grave.

Tanto Ban como Obama y la líder de Brasil, Dilma Rouseff, elogiaron en el estadio a Mandela a quien, dijeron, cada uno le debe algo; no habiéndoles bastado el tiempo para aprender de él.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.