Destrucción en Ferguson no se justifica: Obama

El presidente de Estados Unidos afirmó que los episodios de violencia en Missouri tras el fallo del jurado en el caso del asesinato del joven Michael Brown son actos criminales que se castigarán.
El presidente condenó la violencia que se dio en Ferguson desde Chicago, a donde acudió para hablar de inmigración.
El presidente condenó la violencia que se dio en Ferguson desde Chicago, a donde acudió para hablar de inmigración. (AFP)

Estados Unidos

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, aseguró hoy que "no hay excusa" para los "actos criminales" registrados la pasada noche en Ferguson (Misuri) tras conocerse la decisión judicial de no procesar al policía blanco que en agosto mató al joven negro Michael Brown.

Además, Obama expresó su simpatía por las minorías que sienten que las leyes no se están ejecutando "uniforme o justamente". El presidente instó a las partes agraviadas por los sucesos a trabajar pacíficamente para lograr el cambio, valorando que el caso había expuesto "un problema estadunidense".

Obama insistió en que ese malestar social "está enraizado en realidades" que datan de largo tiempo atrás y aplaudió las manifestaciones pacíficas que también han tenido lugar desde que un gran jurado desestimara encausar a Darren Wilson, el agente de Policía que acabó con la vida del joven desarmado.

"Quemar edificios, incendiar vehículos, destruir propiedades poniendo a la gente en riesgo es destructivo, y no hay excusa para ello. Esos son actos criminales, y la gente debe ser enjuiciada si se involucra en actos delictivos", dijo el presidente en Chicago, antes de comenzar el discurso que tenía previsto para abordar el sistema migratorio.

"Estamos aquí para hablar de inmigración, que forma parte de lo que hace a Estados Unidos este lugar extraordinario que es. Ser estadunidense no significa que usted tenga que mirar de cierta manera o tener un cierto apellido o proceder de un lugar determinado, tiene que ver con un compromiso con los ideales, la creencia en ciertos valores", aseveró.

"Y si alguna parte de la comunidad estadunidense no se siente bienvenida o tratada de manera justa -prosiguió-, eso es algo que nos pone a todos en riesgo, y todos tenemos que estar preocupados". Obama explicó que ha solicitado al fiscal general, Eric Holder, que delinee una serie de pasos a seguir para mantener reuniones regionales que permitan poner solución al descontento social que existe entre algunos sectores de la sociedad y las fuerzas de seguridad y justicia.

Asimismo, adelantó que la semana entrante auspiciará una reunión con líderes religiosos, oficiales estatales y federales para comenzar a trabajar sobre una estrategia que mejore la situación y que asegure que "la aplicación de la ley es justa y está siendo aplicada por igual a todas las personas en este país".

"La conclusión es muy importante: no se saca ningún beneficio de los actos destructivos. Nunca he visto lograr una ley de derechos civiles o un proyecto de ley de salud o una ley de inmigración por quemar un vehículo. Ha sucedido porque la gente votó. Porque la gente se movilizó. Porque la gente se organizó", insistió el mandatario.

Mientras tanto, el abogado de la familia de Michael Brown, Benjamin Crump, criticó duramente hoy al fiscal y denunció como "completamente injusto" el proceso que dejó sin juicio a Wilson, autor de la muerte del joven. Esta decisión provocó una noche de graves disturbios en Ferguson, un suburbio de San Luis (Misuri), de apenas 20 mil habitantes, que se saldaron con más de 80 detenidos y numerosos establecimientos saqueados y quemados a lo largo de la noche.

Crump aseguró que el fallo del jurado era "una acusación contra el sistema". "Este sistema siempre permite que la Policía hiera y mate a nuestros hijos y no pase nada. Tenemos que cambiar esta dinámica", dijo Benjamin Crump a la cadena CNN.

En una rueda de prensa, Crump calificó la decisión de "injusta". "Hemos podido constatar hasta qué punto esta decisión es injusta. Protestamos abierta y fuertemente en nombre de Michael Brown". Además, criticó cómo había sido interrogado Wilson en su comparecencia en septiembre, diciendo que "un estudiante de derecho de primer año habría hecho un trabajo mejor".

"Conciencia limpia"

Mientras, el policía Darren Wilson dijo que tiene "la conciencia limpia" y que volvería a actuar de la misma manera. Wilson dijo que temió por su vida antes de accionar su arma reglamentaria -la primera vez que lo hacía desde que operaba en la ciudad de la periferia de St Louis-, matando a Brown.

"La razón de que tenga la conciencia limpia es que sé que actué de manera correcta", dijo Wilson a ABC News, en sus primera declaraciones sobre el tema desde los hechos del 9 de agosto pasado. Interrogado acerca de si hubiera reaccionado de la misma forma si Brown hubiera sido blanco dijo que "Sí... sin duda". El policía describió a Brown como "un hombre potente". "Iba a matarme", agregó.

El gobernador de Misuri (centro) ordenó hoy el despliegue de más soldados en la ciudad de Ferguson tras los violentos incidentes de la noche anterior. "En total, habrá más de 2,200 miembros de la Guardia Nacional en la región. Las vidas y la propiedad deben ser protegidas. Esta comunidad merece tener paz", dijo el gobernador Jay Nixon a periodistas.

La cifra triplica los 700 que estaban en las calles cuando la violencia estalló la noche del lunes, después de que un gran jurado decidiera que no se presentaran cargos contra el policía blanco Darren Wilson. Manifestantes quemaron edificios, saquearon comercios y dispararon contra policías de este suburbio de Saint Louis de 21 mil habitantes, la mayoría de origen afroamericano.

La policía reportó 29 detenidos, doce edificios quemados y al menos 150 disparos realizados contra los uniformados sin que hubiera heridos. A lo largo y ancho de Estados Unidos se repitieron las manifestaciones. Indignadas, miles de personas salieron a las calles en Nueva York y Washington, en repudio a un fallo que consideran alienta el racismo y hace caso omiso del uso discriminatorio de la fuerza que hacen policías contra miembros de las minorías.

El jurado había señalado que no había pruebas suficientes para procesar a Wilson, de 28 años, quien disparó contra Brown tras un altercado con el joven a quien consideró sospechoso de un robo de cigarrillos ocurrido poco antes.

Los doce miembros del jurado -nueve blancos y tres negros- llevaron a cabo un trabajo "completo y profundo", declaró a la prensa el fiscal de Saint Louis, Robert McCulloch: escucharon 70 horas de testimonios de unas 60 personas y a tres médicos forenses y examinaron cientos de fotografías.

El fiscal general de Estados Unidos, Eric Holder, dijo que continuará una investigación federal independiente ya abierta concerniente a derechos civiles sobre la muerte de Brown y sobre la actuación de la policía de Ferguson. El veredicto se conoció tras la muerte este fin de semana en Ohio (norte) de un niño afroamericano de doce años, abatido por la policía cuando esgrimía una pistola de juguete.

El episodio que desencadenó la muerte del joven Brown ocurrió el 9 de agosto, pocos minutos después de la denuncia del robo a un pequeño comercio. Wilson, que hacía un recorrido habitual en su patrulla, consideró sospechoso a Brown, que caminaba con un amigo por la mitad de la calle, y atravesó su auto para obligarlos a detenerse.

Desde el auto, el policía hizo los primeros dos disparos, y luego bajó para perseguir a Brown, que siguió de largo. El policía hizo entonces otros diez disparos. Algunos testigos dijeron que Brown levantó los brazos, aunque el jurado escuchó otros testimonios que aseguraban que tenía sus manos pegadas al cuerpo cuando cayó abatido.

Celebridades estadunidenses, en shock

Debido a la repercusión que ha provocado este caso, el Senado estadounidense anunció que el próximo 9 de diciembre tendrá lugar un debate sobre las disparidades raciales persistentes en el sistema penal estadounidense.

Mientras tanto, varias celebridades del cine y estrellas del deporte del país expresaron este martes su frustración y conmoción, llamando a la moderación en la ciudad. El legendario jugador de baloncesto Magic Johnson, hoy retirado, dijo en la red Twitter que estaba "muy decepcionado con la decisión en caso de Michael Brown".

Su colega estrella de los Cavaliers de la liga NBA, LeBron James, publicó un dibujo de Brown caminado codo a codo con Trayvon Martin, otro joven negro muerto en una polémica acción de la policía estadunidense.

Macklemore, rapero blanco ganador del premio Grammy, opinó que "el sistema que infunde y protege la supremacía blanca gana de nuevo. La Humanidad pierde. No hay justicia. Rezo por Mike Brown y su familia. Tan triste".