Trump sugiere a Rusia reducir arsenal nuclear

El presidente electo elogió el 'brexit' y criticó a Angela Merkel, la OTAN y la UE en una entrevista con el diario alemán 'Bild' y el 'Times' de Londres.
Unas 200 personas se manifestaron en Denver, Colorado, en defensa de la sanidad pública estadunidense.
Unas 200 personas se manifestaron en Denver, Colorado, en defensa de la sanidad pública estadunidense. (Chris Schneider/AFP)

Berlín y Washington

Mano tendida a Rusia, a quien llega a proponer un posible acuerdo de reducción de armas nucleares a cambio del levantamiento de las sanciones, respaldo entusiasta al brexit y críticas contra Angela Merkel, la OTAN y la Unión Europea (UE): el presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, no anduvo con medias tintas en una entrevista en materia de política exterior cinco días antes de llegar a la Casa Blanca, donde, anunció, seguirá usando la red Twitter.

En una entrevista de una hora con el diario alemán Bild y el Times de Londres, realizada en la Torre Trump de Nueva York, el futuro presidente de la superpotencia distribuyó puntos y adelantó algunas de sus movidas en el ajedrez internacional sin alejarse de su habitual estilo poco diplomático.

Gran Bretaña y Rusia se llevaron la mejor parte, mientras que la Unión Europea y la alianza militar OTAN —al menos en su forma actual— la peor. Trump evocó la posibilidad de un acuerdo de reducción de armas nucleares con Moscú a cambio del levantamiento de las sanciones impuestas por Barack Obama al gobierno de Vladímir Putin.

“Hay sanciones contra Rusia. Vamos a ver si podemos hacer buenos acuerdos con Rusia. Pienso que el armamento nuclear debe ser reducido sensiblemente, eso formaría parte de los mismos”, dijo Trump en la entrevista difundida ayer.

“Las sanciones hacen mucho daño actualmente a Rusia, pero pienso que puede salir algo que beneficie a mucha gente”, agregó el magnate, que no oculta su admiración por el presidente ruso.

Las señales también fueron positivas hacia Gran Bretaña. Trump pronosticó que el brexit sería un “éxito” y anunció que quería concluir “rápidamente” un acuerdo comercial con Reino Unido. “Vamos a trabajar muy duro para alcanzarlo (este acuerdo) rápidamente y con todo en regla”, declaró el magnate, añadiendo que un pacto así sería “bueno para ambas partes”.

Sus declaraciones se contradicen con las de su predecesor Barack Obama, que advirtió a Londres que sería el último de los socios con quien concluiría un acuerdo si dejaba la UE. Trump mantiene en cambio excelentes relaciones con uno de los promotores de la salida de la UE, Nigel Farage, ex jefe del partido antieuropeo y antimigración UKIP, que le dio su apoyo en la campaña electoral.

Trump consideró además que tras Gran Bretaña “otros países dejarán” el bloque europea, siguiendo el ejemplo de Londres, según él por culpa de la crisis migratoria. El futuro mandatario también arremetió contra la política de la líder alemana Angela Merkel en materia de migración y dijo que los países de la OTAN “no pagan lo que deberían”. Pocos países de la Alianza militar atlántica alcanzan el nivel de 2% de su PIB en gasto militar, dijo, objetivo marcado por la OTAN en 2014.

También Trump anunció que seguirá usando Twitter como medio de comunicación. “Cuando le digo algo a los periódicos y estos no lo reproducen con precisión, es realmente feo”, enfatizó. Por ello, en opinión de Trump, Twitter es un modo de comunicación eficiente: es muy exacto y permite alcanzar un número importante de personas.

El presidente electo cifró sus seguidores en Twitter, Facebook e Instagram en unos 46 millones y como presidente mantendrá la cuenta “@TheRealDonaldTrump”. Obama usa en cambio la cuenta oficial Potus, la abreviatura para presidente de EU, en inglés.

Críticos de Trump lo acusan de usar Twitter para hacer afirmaciones falsas o ataques masivos. En un sondeo reciente, la población se mostró mayoritariamente a favor de que Trump  deje de usar Twitter una vez que asuma el cargo.


Prevén ruedas de prensa fuera de la Casa Blanca

El futuro jefe de gabinete del gobierno de EU, Reince Priebus, dijo que el equipo de Donald Trump está valorando trasladar las conferencias de prensa tradicionalmente celebradas dentro de la Casa Blanca a un espacio más amplio fuera del edificio.

Según detalló Priebus en una entrevista con el canal ABC, esto permitiría que hubiera "más prensa y más cobertura de todo el país".

Priebus habló en el programa This Week horas después de que la revista Esquire publicara un informe que sugería que los medios de comunicación serán desalojados permanentemente de su espacio de trabajo dentro de la mansión presidencial. El director de comunicaciones de la Casa Blanca, Sean Spicer, reconoció que existe "una discusión sobre cómo hacerlo".

"Lo único que se ha discutido es si las primeras conferencias de prensa estarán o no en esa pequeña sala de prensa", dijo Priebus sobre el habitáculo que apenas cuenta con medio centenar de asientos.

El Edificio de Oficinas Ejecutivas Eisenhower, justo al oeste de la Casa Blanca, puede acomodar mejor a decenas de periodistas que quieren cubrir el gobierno de Trump, apuntó Priebus.