Crisis entre rebeldes complica a Obama

La principal alianza opositora de Siria disuelve la cúpula del “moderado” Ejército Libre Sirio, al que el presidente de EU quiere “entrenar y armar”.
Ayer continuaba el éxodo de millares de pobladores de la asediada ciudad siria de Kobani.
Ayer continuaba el éxodo de millares de pobladores de la asediada ciudad siria de Kobani. (Murad Sezer/Reuters)

Beirut, Nueva York

Hadi Bahra, líder de la principal alianza política opositora en el exilio, la Coalición Nacional Siria, disolvió ayer el Consejo Militar Supremo del Ejército Libre Sirio (ELS), lo que complica la política del presidente estadunidense Barack Obama de entrenar y armar al ELS contra los yihadistas del Estado Islámico (EI).

Según informó Bahra en un comunicado, la cúpula del ELS fue disuelta luego de que varios de sus miembros renunciaron por el sesgo "excluyente" del liderazgo, que ahora debe "incluir a todas las facciones militares y formaciones revolucionarias que operan en suelo sirio", no solo contra el EI sino también contra el presidente Bashar Asad al que busca derrocar Obama.

Monzer Akbik, uno de los líderes de la Coalición Nacional Siria (Cnfros), dijo a la prensa que quienes dejaron el ELS representaban a algunas de las facciones más importantes, como el Frente de los Revolucionarios Sirios y el Movimiento Hazem.

Al frente del ELS estaba estaba el general Abdelilá Bachir y su salida puede impactar en la ofensiva que planea Obama para golpear al terrorismo yihadista, que también actúa desde junio en Irak.

Desde Nueva York, Bahra también llamó a la comunidad internacional a realizar ataques aéreos "inmediatos" contra el EI.

"Debemos lanzar inmediatamente ataques aéreos en Siria. Mientras estamos hablando, cientos de miles de civiles en el norte de Siria son prisioneros de un asedio brutal", añadió.

Bahra también agradeció al canciller de Turquía, Mevlüt Çavusoglu, los esfuerzos para acoger a los más de 130 mil refugiados sirios que desde el viernes cruzan la frontera común huyendo del EI.

Bahra se entrevistó con Çavusoglu al margen de las reuniones previas de la Asamblea General de Naciones Unidas que iniciará mañana, dedicada al cambio climático pero también a la crisis en Oriente Medio.

Turquía es acusada por el gobierno de Bashar Asad de alentar la ofensiva de sunitas terroristas contra su gobierno secular, aunque el presidente, musulmán alauita, es más cercano a la corriente del islam chiita que predomina en Irak e Irán.

El EI proclamó en junio un califato en la frontera norte de Siria e Irak y en la última semana lanzó una ofensiva contra la región siria de mayoría kurda en Kobani, que causó el éxodo de millares de kurdos sirios a Turquía, los cuales hasta ayer sumaban más de 130 mil según la oficina de la ONU para los Refugiados (ACNUR).

Intensos choques se registraron ayer entre el EI y las Unidades de Protección del Pueblo Kurdo en el este, sur y oeste de Kobani donde la situación es crítica ya que escasean el agua y alimentos.

Los ultraextremistas del EI usan tanques y armas pesadas en su ofensiva iniciada el martes sobre una de las urbes de mayoría kurda más importantes de Siria, con medio millón de habitantes.

Su ubicación es estratégica porque está en la frontera entre la provincia siria de Alepo y Turquía.

La guerrilla del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) instó a todos los kurdos a apoyar a las milicias que luchan en el norte contra el EI, acusado de ejecuciones, secuestros y decapitaciones tanto en Siria como en Irak.

En Berlín, una unidad de elite de la policía alemana detuvo a un presunto miembro del EI, de nacionalidad turca, informó la Fiscalía Federal germana. Se sospecha que el hombre de 30 años, residente en Berlín, estuvo este año en un campo de entrenamiento en Siria.

La inteligencia alemana estima en unos 400 los yihadistas residentes en Alemania que viajaron a Siria e Irak reclutados en su territorio por el EI.

De ellos, unos 150 regresaron al país y se consideran una amenaza para la seguridad.

Yihadistas en EU

-Según la revista Time en su edición digital, la Casa Blanca estima que parte del centenar de estadunidenses que viajaron a Siria o Irak para unirse al grupo yihadista Estado Islámico (EI) ya regresó a Estados Unidos.

-La cifra incluye a los que han ido a la zona, a los que intentaron ir y algunos que han regresado y a los que el Buró Federal de Investigaciones (FBI) ya está examinando.

-El presidente Barack Obama presidirá mañana una reunión del Consejo de Seguridad de la ONU, centrada precisamente en la nueva amenaza que representan esos "combatientes extranjeros", originarios de EU y de Europa.