Trump representa el triunfo de la mentira: Javier Cercas

Durante la promoción de su libro "El impostor", el escritor español aseguró que la victoria del empresario estadunidense demuestra que las grandes mentiras son las que este año ganaron.
Javier Cercas
Javier Cercas (Marta Calvo)

Bruselas, Bélgica

El Brexit o Donald Trump representan "el triunfo de la mentira" de "manera impune", denuncia el escritor español Javier Cercas, galardonado con el Premio del Libro Europeo por su novela El impostor y quien defiende en una entrevista el poder de la literatura para cambiar el mundo.

"Estamos asistiendo a una escalada de la mentira de unas proporciones descomunales e impunemente", señala Cercas, delante de un expreso descafeinado en una antigua abadía bruselense reconvertida en hotel, horas antes de recibir el galardón en el Parlamento Europeo otorgado por la asociación Esprit d'Europe.

TE RECOMENDAMOS: 2016: el año en que fallaron todas las encuestas

"En el Brexit se decían unas cosas tremendas y, el día en el que ganan, ya dicen que aquello no era verdad, y no pasa nada. Claro que Hillary Clinton contaba mentiras, pero las que contaba Donald Trump eran 25 mil veces más. Son excelentes alumnos de Hitler que decía: 'Las mentiras pequeñas no se las cree nadie, las que se creen son las mentiras grandes'", asegura.

La batalla entre la mentira y la verdad, como él mismo explica, es el hilo conductor de El impostor, que narra la historia de "una ficción encarnada en un hombre", concretamente en Enric Marco, un español que causó asombro internacional en 2005 tras descubrirse que no era un superviviente del Holocausto como había asegurado hasta entonces.

Para el galardonado con el premio nacional de Narrativa en España en 2010, "cuando se trata de nuestro pasado personal o nuestro pasado colectivo, lo que nos gustan son las mentiras (...) porque tanto los países como las personas, cuando se trata de ese pasado duro, complejo, sangriento, terrible, tendemos a ocultarlo".

"Enric Marco es un ejemplo de eso, de cómo nos inventamos un pasado a la medida de nuestros deseos", explica el autor de novelas como Soldados de Salamina o Anatomía de un instante , para quien la literatura debe revelar la realidad o la verdad "pero a su manera".

El poder de la literatura

En un mundo de impostores, la literatura tiene, para Cercas, una "responsabilidad descomunal". "El poder de la literatura no es el poder de la política y del periodismo (...) Es un poder a largo plazo", que cambia "la percepción del mundo de lector". "La literatura, claro que cambia el mundo, pero no lo cambia de un día para otro, no puede hacer que dimita Trump, ni montar una huelga".

El galardonado considera que "la verdad de la literatura es una verdad universal, una verdad moral, a la que a menudo se llega a través de la ficción, a través de la mentira", si bien reconoce que "cada libro tiene sus reglas" y el deber del escritor es encontrarlas.

En Anatomía de un instante, que narra el intento de golpe de Estado en España el 23 de febrero de 1981, y en El impostor, el autor nacido en Ibahernando (centro-este) en 1962 opta por "novelas sin ficción" para desenterrar la realidad, porque "ya eran temas ficticios por sí mismos".

"El 23-F es nuestra gran ficción colectiva, en el mismo sentido que es el asesinato de Kennedy para los americanos. Hecho histórico, real, enterrado en medio de montones de ficciones, teorías insensatas y medidas verdades", asegura.

Un pasado presente

"El monarca de las sombras" será su próxima novela, que se publicará en 2017, y en la que vuelve a abordar la Guerra Civil española después de "Soldados de Salamina", pero cuyo hilo conductor, más allá del conflicto, es "la herencia de la Guerra Civil".

Cercas cuenta la historia de su familia, que durante la guerra estaba en el lado franquista. "El héroe, entre comillas, de la familia durante años fue un chico muy joven (...) que con 17 años se marchó a la guerra llevado por el entusiasmo y el idealismo, porque también había idealistas en el lado franquista". Moriría dos años después en la batalla del Ebro.

"Mis novelas supuestamente históricas, no son históricas, hablan del presente", advierte el escritor. "El pasado, sobre todo el pasado del que hay memoria y hay testigos, no ha pasado, sigue estando aquí, sigue actuando. Y si no lo tenemos en cuenta, no entendemos el presente".

AFC