• Regístrate
Estás leyendo: Dimite ministro de Justicia español Ruiz Gallardón
Comparte esta noticia
Lunes , 15.10.2018 / 19:33 Hoy

Dimite ministro de Justicia español Ruiz Gallardón

En la primera crisis de gobierno de Mariano Rajoy, el ex alcalde de Madrid presentó la dimisión tras echar abajo el presidente el anteproyecto de ley del aborto, una apuesta personal suya.

Publicidad
Publicidad

Primera crisis de gobierno en el Ejecutivo del presidente deEspaña, Mariano Rajoy. Su ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón, dimitió hoy y anunció que deja la política después de que Rajoy echara abajo el anteproyecto de ley del aborto. El anteproyecto era una apuesta personal del ex alcalde de Madrid que no contó con el apoyo de la oposición, ni de algunos ministros y ni siquiera de los votantes del conservador Partido Popular, ya que el 60% de éstos estaba en contra.

Esta polémica reforma, objeto de un sinfín de protestas en todo el país, restringía los supuestos en los que una mujer podía abortar a doce semanas de gestación en caso de violación o si hay un riesgo para la salud de la madre, probado mediante un certificado médico, hasta la semana 22 de gestación, situando a España entre los países menos permisivos de Europa.

Gallardón, cuyo sustituto será Rafael Catalá Polo, se empeñó en no ceder e incluso en las próximas semanas pretendía que el anteproyecto de ley se aprobara, pero no fue así, Rajoy anunció hoy que la echaba abajo por falta de consenso. “He tomado una decisión como presidente del gobierno que es la más sensata. Vamos a seguir trabajando por la cohesión pero no podemos tener una ley que cuando llegue otro gobierno la cambie”, informaba Rajoy.

En su lugar, anunciaba que el Ejecutivo reformará la actual normativa para asegurar que las menores de 16 y 17 años necesitan del consentimiento paterno para interrumpir su embarazo y apostará por un Plan de Protección de la Familia que verá la luz, según dijo, antes de finales de año.

El borrador de la norma, que se considera iba dirigida a calmar el descontento del sector más derechista del Partido Popular, fue aprobado en Consejo de Ministros a finales de 2013, y su tramitación fue retrasándose desde entonces, a pesar de que era una de las principales propuestas electorales del PP.

El proyecto suponía revertir la ley de plazos aprobada por el gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero en 2010, que permite la libre decisión en las primeras catorce semanas de gestación, una opción a la que se acogen el 90 por ciento de las mujeres que abortan en España.

Tras verse desautorizado por el presidente, Gallardón, que cuando fue alcalde de Madrid se definió como un “verso suelto en mi partido”,el ya ex ministro convocó a una conferencia de prensa con carácter de urgentepara anunciar su dimisión y su salida de la política.

“Yo no soy la persona para poder llevar adelante conconvicción la nueva forma de regulación del aborto que ha sido anunciada por el presidente del gobierno. El Gobierno ha tomado la decisión de no seguir adelante con este anteproyecto de ley. No he tenido capacidad de convertirlo aprobado en consejo de ministros en un proyecto y tramitarlo ante las Cortes tal y como era el compromiso que habíamos adquirido en el propio Gobierno”, expresó Gallardón.

Posteriormente, el ministro anunciaba que dejaba el Ministerio de Justicia y la política, a la cual dedicó 30 años de su vida. Gallardón ha amagado más de una vez con abandonar la política. La última, cuando Rajoy le negó en 2008 su presencia en las listas electorales tras las quejas planteadas por la que entonces era presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, su ex rival en la capital.

El proyecto suscitó críticas de la oposición de izquierdas y también en el seno del PP, que la consideró un retroceso de 30 años, pero sobretodo de prácticamente casi todos los sectores de la sociedad española, excepto los religiosos.

La Asociación de Clínicas Acreditadas para la Interrupción del Embarazo (ACAI) calcula que unas 500 menores se acogen al año a esta posibilidad de abortar sin consentimiento paterno, en muchos casos procedentes de hogares desestructurados, un 5 por ciento menos que en el año anterior.

Todos los partidos de la oposición se congratularon por la decisión de Mariano Rajoy, aunque subrayaron que “llegó tarde”. Sin embargo, colectivos ultraconservadores advirtieron que organizarán manifestaciones en las que se pedirá que no se vote por Rajoy en las próximas elecciones porque es un político en el que no se puede confiar.


Por José Antonio López, Madrid
Primera crisis de gobierno en el Ejecutivo del presidente de España, Mariano Rajoy. Ayer, su ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón, dimitió y anunció que deja la política después de que Rajoy echara abajo el anteproyecto de ley del aborto, una apuesta personal del ex alcalde de Madrid que no contó con el apoyo de la oposición, ni de algunos ministros y ni siquiera de los votantes del conservador Partido Popular, ya que el 60% de éstos estaba en contra.
Esta polémica reforma, objeto de un sinfín de protestas en todo el país, restringía los supuestos en los que una mujer podía abortar a 12 semanas de gestación en caso de violación o si hay un riesgo para la salud de la madre, probado mediante un certificado médico, hasta la semana 22 de gestación, situando a España entre los países menos permisivos de Europa.
Gallardón, cuyo sustituto será Rafael Catalá Polo, se empeñó en no ceder e incluso en las próximas semanas pretendía que el anteproyecto de ley se aprobara, pero no fue así, ayer Rajoy anunció que la echaba abajo por falta de consenso.
“He tomado una decisión como presidente del gobierno que es la más sensata. Vamos a seguir trabajando por la cohesión pero no podemos tener una ley que cuando llegue otro gobierno la cambie”, informaba Rajoy.
En su lugar, anunciaba que el Ejecutivo reformará la actual normativa para asegurar que las menores de 16 y 17 años necesitan del consentimiento paterno para interrumpir su embarazo y apostará por un Plan de Protección de la Familia que verá la luz, según dijo, antes de finales de año.
El borrador de la norma, que se considera iba dirigida a calmar el descontento del sector más derechista del Partido Popular, fue aprobado en Consejo de Ministros a finales de 2013, y su tramitación fue retrasándose desde entonces, a pesar de era una de las principales propuestas electorales del PP.
El proyecto suponía revertir la ley de plazos aprobada por el gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero en 2010, que permite la libre decisión en las primeras 14 semanas de gestación, una opción a la que se acogen el 90 por ciento de las mujeres que abortan en España.
Tras verse desautorizado por el presidente, Gallardón, que cuando fue alcalde de Madrid se definió como un “verso suelto en mi partido”, el ya ex ministro convocó a una conferencia de prensa con carácter de urgente para anunciar su dimisión y su salida de la política.
“Yo no soy la persona para poder llevar adelante con convicción la nueva forma de regulación del aborto que ha sido anunciada por el presidente del gobierno. El Gobierno ha tomado la decisión de no seguir adelante con este anteproyecto de ley. No he tenido capacidad de convertirlo aprobado en consejo de ministros en un proyecto y tramitarlo ante las Cortes tal y como era el compromiso que habíamos adquirido en el propio Gobierno”, expresó Gallardón.
Posteriormente, el ministro anunciaba que dejaba el Ministerio de Justicia y la política, a la cual dedicó 30 años de su vida. Gallardón ha amagado más de una vez con abandonar la política. La última, cuando Rajoy le negó en 2008 su presencia en las listas electorales tras las quejas planteadas por la que entonces era presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, su ex rival en la capital.
El proyecto suscitó críticas de la oposición de izquierdas y también en el seno del PP, que la consideró un retroceso de 30 años, pero sobre todo de prácticamente casi todos los sectores de la sociedad española, excepto los religiosos.
La Asociación de Clínicas Acreditadas para la Interrupción del Embarazo (ACAI) calcula que unas 500 menores se acogen al año a esta posibilidad de abortar sin consentimiento paterno, en muchos casos procedentes de hogares desestructurados, un 5 por ciento menos que en el año anterior.
Todos los partidos de la oposición se congratularon por la decisión de Mariano Rajoy, aunque subrayaron que “llegó tarde”. Sin embargo, colectivos ultraconservadores advirtieron que organizarán manifestaciones en las que se pedirá que no se vote por Rajoy en las próximas elecciones porque es político en el que no se puede confiar.
Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.