Ejército de EU busca integrar indocumentados a sus filas

El programa de Acceso Militar en el Interés Nacional permitiría ahora la inscripción militar a los “dreamers” con talentos especiales que sean beneficiarios del Programa de Acción Diferida.
Ayer llegó a la base militar polaca de Swidwin una compañía de 150 soldados estadunidenses.
Archivo. (Kacper Pempel-Reuters )

Washington

El Departamento de Defensa de Estados Unidos presentó un plan inédito que permitirá ingresar a sus filas a inmigrantes indocumentados con talentos especiales, que sean elegibles bajo el Programa de Acción Diferida (DACA).

El programa de Acceso Militar en el Interés Nacional (MAVNI) ha permitido durante años la inscripción militar a ciertas categorías de inmigrantes legales, pero por primera vez será expandido para incluir a indocumentados con habilidades especiales.

El plan, que había estado bajo análisis durante meses e incluso fue pospuesto al menos una vez a petición de la Casa Blanca, generó sin embargo reacciones encontradas entre grupos defensores de los inmigrantes indocumentados.

La Coalición Dream, que aglutina a jóvenes indocumentados elegibles bajo DACA, consideró la medida del Pentágono como un primer paso para permitir a cierto tipo de inmigrantes servir en las fuerzas armadas.

“Pero necesitamos tomar en cuenta que este cambio sólo permitirá que se enliste una cantidad insignificante de ‘dreamers’ (beneficiarios de DACA) que aspiran a servir a su país”, señaló la coalición.

Hasta el momento los beneficiarios de MAVNI (que se limita a mil 500 al año) han estado concentrados en inmigrantes con ciertas habilidades o manejo de idiomas que son escasos entre los especialistas del Pentágono.

Entre estos tienen alta demanda los inmigrantes que hablan árabe, chino o persa, pero no los hispano parlantes, debido a que existe una proporción de latinos en las filas del ejército, marina, infantería y fuerza aérea.

Otros inmigrantes de interés para el Departamento de Defensa son aquellos con habilidades médicas, necesarias en momentos que Estados Unidos escaló sus operaciones en Medio Oriente.

América’s Voice, una organización que durante años ha defendido la urgencia de una reforma migratoria, calificó como “débil” la acción ejecutiva del gobierno de Obama.

“Esta incursión en la acción ejecutiva es una hoja de parra que pretende ayudar a los soñadores pero que, de hecho, ayuda a casi nadie”, señaló su director Frank Sharry.

“Muy pocos, si es que alguno, de los beneficiarios DACA incluso califican para este programa. Muchos soñadores patrióticos, calificados serán dejados al margen, incapaces de servir al país que conocen y aman”, añadió.

Se trata de la respuesta ejecutiva a iniciativas similares bajo consideración en el Congreso.

En mayo el liderazgo republicano de la Cámara Baja bloqueó la consideración del proyecto de ley “ENLIST”, que abre el servicio militar a indocumentados.

La iniciativa ENLIST permitiría el servicio castrense a indocumentados que llegaron a Estados Unidos antes de cumplir los 15 años y los convierte en residentes legales cuando completen un “servicio honorable”.

Unos 114 mil extranjeros participaban en las fuerzas armadas del país en 2009, de los cuales un 12 por ciento no era de ciudadanos estadounidenses, toda vez que sólo pueden enrolarse legalmente los residentes, ciudadanos o personas “vitales al interés nacional”.

Los residentes permanentes que son aceptados en las fuerzas armadas tienen derecho a un trámite de “vía rápida” de sus solicitudes de ciudadanía estadunidense.

En el caso de la expansión del programa MAVNI, sólo podrán solicitar sus beneficios aquellos inmigrantes indocumentados que llegaron a Estados Unidos antes de los 16 años con sus padres y no han salido del país desde 2007.

Iniciado como un programa piloto en 2008, MAVNI estaba previsto a expirar este año pero será expandido al menos por dos años más.