• Regístrate
Estás leyendo: El Estado se alista para modernizar sus empresas
Comparte esta noticia
Lunes , 20.08.2018 / 08:35 Hoy

El Estado se alista para modernizar sus empresas

Al fin se dio a conocer ayer en Pekín la estrategia para hacer más eficientes los consorcios de la nación asiática.

Publicidad
Publicidad

El gobierno chino publicó ayer las principales líneas de una reforma largamente esperada por las grandes compañías públicas de la segunda economía del planeta. La capacidad de los dirigentes del Partido Comunista de China para llevarla a cabo de manera satisfactoria es perciba como el tema económico más importante bajo la presidencia de Xi Jinping.

En noviembre de 2013, un año después del arribo de XI Jinping al poder, el PCCh se comprometió a "modernizar" el casi centenar de las gigantescas empresas directamente colocadas bajo el control del gobierno, entre ellas China Mobile, primer operador mundial con numerosos abonados; el Banco Industrial y Comercial, primera empresa del planeta por el monto de sus activos, o también Sinopec y China Southern, respectivamente primera refinería y primera compañía aérea de Asia.

En una primera etapa, según el diseño citado ayer por la agencia oficial de prensa China Nueva, se tratará de crear de aquí al año 2020 "un grupo de empresas estatales creativas y capaces de hacer frente a la competencia internacional". Se establecerá una separación entre las empresas destinadas a generar ganancias y las que contribuyen al servicio público.

Las primeras deberán, de acuerdo con la estrategia, concentrarse en el éxito comercial. A la vez, el gobierno promete facilitar la apertura de dichas empresas a otros inversionistas, con cuotas de participación o intercambios de activos con otras firmas, así como cesiones de acciones a los empleados. Los grupos tendrán libertad para fijar los salarios de sus empleados y para contratar administradores más "profesionales".

Pero no habrá privatizaciones, ya que el Estado desea mantener el control sobre la economía, y los más altos dirigentes seguirán siendo nombrados por el PCCh, que deberá, sin embargo, según esta nueva visión, aceptar ceder autonomía en la búsqueda de la rentabilidad.

El modelo de gestión del fondo soberano de Singapur, Temasek, es citado a menudo como fuente de inspiración.

Aunque la poderosa Comisión de Supervisión y de Administración de los activos del Estado jugó hasta ahora un rol importante en sus tomas de decisiones, el Estado se compromete en el documento presentado ayer a ceder un lugar más fuerte a sus consejos de dirección.

El Estado-partido promete igualmente que "la intervención de las agencias gubernamentales está prohibida".

Estas directivas reflejan los objetivos contradictorios perseguidos por el gobierno de Pekín.

Por un lado, es necesario modernizar esos mastodontes en momentos en que la economía china se ha ralentizado. Por el otro, no se trata para el partido único de ceder en última instancia el control.

La inextricable búsqueda de una fórmula que concilie las dos exigencias y las luchas secretas entre facciones y familias influyentes en los sectores claves —finanzas, telecomunicaciones, energía, etcétera— explica el tiempo que se necesitó para presentar la reforma y las pocas precisiones aportadas hasta ahora.

La difusión del plan coincide con los datos anunciados también ayer en Pekín por la Oficina Nacional de Estadísticas sobre el comportamiento de la producción industrial, que en agosto creció solo 6.1 por ciento en comparación con el mismo mes del año anterior, cuando se esperaba un crecimiento de 6.5 por ciento.

También las ventas al por menor, un importante indicador del consumo interno, subieron 10.8% interanual el mes pasado, cuando la expectativa era de 11.2 por ciento.

Esta salva de datos es publicada en un contexto de inquietud en cuanto a la salud de la segunda economía mundial, tras una serie de cifras decepcionantes.

El producto interno bruto (PIB) chino registró un crecimiento de 7.3% en 2014, su nivel más bajo en 24 años, y cayó a 7% en los dos primeros trimestres de este año.

El objetivo del gobierno de XI es lograr una progresión "de alrededor de 7%" en 2015, aunque varios analistas dentro y fuera del antiguo Imperio del Centro comienzan a tener dudas de que será alcanzado.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.