China se beneficia con la recuperación de EU

El llamado “taller del mundo” tuvo un excedente comercial récord al inicio de año, pese a su caída económica.
Zhang Mao, ministro Estatal de Industria y Comercio del país.
Zhang Mao, ministro Estatal de Industria y Comercio del país. (Rolex de la Peña/EFE)

Shanghái

El excedente comercial de China alcanzó un nivel récord en febrero de 2015, como un efecto de la mejoría de la demanda de sus grandes sociales y de la caída del precio del petróleo, pero también de la desaceleración del consumo mundial.

El excedente del comercio exterior del "taller del mundo" alcanzó los 60.6 mil millones de dólares en el segundo mes del año, según los datos publicados este domingo por las aduanas chinas.

Las exportaciones de China crecieron 48.9% en febrero respecto del mismo mes del año anterior, para alcanzar 169 mil millones de dólares, y esto pese a que sufrieron una contracción de 3.2% en enero.

Esta progresión está ligada en primer lugar al calendario. Este año, el Nuevo Año Lunar cayó el 19 de febrero, de tal suerte que las fábricas chinas trabajaron fuertemente en vísperas de la semana de feriados, durante la cual la economía se detiene, mientras que el año pasado esta misma fecha tuvo lugar a fines de enero.

Pero a pesar de este efecto de base, las ventas de China al resto del mundo muestran una verdadera progresión: ganaron 15% en los meses de enero y febrero acumulados. La recuperación en Estados Unidos ha sido una fuente principal de demanda y los envíos de China hacia ese país progresaron 21% en los dos primeros meses del año. También crecieron 13% las ventas destinadas a Europa.

"Las exportaciones continúan aportando un apoyo bienvenido al crecimiento, en momentos en que la demanda interna es morosa", consideró Louis Kuijs, economista del Royal Bank of Scotland en China, en una nota de prensa el domingo.

La baja en los precios del barril de petróleo en los últimos meses es un factor explicativo importante, pero no es el único.

La demanda interna china se ha visto realmente afectada por la desaceleración del crecimiento. Después de haber constatado una progresión de 7.4% del producto interno bruto (PIB) de la segunda economía del planeta durante el 2014, en detrimento del objetivo establecido, los líderes chinos anunciaron el 5 de marzo que ellos consideraban un crecimiento cercano a 7% para la economía china en 2015.

Entre los objetivos presentados durante la sesión anual de la Asamblea Nacional Popular —que concluye el próximo domingo— , el primer ministro Li Keqiang precisó igualmente que China consideraba un crecimiento de 6% de su comercio exterior este año.

El objetivo de una progresión de 7% del volumen acumulado de las importaciones y exportaciones no fue alcanzado en 2014, siendo que los intercambios de China con el resto del mundo no crecieron más que 3.4% durante el pasado año.