• Regístrate
Estás leyendo: Dictan sentencia por caso Blackwater en EU
Comparte esta noticia
Miércoles , 16.01.2019 / 00:55 Hoy

Dictan sentencia por caso Blackwater en EU

Un jurado federal en Estados Unidos declaró culpables a cuatro ex guardias de seguridad por balear a más de 30 iraquíes en el centro de Bagdad, en 2007.

Publicidad
Publicidad

Un jurado federal en Estados Unidos declaró culpables a cuatro ex guardias de seguridad de Blackwater enjuiciados por balear a más de 30 iraquíes en el centro de Bagdad.

El jurado declaró culpable de homicidio en primer grado a Nicholas Slatten. Los otros tres guardias, Paul Slough, Evan Liberty y Dustin Heard, fueron declarados culpables de homicidio culposo.

Los cuatro hombres fueron acusados de 33 cargos pero el jurado sólo dictó condenas por algunos de ellos luego de semanas de deliberaciones.

El Departamento de Estado contrató a Blackwater para dar protección a diplomáticos estadounidenses en Bagdad y otros lugares de Irak. Los convoyes de guardias trabajaban en un ambiente de altos riesgos en el que los ataques con bombas eran comunes.

Los tiroteos del 16 de septiembre del 2007 desataron indignación internacional sobre el papel de los contratistas militares en la guerra urbana.

El caso se vio trabado en batallas legales durante años, lo que creó incertidumbre sobre si los acusados serían enjuiciados eventualmente. El juicio se centró en la muerte de 14 iraquíes y heridas a otros 17.

Hubo fuertes desacuerdos sobre los hechos en el caso. Los abogados de la defensa dijeron que había evidencia sólida de que los guardias fueron atacados con disparos por insurgentes y la policía iraquí, lo que motivó que ellos disparasen en defensa propia. Fiscales federales dijeron que no hubo ataque y que el tiroteo por los guardias no fue provocado.

La fiscalía se centró en las intenciones de los acusados, diciendo que algunos de los guardias de Blackwater albergaban baja estima y profunda hostilidad hacia la población civil iraquí. Los guardias, dijo la fiscalía, tenían "una grave indiferencia" hacia la muerte y heridas que sus acciones causarían a iraquíes. Varios ex guardias de Blackwater declararon como testigos que ellos también habían sentido desconfianza hacia los iraquíes en general, basados en la experiencia los guardias dijeron que tenían en ser llevados a emboscadas.

La sentencia máxima por asesinato premeditado es cadena perpetua. Los cargos de armas conllevan hasta 30 años de prisión.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.