Brote de ébola en Congo es distinto al de África Occidental

La Organización Mundial de la Salud confirmó que el brote de este virus en la República Democrática del Congo es distinto al de África Occidental.
Dos enfermeros, vestidos con trajes especiales, escoltan a un enfermo de ébola en Monrovia, capital de Liberia
Dos enfermeros, vestidos con trajes especiales, escoltan a un enfermo de ébola en Monrovia, capital de Liberia (AFP)

Análisis avanzados de laboratorio han confirmado que el brote de ébola en la República Democrática del Congo (RDC) es distinto y ha surgido de forma independiente al que tiene lugar en África Occidental.

"Los resultados son definitivos: el brote en la RDC constituye un hecho distinto e independiente, sin relación con el brote en África Occidental", anunció la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Agregó que "estos resultados son tranquilizadores porque excluyen la posibilidad de que el virus se haya propagado del oeste al centro de África", como se temía al principio.

Esta conclusión proviene de los análisis virológicos realizados a muestras del virus del ébola que circula en la RDC y que corresponde a la cepa conocida como "Zaire", antiguo nombre de ese país y del río cerca del cual por primera vez se descubrió esta enfermedad en 1976.

Ese año hubo sendos brotes, prácticamente simultáneos, en ese país y en Sudán del Sur (Sudán en ese entonces).

La cepa identificada ahora es nativa de la RDC, indicó la OMS en un comunicado.

Los análisis de confirmación fueron realizados en el Centro Internacional de Investigaciones Médicas de Gabón, una institución colaboradora de la OMS.

El primer caso de este brote en el Congo está relacionado con la preparación de carne de un animal salvaje para su consumo.

Se trataba de una mujer embarazada que luego contagió al personal sanitario que la atendió, a familiares y a quienes participaron en su entierro, tras su fallecimiento el pasado 11 de agosto.

Las autoridades de salud congolesas están haciendo ahora un seguimiento de 160 contactos para intentar contener la transmisión del virus, que ha causado 53 casos y provocado la muerte de 31 personas en el país.

Por su parte, los decesos por ébola en África Occidental se elevan a mil 552, de un total de tres mil 69 casos desde el pasado marzo.

Las víctimas se concentran en Liberia, Sierra Leona y Guinea Conakry, con contados casos en Nigeria y un caso en Senegal.

El brote en RDC es el séptimo en ese país y la manera en que se ha producido replica el patrón de los anteriores, con la introducción del virus en los humanos tras el contacto con carne infectada de animal salvaje (murciélago de la fruta o mono), tras lo cual empieza a transmitirse de persona a persona.

Se ha detectado que la actual cadena de transmisión está ocurriendo en tres lugares y que la zona del brote inicial es muy remota: a mil 200 kilómetros de Kinshasa, sin rutas pavimentadas hacia esa ciudad.

"Estamos perdiendo la batalla": MSF

La agencia Médicos sin Fronteras (MSF) dijo que el mundo está "perdiendo la batalla" contra el ébola y llamó a dar una respuesta mundial a un desastre biológico global y brindar ayuda y personal en el oeste de África.

"Seis meses con la peor epidemia de ébola de la historia, el mundo está perdiendo la batalla. Los líderes no logran tomar las medidas adecuadas contra esta amenaza transnacional", dijo la presidenta de MSF internacional, Joanne Liu, en un sesión informativa en la sede de la ONU en Nueva York.

"El anuncio (de la OMS) del 8 de agosto de que la epidemia constituye 'una emergencia de salud pública que preocupa internacionalmente' no llevó a adoptar medidas decisivas y los estados se mantienen en una coalición global de inacción".

Liu llamó a la comunidad internacional a financiar más camas para formar una red regional de hospitales de campo, despachar personal entrenado y desplegar laboratorios móviles en Guinea, Sierra Leona y Liberia.