• Regístrate
Estás leyendo: El ejército iraquí avanza hacia Tikrit defendida por los yihadistas
Comparte esta noticia
Martes , 25.09.2018 / 00:31 Hoy

El ejército iraquí avanza hacia Tikrit defendida por los yihadistas

Treinta mil soldados y la aviación iraquí están decididos a conquistar la ciudad, situada entre Bagdad y Mosul, siendo obstaculizado por francotiradores y las minas colocadas por el Estado Islámico.

Publicidad
Publicidad

Las fuerzas gubernamentales iraquíes se acercan lentamente a Tikrit, frenadas por los francotiradores y las minas colocadas por el grupo yihadista Estado Islámico (EI), en el segundo día de su ofensiva para retomar esta ciudad estratégica entre Bagdad y Mosul.

"Avanzamos con precaución", indicó el comandante de la provincia de Saladino, en la que se encuentra Tikrit, porque el EI "utiliza técnicas de guerrilla urbana" y recurre a "tiradores emboscados". Bagdad movilizó a 30 mil soldados y su aviación en la "mayor" operación lanzada desde que el EI conquistara amplias franjas de territorio iraquí en junio de 2014.

Los yihadistas anunciaron hoy que uno de sus combatientes, de nacionalidad estadunidense, había perpetrado un atentado suicida contra militares cerca de la ciudad de Samarra, en la provincia de Saladino.

Para reconquistar Tikrit, situada a unos 160 kilómetros al norte de Bagdad, las fuerzas de seguridad convergen desde "tres direcciones" con el fin de controlar las afueras de la ciudad, según el oficial.

Pero el gran número de explosivos dispuestos en la zona frenan el avance de las fuerzas iraquíes. "El objetivo es rodear a los combatientes y lanzar el asalto para que no puedan huir", explicó el comandante.

Las tropas se encontraban hoy en la periferia de Dur, una ciudad al sur de Tikrit, cuyo centro está en manos del EI. Los yihadistas utilizan a los civiles que no consiguieron huir como escudos humanos, según el comandante.

Ayuda militar turca

Según John Drake, un experto del instituto de investigación sobre seguridad AKE Group, la ofensiva lanzada el lunes tiene mayores posibilidades de éxito que las anteriores, ya que los grupos chiitas cuentan con más medios.

"La operación será, sin embargo, muy difícil", aseguró, porque las fuerzas de seguridad tendrán problemas para conseguir información en la zona, ya que la población teme las represalias del EI.

Con el apoyo de la coalición internacional contra los yihadistas liderada por Estados Unidos, las fuerzas iraquíes llevan meses intentando reconquistar el norte del país, pero aún no fueron capaces de derrotar al EI en Tikrit.

En la actual ofensiva, la aviación de la coalición internacional aún no intervino, si bien continuó el martes con sus bombardeos diarios contra el EI en Irak y en Siria. Turquía, cuyo ministro de Defensa visitará el miércoles Bagdad, envió dos aviones cargados de material militar para apoyar al ejército iraquí, según los medios de comunicación turcos.

Pasarela hacia Mosul

El EI controla Tikrit desde hace unos nueve meses y su avance ha sido espectacular en el norte y el oeste de Irak, donde el grupo yihadista impone su ley y multiplica las atrocidades, al igual que en los territorios bajo su control en la vecina Siria. La toma de esta localidad abriría "una pasarela hacia la liberación de Mosul", segunda ciudad del país, situada a unos 350 kilómetros al norte de Bagdad.

Según los expertos, la batalla de Tikrit permitiría comprobar la eficacia de las fuerzas heterogéneas movilizadas contra el EI: ejército, policía, unidades antiterroristas, grupos de voluntarios de mayoría chiita y tribus locales sunitas.

"La batalla por Tikrit y por las otras ciudades de la provincia de Saladino ofrece una ligera idea de lo que podemos esperar en Mosul", según la agencia Sufan, especialista en inteligencia.

Según medios iraníes e iraquíes, el general Ghasem Suleimani, comandante de la Fuerza Quds, una unidad de élite del ejército de Teherán, está en esta provincia para ayudar a coordinar las operaciones.

El primer ministro iraquí, Haider al Abadi, pidió el domingo a las fuerzas progubernamentales que respetaran a la población civil de Tikrit, en un intento de tranquilizar a los habitantes, en su mayoría árabes sunitas, que temen represalias.

Las milicias chiitas, acusadas de llevar a cabo abusos, juraron vengar un ataque perpetrado por el EI, a mediados de 2014, contra el campo militar de Speicher, en el que murieron centenares de jóvenes reclutas chiitas. Según ellas, las tribus sunitas locales fueron cómplices de la masacre.

En Samarra, se levantaron tiendas para albergar a los civiles que huyen de la violencia, como hicieron desde 2014 casi 2.5 millones de iraquíes, según la Organización Internacional para las Migraciones.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.