Protestas en Ferguson dejan docenas de edificios destruidos

Las autoridades reportaron cientos de disparos y 61 personas arrestadas luego de que un jurado exhoneró al policía blanco que asesinó al joven afroamericano Michael Brown.

St. Louis

Columnas de humo salían despedidas de más de una docena de edificios en llamas y las calles estaban salpicadas de trozos de vidrio esta mañana en el vecindario de Ferguson después que un jurado de investigación decidió que no había motivos para acusar a un policía blanco por la muerte del joven negro Michael Brown de 18 años.

Los bomberos arrojaban chorros de agua sobre los restos calcinados de algunos comercios y por lo menos un edificio estaba todavía en llamas. Algunos comercios de este suburbio de St. Louis que no fueron incendiados por las turbas tenían las vitrinas rotas.

Las protestas del lunes por la noche fueron mucho más destructivas de las demás que siguieron a la muerte de Brown el 9 de agosto, con más de una docena de comercios destruidos o muy dañados. Las autoridades reportaron cientos de disparos, lo que por un momento impidió el trabajo de los bomberos.

En Ferguson se practicaron 61 arrestos durante la noche, muchos por robo, dijo el vocero de la policía del condado de St. Louis, Brian Schellman. Asimismo hubo 21 arrestos en St. Louis, donde los manifestantes destruyeron vitrinas de comercios, según el alcalde de St. Louis Francis Slay.

Jon Belmar, jefe de policía del condado de St. Louis, dijo que a menos que su dependencia pudiera movilizar a 10 mil agentes, "no creo que podamos contener a la gente que trata de destruir una comunidad".

La decisión del jurado de investigación significa que el policía blanco Darren Wilson no enfrentará ningún cargo penal estatal por haber matado a Brown, un hecho que inflamó las tensiones raciales entre muchos negros y la policía.

El fiscal Bob McCulloch dijo que el jurado integrado por nueve blancos y tres negros se reunió 25 días a lo largo de tres meses para oír más de 70 horas de testimonio por parte de unos 60 testigos, incluso tres examinadores médicos y expertos en sangre, toxicología y armas de fuego.

"Son los únicos que han oído y examinado todo testimonio y toda evidencia", dijo.

En la primera reacción tras el anuncio del jurado de investigación, el jefe de policía Belmar dijo a los agentes que manejaran la situación como si fuera un festival. Pero pronto "se descontroló" cuando las turbas saquearon comercios e incendiaron numerosos vehículos, incluso dos patrulleras policiales.