“Prometedoras”, dos vacunas para prevenir el ébola: OMS

Presentadas en una reunión en Ginebra a la cual se convocó a 200 especialistas de todo el mundo para buscar una solución a la epidemia; proponen usar sangre de infectados que sobrevivieron.

Ginebra

Alrededor de 200 expertos de todo el mundo, reunidos en Ginebra para determinar qué tratamientos experimentales podrían usarse para luchar contra el ébola, han identificado dos vacunas “prometedoras” que podrían prevenir el contagio del virus, además, propusieron las transfusiones de sangre de infectados que han sobrevivido a la enfermedad como una cura alternativa.

Así lo anunció en rueda de prensa la directora general adjunta de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Marie-Paule Kieny, quien dijo que se está haciendo todo lo posible para luchar contra la enfermedad de la forma más rápida, pero segura.

Las dos vacunas contra el ébola que se encuentran en un estado avanzado de desarrollo fueron designadas como una de las soluciones para intentar detener la expansión de la epidemia, ello a pesar de que no existen pruebas de su eficacia ni de que no son nocivas para los humanos.

Con respecto a las vacunas, las seleccionadas son VSV-EBO, de la canadiense NewLink Genetic, y ChAd-EBO, de la británica GlaxoSmithKline.

 Ambas están siendo desarrolladas en Estados Unidos y comenzarán a producirse también en Europa y África a mediados de este mes.

Se espera que durante los dos próximos meses se lleven a cabo test de seguridad para que ambas vacunas puedan estar disponibles a partir de noviembre.

La OMS está bastante segura de que en dos meses se pueden realizar los controles de seguridad porque los efectos adversos a una vacuna aparecen rápidamente.

Los primeros en obtener las vacunas serían los trabajadores sanitarios de los países más afectados (Guinea Conakrí, Liberia y Sierra Leona).

Posteriormente, los candidatos prioritarios serían los familiares de enfermos y las personas que se dedican a enterrar los cadáveres por ébola.

Sin embargo, señalaron que,  “actualmente, ninguna de estas vacunas o terapias ha sido aprobada para uso humano para prevenir el virus del ébola (…) La seguridad en los humanos es desconocida, por lo que cabe la posibilidad de efectos secundarios adversos”, según un comunicado de la OMS.

Por otro lado, se ha prestado mucha atención al suero experimental ZMapp, suministrado a siete pacientes, de los cuales murieron dos, pero las existencias están agotadas y el fabricante dice que tomará meses producir siquiera pequeñas cantidades.

Por otra parte, se ha pensado en la transfusión de sangre o de plasma proveniente de personas que se enfermaron y recuperaron como una solución que puede ser efectiva pero, sobre todo, relativamente fácil para los países afectados, que tienen unos sistemas de salud muy precarios.

Aumentan las víctimas

La OMS informó que hasta ayer la cifra de infectados por el virus hemorrágico era de 3 mil 944, de los cuales 2 mil 97 murieron en tres países africanos.

La mayor tasa de mortalidad se registra en Guinea, donde alcanza 64 por ciento, mientras que en Liberia se ubica en 51% y 39% en Sierra Leona.

Mientras tanto la OMS también informó de la muerte de 134 trabajadores sanitarios, principalmente médicos y enfermeras, de un total de 256 infectados.

La OMS calcula que se necesitan 12 mil sanitarios nacionales en los países afectados, además de unos 750 expertos internacionales en fiebres hemorrágicas, el grupo de enfermedades al que pertenece el ébola.

Por otro lado, el médico que contrajo el ébola mientras trabajaba en Liberia llegó a un hospital de Nebraska, EU, para recibir tratamiento. Se trata del tercer estadunidense enfermo con el virus.

Directivos del Centro Médico de Nebraska, en Omaha, dijeron que el doctor Rick Sacra, de 51 años, será tratado en la unidad de aislamiento.

El estadunidense asistió partos, pero no estuvo asignado al tratamiento de pacientes de ébola, por lo que no está claro cómo se infectó con el virus.

No se han dado detalles sobre la situación; sin embargo, el equipo discute tratamientos experimentales, incluso el uso de suero sanguíneo de un paciente que se ha recuperado del ébola.

La ayuda

Ante la gravedad de la situación la Comisión Europea anunció una ayuda de 140 millones de euros (181.4 millones de dólares) para los países afectados por la epidemia de ébola.

La comisaria europea de Ayuda Humanitaria, Kristalina Georgieva, advirtió que la epidemia está “sobrepasando la capacidad de reacción de la comunidad internacional”.

“La situación está yendo de mal a peor, pese a los bravos esfuerzos de las organizaciones humanitarias y a la pronta e importante ayuda ofrecida por la comunidad internacional, incluyendo la Unión Europea”, señaló.




[Dé clic sobre la imagen para ampliar]