[Multimedia] Charlie ataca de nuevo

En su edición que comenzó a circular el 7 de octubre, puso en su portada una viñeta que muestra al general Charles de Gaulle con una bebé en brazos.
Portade de Charlie Hebdo en la que aparece el general Charles de Gaulle cargando a Nadine Morano, representada en una caricatura.
Portade de Charlie Hebdo en la que aparece el general Charles de Gaulle cargando a Nadine Morano, representada en una caricatura. (Charlie Hebdo)

Ciudad de México

Charlie Hebdo lo hizo de nuevo. O al menos lo intentó. Hace unos días, en su edición que comenzó a circular el pasado 7 de octubre, dejó a sus lectores con el ojo cuadrado. Puso en su portada una viñeta que muestra al general Charles de Gaulle, una figura mitológica en Francia por su actuación en los días de la Segunda Guerra Mundial, con una bebé en brazos. Algo monstruosa, la niña de cabellos rubios y gesto hostil, es una caricatura grosera de Nadine Morano, la ex ministra de Formación Profesional, eurodiputada derechista, aspirante a la candidatura presidencial para las elecciones de 2017 y más o menos cercana al ex mandatario Nicolás Sarkozy.

Morano a su vez ya había dejado con los ojos cuadrados a los franceses hace un par de semanas cuando en el curso de un debate televisivo dejó ver su enojo por las oleadas de migrantes que llegan al país todo el tiempo y que han hecho de Francia la nación europea con la mayor población musulmana. Dijo que había que buscar un equilibrio y dejó caer su razonamiento como una daga bien afilada: "Nosotros somos un país judeocristiano de raza blanca". Y lo repitió varias veces.

Está claro que no son estos los mejores tiempos para soltar andanadas racistas contra los migrantes, de manera que las reacciones no se hicieron esperar. Por lo pronto, el propio Sarkozy, líder de su partido, Los Republicanos, que se asume neogaullista, decidió apartarla de su camino político mediante un comunicado que dejaba bien clara su postura: "Sus declaraciones no se corresponden ni con la realidad de Francia ni con los valores defendidos por nuestro partido".

En medio de la polémica, Charlie Hebdo la puso en su portada, en brazos de De Gaulle, con una leyenda que dejó con los pelos de punta a muchos: "Morano, la hija down escondida de De Gaulle". La ocurrencia de los editores de la publicación, agresiva, dolorosa, a su modo habitual, sacó a la luz una historia sombría que lastimó emocionalmente durante largo tiempo a la familia del desaparecido general. La de Anne, su hija down, fallecida en 1948 a los 20 a causa de una neumonía. Rudo, inflexible en sus actos de gobierno, De Gaulle la lloró lastimosamente. La adoraba y procuraba mantenerla alejada de las miradas ajenas. Se dice que años después de su fallecimiento, Anne habría salvado la vida a su aguerrido padre cuando la fotografía con su imagen que llevaba siempre el general en su bolsillo detuvo la bala que le dispararon en un atentado.

El mal tino de Charlie Hebdo desató quizá más polémicas en Francia que las declaraciones racistas de Morano, que quedaron en segundo plano. Los medios han concentrado ahora más su atención en la historia familiar de De Gaulle, su mujer Yvonne y su hija, plena de amor y solidaridad. Recuerdan cómo el presidente encontraba en ella el valor y la entereza que necesitaba en los años difíciles de su gobierno. Anna era, decía, Sancho Panza sosteniendo al Quijote.