El dominio de EU sobre la red puede cambiar pronto

El escándalo del espionaje puede servir para que internet deje de estar administrada por Washington
Un mural colectivo en Berlín respalda las protestas por el espionaje.
Un mural colectivo en Berlín respalda las protestas por el espionaje. (Frank Augstein/AP)

París

La suerte que correrá el dominio de Estados Unidos sobre la red internet será decidida seguramente en los próximos meses. Hoy concluye en la isla de Bali el octavo foro sobre la dirección y supervisión de internet, un encuentro anual entre los actores implicados en la gestión de la web (arquitectos de la red, gobiernos, sector privado, etc.) para discutir sobre su situación. Uno de los temas principales este año es la subordinación de los arquitectos de internet a Washsington.

Desde su creación las organizaciones que supervisan el funcionamiento de internet están muy ligadas a la primera potencia mundial. La instancia central es el Internet Corporation for Assigned Names and Numbers (Icann), que administra los nombres de dominios y las reservas de direcciones IP (necesarias para las conexiones a internet), y que depende directamente del Departamento de Comercio de EU.

Reunidos en Montevideo el pasado 7 de octubre, las organizaciones declararon querer acelerar la internacionalización de sus funciones. Una señal fuerte, histórica para algunos, que deriva directamente de las revelaciones sobre la vigilancia mundial de internet por los servicios de información de EU, acusado de definir las reglas de funcionamiento de internet y de utilizarlas a su antojo.

El escándalo supone “un fuerte debilitamiento para Estados Unidos. Hace mucho tiempo que mse dice que Estados Unidos era un país libre, un modelo a seguir respecto de la dictadura de Estado en China, que no esconde su censura. Pero Estados Unidos tiene un control seguramente peor [al nivel mundial], sin que lo sepamos”, afirma el francés Stéphane van Gelder, presidente del comité de nominación del Icann desde octubre, por lo que es urgente para las instituciones que gestionan internet tomar sus distancias.

“Nadie fue implicado en la declaración de Montevideo más allá de quienes la hicieron. Todo el mundo, incluyendo a los miembros de la comunidad ‘icanniana’, fue tomado por sorpresa”, afirma Van Gelder. Las sociedades que se benefician del sistema actual, como Verisign (que adminitsra los nombres de dominio .com) y los gobiernos no estaban, al parecer al corriente.

“Fadi Chehadé estaba reunido con el responsable de gestionar los nombres de dominio brasileño [.br] cuando se encontró con un ministro totalmente opuesto a la administración de la internet por parte de Estados Unidos. Al cabo de una discusión de una hora y media, Chehadé propuso una administración conjunta”, añade Van Gelder.

El gobierno de Brasil, espiado por EU, se ha convertido en la punta de lanza de los países lesionados por la situación actual y que reclaman una nueva administración de la web. La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, luego de un encuentro con Fadi Chehadé, declaró que acogerá en abril una cumbre internacional sobre la administración de internet.

“Durante esta reunión, el ministre llamó a la presidenta Rousseff para reunirse con ella. La discusión, que debía durar 20 minutos, se extendió a 45 y ahí se decidió la cumbre brasileña de abril. Cuando termine, habrá una declaración para cambiar el modelo de administración”, explica Van Gelder. Para él, la cumbre brasileña irá en el sentido de los países que —como China o Rusia— desean un poder fuerte del Estado sobre la internet, para reducir la influencia de EU y poder controlarla mejor.

Para el Icann, lo que está en juego es la universalidad de internet. Fadi Chehadé habría comparado a Brasil con un fumador a quien se presiona para que deje de hacerlo. “Si dejamos de estar presentes, Brasil va a asumir el cigarro anti multiactores”, estima Van Gelder. Y es que la tentación es fuerte: los recursos de la red están aún mal repartidos entre los países desarrollados y los emergentes, y “el escándalo Prism ha abierto otras heridas presentes desde hace mucho tiempo”.

“Una de los frenos a la tentación de una administración estatal es el Comité consultivo de los gobiernos del Icann”, en el cual están presentes la mayoría de los países, añade el experto. Aunque esto es en principio, precisa, ya que el comité está bajo el control de países cercanos a Washington, si bien desde hace uno o dos años Europa expresa con fuerza otra visión, menos mercantil.

El Icann llama oficialmente a una reflexión mundial para una nueva administración de la web. La instancia quiere dirigir los trabajos, en especial durante la cumbre brasileña de abril, para proponer una gestión mundial de internet. La inquietud de la institución “mundial” es dejar el campo libre a los países que desean una gestión de la red por parte de la ONU, que llevaría a una “fragmentación” de internet en versiones nacionales heterogéneas.