Diálogo FARC-Colombia se estanca al abordar la participación política

Si no logran consenso sobre este punto gobierno y guerrilla deberán decidir conjuntamente si prolongan una vez más el presente ciclo de pláticas o hacen una pausa antes de retomar la discusión.
El comandante de las FARC, Rodrigo Granda, en el Palacio de Convenciones
El comandante de las FARC, Rodrigo Granda, en el Palacio de Convencioines (AFP)

La Habana

Los diálogos de paz entre el gobierno de Colombia y la guerrilla comunista de las FARC se empantanaron hoy cuando las partes intentaban cerrar un acuerdo parcial sobre participación política antes de un receso.

En esta jornada se esperaba que ambas delegaciones anunciaran que habían alcanzado consenso sobre el tema de la participación política, segundo de los cinco puntos de la agenda de paz, pero este lunes seguían discutiendo el tema.

"Seguimos trabajando con mucho ahínco y hasta el momento que tengamos las cosas en su punto, ustedes mismos lo sabrán", dijo a la prensa Rodrigo Granda, uno de los delegados de las FARC, a su llegada al Palacio de las Convenciones de La Habana, sede de las pláticas de paz.

"La idea de las FARC es trabajar, la del gobierno también y estamos avanzando, se ha avanzado bastante, hay cosas bastante profundas" que se han consensuado, añadió Granda, sin dar detalles.

La delegación del gobierno, encabezada por Humberto de la Calle, no formuló declaraciones a la prensa. El presente ciclo de pláticas debía culminar el jueves pasado, pero las partes lo prolongaron hasta este lunes con la esperanza de cerrar la discusión del segundo punto de la agenda antes de iniciar un receso de unos 10 días.

Este es el decimosexto ciclo de diálogos desde que comenzaron las negociaciones de paz de La Habana, el 19 de noviembre de 2012, que buscan poner fin a un conflicto armado de casi medio siglo. Si no logran consenso sobre este punto en las próximas horas, las partes deberían decidir conjuntamente si prolongan una vez más el presente ciclo de pláticas o hacen una pausa antes de retomar la discusión.

El gobierno de Juan Manuel Santos y los rebeldes habían alcanzado en mayo consenso sobre el primer punto de la agenda, el tema agrario, causa de la disputa que condujo a la creación de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en 1964. El tema de la participación política establece las pautas para que los guerrilleros se incorporen al sistema político colombiano una vez que firmen la paz y abandonen las armas.

Los otros puntos pendientes de la agenda son drogas, abandono de las armas y reparación de las víctimas, además del mecanismo de refrendación de un eventual acuerdo que ponga fin al conflicto.

El 19 de noviembre se cumplirá un año del inicio de las pláticas de La Habana y Santos confiaba al inicio del proceso que para esa fecha estaría sellado un acuerdo final que condujera a la desmovilización de las FARC, la mayor guerrilla de Colombia y la más antigua de América Latina, con unos ocho mil combatientes.

El 26 de octubre, el presidente Santos pidió a las FARC "meterle el acelerador" a los diálogos para "seguir avanzando en los acuerdos". A medida que se acercan las elecciones colombianas de 2014 (legislativas en marzo y presidenciales en mayo) han aumentado las críticas contra el proceso de paz de sectores ligados al expresidente conservador Alvaro Uribe (2002-2010), que proponen volver a una estrategia de guerra.

Rodrigo Granda restó importancia este lunes a la polémica desatada en Colombia con la divulgación por parte de un grupo vinculado a Uribe de una foto que muestra a varios delegados de paz de las FARC, entre ellos el jefe negociador Iván Márquez, paseando en un yate.

"La foto es bastante bonita, me parece que da una imagen tranquila de unos guerrilleros que tienen derecho al descanso, estamos en una isla llena de playas, de sol, de mar. Y los guerrilleros de las FARC vienen trabajando hasta altas horas de la madrugada, (y) tienen derecho a un descanso", dijo Granda.

Sin embargo, Granda fustigó a Uribe y a la prensa colombiana por publicar la foto. "Lo malo es que la prensa replique como si se tratara de un reinado de belleza. Esto está haciendo mucho daño al país (...), y además repliquen fotos enviadas por un hombre que se toma fotos con paramilitares en Barrancabermeja, un señor como el doctor Alvaro Uribe que no tiene ninguna autoridad moral", agregó.