Las diez amenazas de Trump

Donald Trump, quien asumirá el cargo de presidente de Estados Unidos el 20 de enero, amedrenta a todo el que no invierta en su país, que no sea estadunidense o de su partido.
El presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, ha amenazado a empresas y países desde su campaña.
El presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, ha amenazado a empresas y países desde su campaña. (AFP)

Washington, Estados Unidos

Aún antes de llegar a la Casa Blanca, el presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, marca diferencias con las posturas que asumió durante la campaña electoral, en la que se mostró como un candidato de retórica incendiaria, en temas que van desde cambio climático hasta la expansión de empresas en el extranjero.

Algunas de las amenazas que el magnate utilizó desde su carrera a la presidencia son:

1.- Empresas en México

El 1 de diciembre del año pasado, el presidente electo de Estados Unidos amenazó a las empresas que desean invertir en otros países, especialmente en México.

Compañías como Carrier y Ford decidieron cancelar sus inversiones y construcciones. La primera, cuyos proyectos se desarrollarían en Santa Catalina, Nuevo León, cedió ante las promesas del magnate, quien aseguró que tendrían mayor prosperidad quedándose en Estados Unidos.

Mientras tanto, la compañía automotriz explicó que detendría la construcción de su planta en San Luis Potosí al igual que la inversión de mil 600 millones de dólares en México para poder mejorar su planta en Michigan, a la cual le inyectarán 700 millones de dólares.

Pese a los alegatos del magnate, empresas que han sido amenazadas como Toyota o General Motors con recibir mayores impuestos fronterizos no han claudicado en su afán de construir o invertir en México.

Por ejemplo, Toyota quiere una planta en Baja California para construir los Corolla mientras que GM hará su Chevy Cruze en México.

TE RECOMENDAMOS: Trump ahora amenaza a Toyota

2.- El muro fronterizo e inmigración

La idea de construir un muro en la frontera con México -y hacer que los mexicanos paguen por la obra- fue una de las ideas más espectaculares de Trump durante toda su campaña.

Una de las primeras medidas de su gobierno, adelantó, será ordenar una investigación sobre abusos al programa de visas estadunidense y deportar sólo a los migrantes que tengan antecedentes penales.

Además, en diciembre del año pasado, aseguró que ayudaría a los "dreamers", jóvenes hijos de inmigrantes que estudian o trabajan en su país.

3.- Servicios de salud

Durante su campaña rumbo a la Casa Blanca, Trump afirmó que su primera iniciativa en el gobierno sería arrancar de raíz el sistema de salud vigente, llamado Obamacare, aunque después de un encuentro con el presidente Barack Obama dijo que consideraría mantener aspectos del plan.

Sin embargo, en enero explicó que los partidos Demócrata y Republicano debía trabajar en conjunto para hacer un mejor y más barato sistema de salud.

"Los demócratas, liderados por el payaso de Chuck Schumer, saben lo mal que está el Obamacare y los líos que provoca. En lugar de trabajar para arreglarlo, hacen las mismas acciones políticas y culpan a otros... Es tiempo de que los demócratas y los republicanos se unan y trabajen para crear un plan de salud que realmente funcione, con un menor costo y mucho mejor", escribió en su cuenta de Twitter.

4.- Investigación contra Clinton

La promesa de iniciar una investigación especial contra su ex adversaria Hillary Clinton fue una de las promesas más polémicas de su campaña, aunque posteriormente dijo al diario The New York Times que no quería "herir a los Clinton" y que una investigación especial contra ella podría ser "muy divisivo" para el país.

Esta postura fue ratificada por su vocera y asesora presidencial, Kellyanne Conway, quien dijo que el empresario no estaba interesado en indagar sobre los correos electrónicos de la ex secretaria de Estado.

"Creo que cuando el presidente electo, que es también la cabeza de tu partido, te dice antes de ser investido que no desea presentar cargos, creo que está enviando un mensaje muy fuerte de tono y de contenido a sus miembros... Hillary Clinton todavía tiene que enfrentarse al hecho de que la mayoría de los estadunidenses no la consideran una persona honesta y en la que se puede confiar, pero si Donald Trump puede ayudarla a sanar, entonces tal vez eso sea algo bueno", aseguró en entrevista para MSNBC.

5.- Extrema derecha en la Casa Blanca

Trump desautorizó y condenó a un grupo radical de derecha que celebró su victoria en las elecciones con saludos de "¡Heil, Trump!" y el brazo derecho extendido al estilo nazista.

A pesar de esto, mantuvo el nombramiento de Steve Bannon como su asesor jefe de estrategia. Bannon condujo el sitio web Breitbart, considerado como la plataforma de expresión de esa nueva ultraderecha estadunidense.

Además, diversos grupos supremacistas han realizado manifestaciones celebrando su triunfo, porque consideran que él ayudará a que las personas de raza blanca vuelvan a predominar en el país.

6.- China: cambio climático y comercio

En la campaña electoral, Trump había afirmado que el cambio climático era una rumor diseminado por China, y que su gobierno resistiría cualquier acuerdo sobre medio ambiente que afecte los empleos en Estados Unidos. Posteriormente, dijo que aún analizaba retirar a su país de los Acuerdos de París, para añadir que mantenía "una mente abierta" sobre el tema.

El conflicto más grande con la nación asiática lo causó cuando habló por teléfono con la presidenta de Taiwán. Esto provocó un problema debido a que Estados Unidos no reconoce a este gobierno, a pesar de que tienen relaciones comerciales debido al armamento que se vende a ese país.

Después de ese altercado, donde las autoridades chinas aseguraron que no habría consecuencias con el gobierno de Barack Obama, Trump escribió en su cuenta de Twitter que era muy interesante que no pudiera recibir una felicitación tomando en cuenta los miles de millones de dólares que su nación invierte en Taiwán.

7.- Rusia: relación con EU y espionaje

Las relaciones entre Washington y Moscú están en su peor momento desde el fin de la llamada "Guerra Fría", pero Trump dijo estar seguro de poder tener una "muy buena relación" con Vladimir Putin.

El magnate también defiende al mandatario ruso de las acusaciones del gobierno estadunidense acerca de la intromisión de hackers de Rusia en las elecciones de Estados Unidos, gesto que agradece el Kremlin asegurando que con él, la relación entre ambas potencias mundiales mejorará.

TE RECOMENDAMOS: Trump recibe "bella carta" de Vladimir Putin


8.- Israel: el conflicto con la ONU

En reciente entrevista dijo que le "encantaría" ser él quien logre sellar la paz entre israelíes y palestinos, pero durante la campaña desató la ira de los palestinos al proponer reconocer a Jerusalén como capital de Israel.

Sus propósitos resultaron mellados cuando el Consejo de Seguridad de la ONU aceptó la iniciativa de Egipto para impedir los asentamientos israelíes en Palestina, territorio invadido desde mediados del siglo XX. En la votación, Estados Unidos no vetó la propuesta como Trump deseaba, por lo que fue aprobada.

Ante esto, el magnate amenazó con que la relación con Naciones Unidas se modificaría en cuanto él fuera oficialmente el presidente estadunidense.

9.- Uso de la tortura

Trump había generado ovaciones en sus actos de campaña al afirmar que restablecería la autorización para aplicar torturas a prisioneros. Pero cambió de idea después de una conversación con un asesor militar, que le indicó que la experiencia demostraba la tortura era un método ineficaz.

10.- Eliminar al oponente

En la campaña había prometido "drenar el pantano", en referencia a retirar de escena a la élite política que considera enquistada en Washington. Sin embargo, nombró como jefe de gabinete al presidente del Partido Republicano, Reince Priebus, o a la gobernadora de Carolina del Sur, Nikki Haley, como embajadora ante la ONU. Ambos son vistos como la élite tradicional que controla el partido.

TE RECOMENDAMOS: ¿Quiénes han cedido ante las amenazas de Trump?

CEM y AFC