¿Cómo se crearon los negocios de Trump?

El presidente electo de Estados Unidos tiene hoteles, campos de golf y hasta una línea de ropa, pero su éxito es un misterio, debido a que se desconoce el valor total de su fortuna.
La Torre Trump de Nueva York es la sede principal del magnate.
La Torre Trump de Nueva York es la sede principal del magnate. (Reuters)

Washington, Estados Unidos

La Organización Trump, el imperio económico del presidente electo de Estados Unidos, aglomera una red compleja de propiedades de lujo y campos de golf en Estados Unidos y el extranjero, cuyas ramificaciones siguen rodeadas de misterio.

Para poner fin al conflicto de interés que representaría su doble rol como hombre de negocios y jefe de Estado, Donald Trump anunció que se retirará "completamente de las operaciones de gestión" de sus negocios.

TE RECOMENDAMOS: Trump deja su imperio para ser presidente

Orígenes de su imperio

A pesar de la leyenda que construyó, no es el típico estadunidense que se "hizo a sí mismo". Después de la Segunda Guerra Mundial, su padre, Fred Trump, descendiente de un inmigrante alemán, ya había levantado un imperio en Nueva York con la construcción de apartamentos de clase media en los populares barrios de Queens y Brooklyn.

En la década de los 70, Donald Trump tomó las riendas de la empresa y obtuvo un préstamo de su padre, en tanto reorientó las actividades de la compañía hacia Manhattan y las propiedades de lujo.

Lujo y campos de golf

La primera Torre Trump, que hoy es el cuartel general del equipo de transición del presidente electo en Nueva York, vio la luz en 1983 y fue seguida por una serie de edificios y propiedades de lujo en la Gran Manzana.

Según la página de internet de la Organización Trump, una veintena de sus residencias en el país fueron construidas en Manhattan y Florida, además de Las Vegas y Los Ángeles, entre otras ciudades.

Las propiedades de alto perfil con el nombre Trump también llegaron a India, Turquía y Corea del Sur, países con los que Estados Unidos tiene relaciones diplomáticas, lo que en consecuencia daría lugar a conflictos de interés.

El imperio Trump también se basa en los campos de golf y hoteles de lujo en Estados Unidos y el extranjero. El más reciente proyecto, el Trump International Hotel, abrió sus puertas en septiembre en Washington a pocas cuadras de la Casa Blanca.

En contraste, el grupo dejó sus negocios en la industria de casinos, en la cual el empresario fracasó al punto de llegar a la ruina en los años 90. Se vio obligado a declararse en quiebra cuatro veces para renegociar su deuda.

El nombre Trump, vinculado también a marcas de ropa e incluso filetes de carne, aún se exhibe en algunos casinos, muestra de la difusa diferenciación entre esta marca y la participación real de la Organización Trump.

Zonas bajo la sombra

Al no cotizar en bolsa, el grupo Trump y tres de sus cinco hijos (Ivanka, Donald Jr y Eric) pueden conservar una mayor discreción sobre su participación en las inversiones y actividades.

Los datos publicados por la Organización Trump no precisan si el grupo es el único dueño de los inmuebles, si posee una parte minoritaria o si presta su nombre a cambio de una retribución financiera.

El monto de la deuda acumulada por el grupo también es un secreto.

TE RECOMENDAMOS: Los hijos de Trump y su papel en el gobierno y los negocios

La fortuna de Donald Trump sigue siendo blanco de discusiones. La revista Forbes la valoró en 3 mil 700 millones de dólares, aunque el millonario inmobiliario reivindica 10 mil millones.

Su declaración de impuestos ayudaría a revelar parte de este misterio, pero el presidente electo se ha negado a publicarla, rompiendo con una tradición política sólidamente arraigada en Estados Unidos.


AFC