• Regístrate
Estás leyendo: El pleito Kim-Trump, como de kínder: Rusia
Comparte esta noticia
Jueves , 18.10.2018 / 15:38 Hoy

El pleito Kim-Trump, como de kínder: Rusia

El canciller ruso, Serguéi Lavrov, pide “calmar las cabezas calientes” luego que el republicano calificara de “demente” al líder norcoreano en Twitter.

Publicidad
Publicidad

El ministro ruso de Exteriores, Serguéi Lavrov, calificó la serie de acusaciones entre Estados Unidos y Corea del Norte como una “pelea de guardería entre niños” y pidió calma y diplomacia para solucionar la crisis.

Lavrov, en una conferencia de prensa, defendió una negociación entre Washington y Pyongyang y planteó que un país europeo neutral pueda actuar como mediador.

Ayer la escalada verbal entre Donald Trump y Kim Jong-un alcanzó un nuevo techo, luego de que el presidente estadunidense calificara de “demente” a su par norcoreano, en momentos en que Pyongyang alude a un posible ensayo de bomba H en el Pacífico.

“Kim Jong-un de Corea del Norte, quien es obviamente un demente al que no le importa privar de comida o asesinar a su pueblo, será puesto a prueba como nunca antes”, escribió el mandatario en Twitter.

Unas horas antes, el líder norcoreano había lanzado un ataque muy personal al inquilino de la Casa Blanca.

Trump “me ha insultado, a mí y a mi país, ante los ojos del mundo entero, y ha lanzado la más feroz declaración de guerra de la historia”, afirmó Kim, según un despacho de la agencia oficial norcoreana KCNA.

“Voy a hacer que el hombre que está al frente del mando supremo de Estados Unidos pague caro por su discurso”, agregó el líder norcoreano.

“Castigaré con fuego al senil norteamericano mentalmente trastornado”, amenazó Kim.

En su primer discurso ante la asamblea general de la ONU el martes, Trump amenazó con “destruir totalmente” a Corea del Norte, y catalogó a Kim como un “hombre cohete” que está en una “misión suicida”.

“Tenemos que calmar las cabezas calientes y entender que necesitamos pausas, que necesitamos algunos contactos”, dijo Lavrov.

Es necesario priorizar “una actitud razonable y no emocional, en lugar de tener un patio de recreo donde los niños se pelean sin que nadie pueda detenerlos”, comentó Lavrov ante la serie de declaraciones entre Washington y Pyongyang.

El jefe de la diplomacia rusa consideró que el mundo no puede quedarse sin responder a las acciones de Pyongyang, pero aseguró que “también es inaceptable empezar una guerra” en la península coreana.

Lavrov llamó a “enfriar” los impulsos y a optar por un enfoque “razonable” en lugar de “emocional”.

Según aseguró, Rusia seguirá trabajando con China en esa línea, a pesar de que por ahora su propuesta conjunta para impulsar negociaciones no ha funcionado.

Moscú y Pekín plantearon este verano que Corea del Norte suspenda sus ensayos nucleares y con misiles, y que EU y Corea del Sur hagan lo mismo con sus maniobras militares para tratar de facilitar un diálogo.

Lavrov, preguntado por los vínculos entre el acuerdo nuclear con Irán y la situación en Corea del Norte, opinó que si EU decide romper el pacto con Teherán estaría enviando una “señal muy equivocada” a Pyongyang.

En ese sentido, recordó que el mundo está diciendo al gobierno de Kim Jong-un que si deja su programa nuclear se levantarán las sanciones en su contra y dijo que romper el pacto con Irán daría razones a Corea del Norte para no negociar.

IRÁN MANTENDRÁ SU CARRERA ARMAMENTÍSTICA

El presidente iraní, Hasan Rohaní, desafió de nuevo a Estados Unidos durante un imponente desfile militar en Teherán, en el que aseguró que su país reforzará sus programas armamentísticos, incluido el de los controvertidos misiles balísticos.

Ante la cúpula castrense de la República Islámica y del cuerpo de los Guardianes de la Revolución, Rohaní garantizó ayer que, “quiera o no” EU, van a desarrollar “no solo los misiles sino también fuerzas aéreas, terrestres y marítimas.

“No necesitamos permiso de nadie para defender nuestra patria”, advirtió el presidente en el acto, celebrado ante el mausoleo del imán Jomeiní para conmemorar el 37 aniversario del inicio de la guerra entre Irak e Irán (1980-1988).

Con el objetivo de frenar a Teherán, Washington ha impuesto en los últimos meses varias sanciones contra entidades iraníes vinculadas con el programa de misiles y con el apoyo a grupos chiíes como el libanés Hezbolá. A pesar de estas medidas, las fuerzas armadas iraníes exhibieron durante el desfile un misil balístico con alcance de dos mil kilómetros y capacidad de transportar múltiples ojivas.

Con información de EFE/Teherán.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.