• Regístrate
Estás leyendo: “El reto es afrontar la fragmentación”
Comparte esta noticia
Lunes , 25.06.2018 / 03:06 Hoy

“El reto es afrontar la fragmentación”

El investigador y catedrático visita México y prevé que el próximo 26 de junio habrá resultados similares a los de diciembre en los comicios españoles, pero con la posibilidad de que el partido antiajustes, Podemos, sea la segunda fuerza.

Publicidad
Publicidad

Irene Selser

El doctor Carlos Malamud, doctor en historia de América por la Universidad Complutense, analista político e investigador del Real Instituto Elcano de Madrid, un think-tank de estudios internacionales y estratégicos, participó ayer en la Ciudad de México en una conferencia titulada "España en contexto: política interna y la agenda europea", invitado por el Consejo Mexicano de Asuntos Internacionales (Comexi). A propósito de ese encuentro con motivo de los comicios en españoles del próximo 26 de junio, conversó con MILENIO sobre las características de este segundo llamado a las urnas, donde la izquierda antiajustes de Pablo Iglesias y su partido Podemos —surgido a inicios de 2014 del movimiento contestatario de los indignados tras la debacle económica de la península en 2011-2012— puede desbancar como segunda fuerza a Pedro Sánchez y el viejo Partido Socialista Obrero Español (PSOE). Podemos competirá esta vez con una nueva coalición, Unidos Podemos.

¿Cuáles son los principales retos que tiene España de cara a las próximas elecciones generales?

Lo primero es cómo afrontar la gran fragmentación política. Hemos pasado en poco tiempo de un sistema estructurado en torno a dos grandes partidos que se alternaban en el poder, el Partido Popular (PP) y el Partido Socialista (PSOE) a otro de cuatro, mucho más equilibrado, pero que dada la falta de tradición en la materia en España ha sido complicado afrontar negociaciones para formar gobierno desde los comicios del 20 de diciembre, cuando el PP ganó pero sin mayoría absoluta en el parlamento. Y esto que es parte de la gimnasia parlamentaria en otros países donde conformar coaliciones de gobierno es obligado y por tanto algo normal, en España hasta finales del año pasado estaba totalmente fuera de la agenda.

En ese sentido, el primer reto es quizá hacer entender a los partidos políticos la necesidad de negociar para conformar mayorías estables y formar gobierno, cuando hasta ahora lo que se ha visto —y esto es algo que rechaza la ciudadanía—, es que muchos líderes han intentado transferir la responsabilidad de desempatar los resultados de las últimas elecciones a la ciudadanía, para que sean ellos con sus votos los que conformen mayorías estables, en vez de asumir plenamente los retos de la negociación y del compromiso".

Según la mayoría de las encuestas, la sorpresa este 26 de junio la puede dar la coalición de Pablo Iglesias, Unidos Podemos, capaz de desbancar al PSOE de Pedro Sánchez como segunda fuerza...

En efecto, las encuestas prácticamente coinciden en que, si bien no se puede hablar de una repetición lineal de los resultados que se dieron el pasado 20 de diciembre, cuando Podemos logró un 20.68% de los votos y 69 escaños en el Congreso de los Diputados, sí van a ser bastante similares.

Con la paradoja de que ya no es Podemos la fuerza "indignada" que emergió de las grandes movilizaciones antiajustes en España, sino que el "indignado" es hoy el PSOE por el cambio de discurso de Iglesias, que evoca la postura de Felipe González hace veinte años.

Bueno, lo que resulta paradójico es que después de haber conformado una coalición de Podemos con Izquierda Unida —que proviene en buena medida del anterior Partido Comunista—, Podemos intente erigirse en la actualidad en la verdadera encarnación de la socialdemocracia y esto es lo que de alguna manera indigna al PSOE. El sorpasso, como le dicen en España a esta posibilidad de "adelantamiento" (tomado de un vocablo italiano), sí puede ocurrir, está ahí y las encuestas lo están mostrando como algo posible. La moderación de Pablo Iglesias creo que es más coyuntural que estructural, no hace mucho tiempo que él decía que el cielo se tomaba por asalto, aunque ahora lo que está intentando es conseguir una mayoría parlamentaria. También las encuestas nos dicen, como reveló ayer el estatal Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), que el gobernante Partido Popular ganará las elecciones con un 29.2%, que le darían 118-121 escaños de los 350 del Congreso.

Hay algo positivo en este nuevo escenario y es que Podemos implica el ingreso en la política de movimientos sociales, aunque desde luego hay sectores que se ven mejor reflejados y hay otros que se revuelven en su fuero interno... Aquí hay evidentemente para todos los gustos, no solamente jóvenes, sino gente connotada, intelectuales, profesionales, que de alguna forma se sienten traicionados por Podemos y por Iglesias, no porque ahora se diga socialdemócrata sino porque dejó, según le achacan, que se consolidara la derecha y no avanzara la izquierda.

¿Qué pasa si se repite el escenario de un PP ganador, pero sin mayoría absoluta como ocurrió en diciembre. ¿Quién va a gobernará España?

Eso va a depender mucho de los resultados y de pequeños detalles. Si el PP más Ciudadanos logra entre 165 y 170 escaños de un total de 350, es plausible un gobierno del PP con apoyo de Ciudadanos. Hay que ver también cuántos escaños sumarían el PSOE y la nueva coalición de Unidos Podemos, y sobre todo cuál es la segunda fuerza, ya que no va a ser lo mismo que sea Podemos a que sea el PSOE.

"También, una cosa es que se conforme el nuevo gobierno, y otra distinta es su estabilidad así como si este nuevo gobierno va a ser capaz de aplicar las reformas constitucionales que necesita España. En ese caso, también veríamos un gobierno corto, una legislatura corta para llamar a nuevas elecciones parlamentarias que ratifiquen las reformas constitucionales en caso de que estas prosperen".

El escenario político español está definitivamente abierto...

Totalmente.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.