Trump "miente" sobre los empleos salvados en EU

El magnate arremete en Twitter contra Chuck Jones; nombra en Trabajo a empresario "duro".
Obreros preparan el escenario para la toma de posesión de Donald Trump, el 20 de enero, ante el Capitolio.
Obreros preparan el escenario para la toma de posesión de Donald Trump, el 20 de enero, ante el Capitolio. (Jonathan Ernst/Reuters)

Washington

El presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, arremetió contra Chuck Jones, presidente de la delegación 1999 del sindicato United Steelworkers, quien puso en duda que el magnate de haya salvado más de mil empleos de la planta de Carrier, en Indianápolis.

Trump dijo que el dirigente ha hecho “un terrible trabajo” para los obreros y debería “dedicar más tiempo a trabajar y menos a hablar”. También agregó que el gremio deber reducir sus cuotas.

Jones retó al magnate a que pruebe su afirmación de que convenció a Carrier para que no cerrará su fábrica en Indiana para salvar mil 100 empleos.

“Él reaccionó exageradamente”, dijo Jones a CNN. “Debió haber tratado de justificar sus cifras”. Trump dijo que el número de empleos salvados pudiera superar mil 100, pero Jones dice que la cifra es menor, pues la fábrica perderá 400 plazas.

Unos 30 minutos después de que Trump escribió sus tuits sobre Jones (la tarde y noche del pasado miércoles), el dirigente sindical comenzó a recibir llamadas de hostigamiento, de acuerdo con la cadena MSNBC.

El líder sindical dijo ayer que desde que Trump arremetió contra él en Twitter ha recibido amenazas. “Es gente diciendo: ‘sabemos que tienes hijos, sabemos dónde vives, qué coche conduces’, gente diciéndome de todo”.

Sin embargo, Jones dijo no estar preocupado. “Llevo 30 años haciendo este trabajo y he recibido amenazas de mucha mayor magnitud (...) No es gran cosa, no me preocupa demasiado, la gente tiene frustraciones porque dije algo del presidente electo y la tomaron contra mí”, insistió.

NOMBRAMIENTOS

Trump nombró ayer a un aliado de las petroleras al frente de los esfuerzos ambientales y a un empresario opuesto al aumento del salario como ministro de Trabajo, configurando un polémico gabinete que menos de la mitad de estadunidenses aprueba.

Scott Pruitt, de 48 años, encabezará la Agencia de Protección Ambiental (EPA, por su sigla en inglés), mientras Andy Puzder, de 66, será secretario del Trabajo. El Senado, controlado por los republicanos, debe confirmar los nombramientos.

Puzder “garantizará que los trabajadores reciban los beneficios que merecen y salvará a los pequeños negocios de las aplastantes cargas de regulaciones innecesarias”, dijo Trump.

Se trata de un millonario patrón de la cadena de restaurantes de comida rápida CKE, quien cree que un aumento al salario mínimo genera pérdida de empleos menos calificados y apoya la eliminación de la reforma de salud de Obama.

En tanto, Scott Pruitt ha combatido las regulaciones de la EPA destinadas a reducir las emisiones de gas de efecto invernadero en las centrales eléctricas. En su biografía se destaca como “líder en la defensa contra el activismo de la EPA”.

Ayer Trump tomó un descanso para viajar a Ohio, donde ganó los comicios. Se reunirá con sobrevivientes y paramédicos de un ataque la semana pasada en la Universidad Estatal de Ohio.

CLAVES

MEJORES EXPECTATIVAS

Según una encuesta publicada por el Centro de Estudios Pew, 35% de los estadunidenses piensa que Trump, quien asumirá el 20 de enero, será un buen o un gran presidente, frente a 38% que dice que su gestión será mala o pésima.

Estas cifras son mucho más positivas que la opinión que tenían los estadunidenses durante la campaña electoral, ya que en octubre solo 25% pensaba que Trump sería un buen o gran presidente y 57% opinaba lo contrario.