• Regístrate
Estás leyendo: El gobierno y la Iglesia fortalecen sus lazos
Comparte esta noticia
Viernes , 22.06.2018 / 11:12 Hoy

El gobierno y la Iglesia fortalecen sus lazos

La visita de 72 horas de Francisco a la isla comunista concluye con un aval mutuo y más espacios para católicos.

Publicidad
Publicidad

La Aldea

La Iglesia católica cubana, con la expansión de su presencia en el único país marxista de América, y el gobierno del presidente Raúl Castro, en su intención de abrirse al mundo, parecen haber resultado beneficiados por igual con la visita que acaba de realizar a Cuba el papa Francisco, según los criterios más generalizados recogidos por MILENIO en la Habana.

Pocas horas antes de que, en presencia de Raúl Castro, el Papa llamara el martes a la Iglesia católica a "que salga de los templos a tender puentes, romper muros y sembrar reconciliación", la Arquidiócesis de La Habana confirmó la construcción de tres nuevos templos en un país donde esto tiene que contar con la autorización previa del gobierno.

"Esto es otro resultado del diálogo", dijo el vocero católico Orlando Márquez, al puntualizar que las nuevas iglesias serán levantadas en las provincias de Pinar del Río y La Habana (occidente) y en la oriental ciudad de Santiago de Cuba, cuna de la revolución de 1959 pero también de la Virgen de la Caridad del Cobre, patrona de Cuba y una de las advocaciones de la Virgen María. En el culto orisha local, la Virgen del Cobre equivale a la deidad africana Oshun, protectora de las mujeres.

"Para la Iglesia esta ha sido la visita más importante de un Papa a Cuba, luego de las visitas de Juan Pablo II en 1998 y de Benedicto XVI en 2012, por las características renovadoras de este primer Papa latinoamericano y jesuita, y por encontrarse en un país en el quienes tienen el poder son también antiguos alumnos de los jesuitas, que nunca han renegado de su formación aunque se declaren marxistas", estimó el experto en religión Enrique López Oliva.

López Oliva, profesor de la Universidad de La Habana y quizá el mayor conocedor de estos temas en Cuba, consideró además que los cuidadosos pronunciamientos públicos del Papa, la presencia del presidente cubano en todas sus misas y el extenso diálogo privado sostenido entre ellos —también con Fidel Castro— indican que "Francisco está apoyando el proceso de cambio" que impulsa Raúl Castro desde 2008.

"Yo soy de los que temo que pueden haber sectores internos y externos en contra de esos cambios", añadió el experto.

En este contexto, los principales comentaristas de la radio y la televisión oficial, que transmitieron en vivo todo lo que hizo Francisco en La Habana, Holguín y Santiago de Cuba —las ciudades que visitó—, no escatimaron elogios al antiguo cardenal Jorge Mario Bergoglio, de 78 años, incluso ni en sus reiterados llamados "a la reconciliación entre cubanos", piensen como piensen, un asunto en el que hay interpretaciones distintas en la Iglesia católica y el Estado.

Durante su estancia en Cuba, el Papa eludió reunirse con voceros de la oposición —como tampoco lo hicieron sus antecesores—, quienes dijeron sin embargo que un centenar de sus miembros habrían sido retenidos para impedir su acceso al pontífice.

No obstante, Francisco sacó a calles y plazas a más de un millón de cubanos sin que se constataran mayores incidentes.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.