El ejército sirio logra un importante avance al norte de Damasco

Las fuerzas de Asad conquistaron un sector clave al norte de Damasco, en su objetivo de asfixiar a los rebeldes posicionados alrededor de la capital y reforzar su posición ante la conferencia de ...
Un ciudadano sirio expresa su desesperación tras un ataque de la aviación siria en la ciudad de Alepo
Un ciudadano sirio expresa su desesperación tras un ataque de la aviación siria en la ciudad de Alepo (AFP )

Damasco

El ejército sirio logró hoy un avance decisivo al hacerse con un sector clave al norte de Damasco, con el objetivo de asfixiar a los rebeldes posicionados alrededor de la capital y en el centro del país. El régimen de Bashar al Asad, que cuenta con el apoyo del Hezbolá libanés (chiita) y de las milicias chiitas de Irak, quiere llegar en posición de fuerza a la conferencia de paz de Ginebra 2 y encarar así las exigencias de la oposición que reclama la marcha de Al Asad.

Las fuerzas del régimen se apoderaron hoy de Deir Attiya, en la región de Qalamun, donde el 19 de noviembre habían tomado Qara. "Nuestro ejército heroico tomó el control de Deir Atiya, en la provincia de Damasco, después de haber aplastado los últimos focos terroristas en esta ciudad", informó la televisión estatal. "Después de haber acorralado a los terroristas en los lugares donde se escondían, el ejército consiguió esta mañana limpiar la ciudad y matar a muchos de ellos tras cuatro días de combates", afirmó a la AFP un alto responsable de seguridad en Damasco.

"Las operaciones continúan alrededor de la ciudad hasta que consigamos nuestro objetivo de destruir toda presencia de terroristas en la región", añadió, en referencia a los rebeldes. El ejército sirio persigue tomar Qalamun, en el norte de la provincia de Damasco y al sur de Homs, para asegurarse una continuidad territorial bajo su control entre estas dos provincias. El Observatorio Sirio de los Derechos Humanos (OSDH) afirmó que el ejército se apoderó de casi toda la ciudad, expulsando de ella a los yihadistas del Estado Islámico de Irak y del Levante (EIIL) y a otros rebeldes que se encontraban en esta localidad.

Cerca de la frontera con Líbano, Qalamun, por donde hasta ahora pasaban las armas y las municiones destinadas a los insurgentes, constituye para estos una base de retaguardia para rodear la capital y controlar el acceso a la carretera Damasco-Homs. Según el alto responsable de seguridad, la carretera Homs-Damasco no ha sido reabierta aún debido a la presencia de tiradores. "Se hará en unos días". Una fuente de seguridad dijo que el ejército entró también en Nabak, otra localidad de Qalamun. "Si se toma esta ciudad, solo faltarán Yabrud y otras ciudades para cerrar completamente la frontera con Líbano e impedir toda huida o entrada de rebeldes de ese país".

Con esta estrategia, el ejército busca ahogar a los rebeldes situados alrededor de Damasco, privándoles de armas y municiones procedentes de Jordania o Líbano. "La próxima etapa será la recuperación del sur (del país). El norte y el este (en manos de los rebeldes o los combatientes kurdos) son para más adelante", afirmó la misma fuente. En los últimos días, los rebeldes intentaron en vano romper el asedio en torno a Damasco. Por otra parte, un combatiente de Hezbolá y sobrino del ministro libanés de Agricultura, Husein Haj Hasan, murió el miércoles en Qalamun, afirmó hoy una fuente próxima al grupo.

Los combates siguen causando estragos en otros frentes, a pesar de que Irán y Turquía llamaron a un alto el fuego antes de que se celebre la conferencia de paz de Ginebra, el 22 de enero, con la que la ONU espera poner fin al conflicto, que ha dejado más de 120 mil muertos y obligado a millones de sirios a huir de sus hogares.

El régimen sirio anunció su participación en Ginebra 2 subrayando que la delegación que enviará bajo las órdenes de Al Asad no irá para "entregar el poder sino para dialogar con aquellos que estén interesados en el bien del pueblo sirio y que apoyen una solución política". La oposición siria aceptó también su participación en la reunión de Ginebra, pero insistió en su "rechazo absoluto" a la participación de Al Asad en un gobierno de transición.

De otra parte, un ciudadano sirio murió y otros nueve resultaron heridos hoy en un ataque con mortero lanzado por las fuerzas de la oposición siria contra la Embajada rusa en Damasco, informó el Ministerio de Exteriores de Rusia. El ataque se produjo hacia las 13:00 (hora GMT) y uno de los proyectiles hizo explosión en el territorio de la legación diplomática y el otro a poca distancia. "No hay víctimas rusas. Ha muerto un ciudadano sirio. Otros nueve, entre ellos miembros de la seguridad de la Embajada, resultaron heridos.

El edificio de la misión diplomática ha sufrido daños materiales no significativos", señaló el Ministerio ruso de Exteriores en un comunicado. La Cancillería agregó que Moscú considera estos ataques con proyectiles de mortero por parte de las fuerzas opositoras como "actos de terrorismo, cuyos responsables, incluidos aquellos que los ordenan, deben ser castigados".