• Regístrate
Estás leyendo: Eduardo Cunha no renunciará en caso de ser denunciado
Comparte esta noticia
Viernes , 22.06.2018 / 04:48 Hoy

Eduardo Cunha no renunciará en caso de ser denunciado

El presidente de la Cámara de Diputados, que afirma estar "absolutamente tranquilo", podría ser denunciado formalmente por la Fiscalía por delitos de corrupción vinculados con el caso Petrobras.

Publicidad
Publicidad

DPA

El presidente de la Cámara de Diputados de Brasil, Eduardo Cunha, dijo hoy que no renunciará al cargo en caso de que la Fiscalía lo denuncie formalmente por delitos de corrupción vinculados al caso Petrobras, informaron medios locales.

Según el portal del diario O Globo, que más temprano reportó que el político sería denunciado formalmente por el Ministerio Público por corrupción pasiva y lavado de dinero, Cunha dijo estar "absolutamente tranquilo" con respecto a la virtual denuncia ante el Supremo Tribunal Federal.

"Yo no haría alejamiento de ninguna naturaleza. Voy a continuar en el ejercicio para el cual fui elegido por la mayoría de la Cámara. Estoy absolutamente tranquilo y sereno en relación con eso", dijo el legislador.

La Fiscalía basa su denuncia en una acusación realizada por el empresario Júlio Camargo, uno de los arrestados por sus nexos con los fraudes en Petrobras. El empresario sostiene que Cunha le exigió cinco millones de dólares en sobornos para facilitarle un negocio con la petrolera.

Cunha integra el centrista Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), principal socio de la coalición aliada del gobierno de la presidenta Dilma Rousseff.

Hostil con el gobierno

No obstante, pese a integrar la fuerza política a la que pertenece además el vicepresidente de la república, Michel Temer, Cunha ha sido hostil con el gobierno desde que asumió la presidencia de Diputados, en febrero de este año, y rompió formalmente relaciones con el Ejecutivo en julio, después de que salió a la luz la acusación en su contra.

En su momento, Cunha dijo que se sentía "perseguido" por la Presidencia, que según él manipuló a la policía federal -encargada del operativo que desmanteló los fraudes en Petrobras- y al Ministerio Público, para perjudicarlo. No obstante, hoy negó que fuera a arremeter aún más contra el Ejecutivo en caso de que se oficialice la denuncia.

"No mezclo mi papel de presidente de la Cámara con las eventuales situaciones que puedan involucrar a mi persona. Ejerceré mi papel de presidente de la forma que institucionalmente tengo que hacerlo. No hago papel de venganza ni tomo actitudes por causa de otros", indicó.

Cunha minimizó una acción iniciada por el Partido Socialismo y Libertad -de izquierda radical y opositor del gobierno de Rousseff- que está juntando firmas para presionarlo a renunciar cuando la denuncia se formalice.

"Todo el mundo tiene derecho a hacer lo que quiera. (...) Es el derecho democrático de cada uno", afirmó el diputado, que ostenta un escaño en la Cámara Baja desde 2003.

Según Camargo, quien colabora con las investigaciones a cambio de obtener beneficios en la condena, pagó los sobornos pedidos por Cunha para que la empresa Samsung Heavy Industries firmara con la Dirección del Área Internacional de Petrobras, un contrato de arrendamiento de buques de perforación.

Por el arrendamiento de los buques Sonda Petrobras 100000 y Vitoria 10000, la petrolera estatal, según O Globo, habría gastado 1,200 millones de dólares. El pago de sobornos a Cunha y otros implicados superaría los 40 millones de dólares.

En la época en que se firmó el primer contrato vinculado a los buques de perforación, la Dirección del Área Internacional de Petrobras estaba a cargo de Néstor Cerveró, que fue condenado el lunes a 12 años y tres meses de prisión por el juez Sergio Moro, responsable del caso Petrobras.

Camargo fue condenado a 14 años de cárcel, pero en virtud del acuerdo de delación premiada tendrá beneficios, como cumplir parte de la pena realizando trabajos comunitarios.

En tanto, el portal del diario O Estado de Sao Paulo sostiene que además de Cunha serán denunciados entre hoy y mañana otros políticos con fuero privilegiado, entre ellos el ex presidente de la república y actual senador Fernando Collor de Mello, quien asumió en 1990 y dos años después fue despojado del cargo por denuncias de corrupción.

Collor, añade O Estado, está bajo sospecha de haber recibido 26 millones de reales (unos 7.64 millones de dólares) desviados de Petrobras entre 2010 y 2014. Parte de ese dinero habría sido utilizado para comprar tres automóviles de alta gama que le fueron confiscados al hoy senador el mes pasado, en el marco de un operativo en el que se requisaron sus oficinas y su residencia en Brasilia.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.