• Regístrate
Estás leyendo: Dilma, en la antesala para ser destituida
Comparte esta noticia
Miércoles , 15.08.2018 / 12:50 Hoy

Dilma, en la antesala para ser destituida

Comité senatorial brasileño aprueba informe que pide someter al pleno el próximo martes la votación para separar a Rousseff del Ejecutivo.

Publicidad
Publicidad

A unas horas de la apertura de los Juegos Olímpicos de Río-2016, el juicio de destitución de la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, quedó desde ayer a tan solo dos pasos de concluir, tras la aprobación de un informe que pide avanzar al Legislativo en el proceso que puede despojarla de su mandato en un par de semanas.

El informe que acusa a Rousseff de haber “atentado contra la Constitución” fue aprobado por 14 votos a favor y cinco en contra en la última sesión de una comisión de senadores responsable de la instrucción del proceso que ahora pasará al pleno de la Cámara alta, que tendrá la última palabra.

El presidente de la comisión, Raimundo Lira, se abstuvo de votar, pese a que manifestó su opinión favorable al informe del instructor Antonio Anastasia, quien consideró a Rousseff culpable de diversos delitos relacionados con la gestión de los presupuestos.

La votación supuso la conclusión de los trabajos de ese colegiado, que durante casi tres meses escuchó a 39 testigos de la defensa y apenas cuatro de la parte acusadora y cuyo informe final será remitido al pleno del Senado, que se reunirá para una primera votación el próximo martes.

Si el informe aprobado por la comisión es respaldado por una mayoría simple de 41 votos entre los 81 posibles, el pleno del Senado será convocado para una última y definitiva sesión por el presidente de la Corte Suprema, Ricardo Lewandowski.

Según los plazos legales, la última sesión deberá realizarse a fines de este mes, el día 29, y se calcula que pudiera durar entre tres y cinco días debido a que habrá espacio para debates y para la presentación de testigos de la defensa y de la parte acusadora.

En esa instancia, la aún mandataria será despojada del cargo en caso de que así lo decida una mayoría calificada de 54 votos (dos tercios del Senado) que pondría fin al ciclo de más de 13 años del izquierdista Partido de los Trabajadores (PT), en el poder desde la primera presidencia de Lula da Silva (2003-2010), antecesor de Rousseff y su mentor político.

Rousseff está suspendida desde el 12 de mayo, cuando se decidió revisar si debe ser sometida a juicio por supuestas irregularidades en el manejo del presupuesto, contratación de créditos con la banca pública y emisión de decretos sin autorización del Congreso.

Las infracciones son consideradas “crímenes de responsabilidad”, que pueden terminar con su presidencia e inhabilitarla para cargos públicos por ocho años. Según la Organización de Estados Americanos (OEA) la decisión de quitarla del poder es “política”, no jurídica.

Rousseff fue reemplazada en forma interina por su vicepresidente, Michel Temer, a quien ella acusa de orquestar “un golpe”. De ser destituida, Temer completaría su mandato hasta el 1 de enero de 2019.

Una gran protesta contra Temer está prevista hoy frente al estadio Maracaná, en Río de Janeiro, a la misma hora de la ceremonia de apertura de los juegos. Los organizadores piden abuchear al interino luego del himno nacional, durante y después de su discurso. Temer ya no oculta su deseo de asistir a la cumbre del G-20 en septiembre en China, pero ya sin el mote de presidente “provisional”.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.