Obama estudia zar anti-ébola, descarta vetar viajes desde África

El presidente de EU señaló que el prohibir vuelos desde ese continente podría ser contraproducente y llevarlos a no contar con información y a que los casos de ébola incrementen.
Obama señaló que la prohibición de viaje definitivamente no es una "salida apropiada”
Obama señaló que la prohibición de viaje definitivamente no es una "salida apropiada” (AFP)

Washington

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, anunció hoy que estudia la posibilidad de nombrar a una persona para que lidere la respuesta ante el ébola en la nación (un "zar" contra la enfermedad), al tiempo que descartó de momento vetar los viajes desde los países afectados de África Occidental.

"No tengo ninguna objeción filosófica a la prohibición de los vuelos si ello sirviera para garantizar la seguridad de los estadunidenses, pero lo que me dicen los expertos es que esa acción sería menos efectiva que las medidas que estamos tomando (control de la temperatura de los viajeros en los aeropuertos)", dijo Obama a los periodistas en el Despacho Oval tras reunirse con sus asesores.

"Si recibiera otras respuestas de los expertos (recomendaciones sobre vetar los vuelos), no dudaríamos en hacer lo que fuera necesario para evitar un brote aquí", señaló Obama, para insistir en que "por el momento la opinión de todos los involucrados es que una prohibición total de los vuelos no es el camino a seguir".

Los congresistas republicanos piden al presidente que suspenda temporalmente los vuelos con origen en los países más afectados por el ébola ante la alarma social que ha suscitado en Estados Unidos el contagio de dos de las enfermeras que atendieron al paciente liberiano fallecido en Texas, Thomas Eric Duncan, que voló desde su país a EU ya con la enfermedad.

"Si los prohibimos, la Historia nos demuestra que es probable que algunas personas tiendan a esconder información para poder venir a Estados Unidos" y viajen a través de terceros países en trayectos "discontinuos", esgrimió Obama, que alertó de que de esta manera disminuiría el control de las autoridades.

Obama, que ha cancelado sus desplazamientos fuera de la capital en los últimos días para centrarse en la respuesta ante el ébola, estudia ahora nombrar a una persona, un "zar", que lidere la estrategia federal, ya que miembros del equipo actual se encargan también de otras crisis prioritarias, como la lucha contra el Estado Islámico (EI) en Irak y Siria.

El equipo más cercano del presidente en esta crisis, con el que se reunió antes de su comparecencia esta tarde, lo integran su secretaria de Salud, Sylvia Burwell, el director de los Centros de Control de Prevención y Enfermedades (CDC), Tom Frieden, (ambos abordan el inicio de la temporada de gripe) y las asesoras en Seguridad Nacional Susan Rice y Lisa Monaco (ocupadas en la ofensiva contra el EI).

"Quizás sea apropiado nombrar a una persona adicional, no porque este equipo no haya hecho un trabajo excepcional, sino porque también son responsables de muchas otras cosas", explicó Obama. Preguntado por un periodista sobre cuándo se haría este nombramiento y quién podría ocupar el cargo, Obama se limitó a responder: "si nombro a alguien os informaré".

El presidente dijo comprender "el miedo y la preocupación" que genera una enfermedad como el ébola pero se esforzó en subrayar que lo más efectivo para proteger a los estadounidenses es contener la epidemia en su "origen", es decir, en los países de África Occidental. "Si seguimos dando los pasos apropiados, controlaremos la situación aquí (en EU), en África sin embargo es más difícil y tardaremos varios meses en ver el progreso que queremos ver", dijo.

Obama recalcó que el riesgo de que un ciudadano común se contagie de la enfermedad en Estados Unidos es "extraordinariamente bajo", pero sí admitió que su Gobierno debe conseguir que los trabajadores sanitarios se sientan seguros en su trabajo y estén preparados para tratar el ébola sin riesgos.

En este sentido, destacó como máxima prioridad comprobar el estado de salud de todas las personas que tuvieron contacto con la segunda enfermera contagiada, Amber Vinson, que voló de Cleveland (Ohio, EU) a Dallas (Texas, EU) en un avión regular cuando ya tenía los síntomas.

Respecto al contagio de las dos enfermeras en el Hospital Presbiteriano de Dallas, el mandatario dijo que "quizás hubo problemas en la colocación y retirada del traje de protección", por lo que se está vigilando a todos los que atendieron al paciente.

Las autoridades de Dallas (Texas, EU) ordenaron hoy a los 75 trabajadores sanitarios que estuvieron en contacto con el paciente fallecido de ébola la semana pasada que eviten los espacios y transportes públicos.

Los médicos y enfermeros deberán firmar un documento legal por el que adquieren ese compromiso, informó hoy el juez del distrito del condado de Dallas, Clay Jenkins, a su salida de una reunión en la que las autoridades declinaron decretar el estado de emergencia en la ciudad. "No hay necesidad de utilizar poderes extraordinarios o poner a la gente bajo algún tipo de ley especial", dijo Jenkins en referencia al estado de emergencia.

Los afectados por la medida son los 75 trabajadores sanitarios que, junto a las enfermeras Nina Pham y Amber Vinson (ambas contagiadas de ébola), atendieron al paciente liberiano Thomas Eric Duncan, que falleció a consecuencia del virus el 8 de octubre. Aunque las autoridades no han definido el tiempo que regirá la restricción, la vigilancia establecida para las personas en riesgo es de 21 días, por lo que se podría prolongar durante las próximas dos semanas.

Además de los 75 trabajadores sanitarios, las autoridades tienen bajo observación a unas 40 personas que tuvieron contacto con Duncan antes de ser ingresado y a los 132 pasajeros de un avión que tomó Vinson este lunes. Vinson fue trasladada el miércoles al Hospital Universitario Emory de Atlanta (Georgia) y se espera que Pham ingrese este jueves en el Centro Clínico de la red de Institutos Nacionales de la Salud (NIH) de Estados Unidos en Bethesda (Maryland).

En España, los test de ébola realizados a dos de las personas que presentaban fiebre y eran susceptibles de padecer la enfermedad han dado negativos, informaron hoy a Efe fuentes del Gobierno. Se trata de uno de los pacientes que ocupó la ambulancia en la que Teresa Romero fue trasladada al hospital de Alcorcón y de un ciudadano nigeriano que llegó ayer a Madrid en un vuelo procedente de París y que se encontraba indispuesto.

Los test TCR para determinar si los pacientes padecen ébola deberán repetirse dentro de 72 horas, por lo que ambos siguen ingresados en el hospital CarlosCarlos III de Madrid. El primero de los casos, un hombre joven con otras patologías, según las citadas fuentes, corresponde a uno de los contactos "de bajo riesgo" de la auxiliar de enfermería Teresa Romero, al que se ingresó y se le sometió al test después de comprobar que presentaba un estado febril.

El otro es un ciudadano nigeriano que llegó ayer por la mañana al aeropuerto Adolfo Suárez-Barajas en un vuelo de Air France procedente de París y que provocó una alerta sanitaria al encontrarse enfermo con sintomatología compatible con infección por ébola. Los test TCR son realizados en el Centro Nacional de Microbiología, que depende del hospital Carlos III, de Madrid.

El Consejo de Ministros español analizará este viernes la situación del virus del ébola en España cuando se cumple la primera semana desde que se constituyó el comité especial de seguimiento de la enfermedad que preside la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría.

La epidemia, que azota sobre todo a Liberia, Sierra Leona y Guinea Conakry, ha causado ya 4,447 muertos e infectado a 8.914 personas, según los últimos datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS).