Documento sobre gays divide a la Iglesia Católica

El arzobispo de Durban, Sudáfrica, Wilfried Fox, aseguró que el documento publicado ayer da entender que hay un acuerdo donde no lo hay.
El obispo de Roma ha declarado una política de cero tolerancia con los involucrados en casos de pederastia.
Varios obispos criticaron las aperturas de la “Relatio”, en especial hacia los gays. (EFE)

Vaticano

La apertura hacia los gays y la valoración de los aspectos positivos de las parejas entre personas del mismo sexo incluidos en un documento del Sínodo de los Obispos desató una polémica al interior de esa asamblea episcopal.

“Tal como está escrito, el documento de ayer da a entender que hay un acuerdo sobre cosas en las que, en realidad, no hay acuerdo”, señaló el cardenal Wilfried Fox Napier, arzobispo de Durban en Sudáfrica y participante en el Sínodo.

Durante una rueda de prensa en la oficina de comunicación del Vaticano, el purpurado se dijo preocupado porque el mensaje dado en la prensa tras la publicación del documento “no sea verdad” y “no representa el sentir de la asamblea (de obispos)”.

“El de ayer es el documento de Erdö, no del Sínodo”, dijo al referirse a la “Relatio post disceptationem”, la relación después de las disertaciones que resumió los 260 discursos que se escucharon en la asamblea en su primera semana de trabajo y que fue realizada por el cardenal húngaro Peter Erdö.

El punto más problemático de la “Relatio” resultó ser el reconocimiento a “los dones y cualidades” que tienen para ofrecer a la comunidad cristiana las personas homosexuales.

La relación no sólo cuestionó si los católicos están capacitados para recibir a esas personas, garantizándoles un “espacio de fraternidad” en sus comunidades, también preguntó si los fieles tienen los elementos para “aceptar y evaluar” esas orientaciones sexuales.

Apenas después de la presentación del documento, unos 41 padres sinodales tomaron la palabra ante el pleno del Sínodo para hacer “observaciones” y “propuestas de cambio”.

Según informó el diario vaticano L’Osservatore Romano, los discursos de estos obispos formaron parte de un “debate abierto, con tonos claros”. Varios de ellos criticaron las aperturas de la “Relatio”, en especial hacia los gays.

Como las quejas por la forma en que fue redactada la relación se hicieron intensas, el portavoz de la Santa Sede, Federico Lombardi, emitió una comunicación oficial sobre el tema.

“La Secretaría General del Sínodo, como consecuencia de las reacciones y las discusiones seguidas a la publicación de la Relatio post disceptationem y al hecho que su naturaleza no ha sido a menudo correctamente comprendida, recuerda que la Relación después de la discusión es un documento de trabajo”, indicó.

“(El texto) resume las intervenciones y el debate de la primera semana del Sínodo y ahora es propuesto a las discusiones de los miembros del Sínodo en los círculos menores”, agregó.