Mexicana que murió en avionazo encabezaba proyecto científico

Martirián Latorre, el jefe de Dora Isela Salas, quien murió en el avionazo de los Alpes franceses, la describe como una mujer muy preparada y comprometida. 

Ciudad de México

La química Dora Isela Salas era una mujer trabajadora y comprometida con su profesión. Encabezaba un equipo de trabajo que desarrollaba un desinfectante realizado con ingredientes naturales, cuenta Martirián Latorre, quien fue jefe durante tres años de la mexicana que murió en el accidente aéreo de los Alpes franceses.

Latorre es el director general de Itram Higiene, una empresa dedicada a la elaboración de productos para industrias del sector de alimentos y bebidas, que tiene su sede en Barcelona y a donde Dora Isela entró a trabajar en mayo de 2012 como la responsable del área de Investigación y Desarrollo.

Sobre el desempeño laboral de la originaria de Monterrey, Nuevo León, Latorre comenta con gran emoción: "Era una persona muy preparada. Estaba implicadísima en la empresa; no importaba si era sábado o domingo, también trabajaba desde casa. Tenía planes enfocados en innovación. Uno de ellos era la creación de un desinfectante con base natural".

Salas Vázquez dedicó su vida a la investigación y el estudio. No era casada ni tenía hijos; era una persona sin enemigos y nunca tuvo problemas en su empresa. Según Martirián, se hacía querer por sus compañeros.

Dora Isela vivía desde hace una década en Barcelona. Estudió la licenciatura de Químico Farmacéutico Biólogo en la Universidad Autónoma de Nuevo León. En la nación europea, realizó un máster y el doctorado en Ciencia de los Alimentos y Seguridad Alimentaria en la Universitat Autònoma de Barcelona.

"Por su preparación, decidimos que trabajara con nosotros en la elaboración de un plan de higiene", explica Latorre. No sabía que la última vez que hablaría con ella sería el miércoles 18 de marzo durante una comida con sus compañeros de trabajo.

"Uno de los proyectos que se realizó durante su cargo, fue la elaboración de productos de innovación y la creación de sistemas y tecnología que detectan y eliminan microorganismos. Trabajaba en conjunto con instituciones educativas del país", describe Martirián en entrevista vía telefónica para MILENIO desde Barcelona.

Salas también era encargada del departamento de Calidad y Contacto, en el que debía mantener las certificaciones de las empresas y una relación cercana con el sector educativo y de investigación en el ramo.

Aunque se comunicaron por mensajes de texto del 19 al 23 de marzo, Martirián jamás imaginó que no la volvería a ver. "Siempre escuché cosas buenas; la querían mucho", dice conmovido.

Con motivo de una feria internacional de alimentos que se celebró en Colonia, Alemania, Dora Isela tomó el Airbus 320 que salió a las 9:55 hora local del aeropuerto de El Prat en Barcelona. Una hora después, el avión cayó en los Alpes franceses, provocando la muerte de toda la tripulación.