El diálogo con Cuba ya está dando resultados: Obama

Previo a su participación en la Cumbre de las Américas, insiste en que Venezuela no representa ninguna amenaza para su país.
El mandatario estadunidense se reunió ayer con jefes de Gobierno caribeños en la isla de Jamaica.
El mandatario estadunidense se reunió ayer con jefes de Gobierno caribeños en la isla de Jamaica. (Jonathan Ernst)

Washington

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, consideró que los “cambios históricos” en la política hacia Cuba ya están dando “resultados” y estimó que ni su país ni el resto del área deben “mantener silencio” sobre la situación en Venezuela.

“No exagero al decir que nuestra relación con el continente americano es la mejor que hemos tenido en muchas décadas”, subrayó Obama en la entrevista, la única concedida a un medio internacional antes de viajar a Panamá para participar, hoy y mañana, en la VII Cumbre de las Américas.

Además de repasar las relaciones con Cuba y Venezuela, Obama reiteró su compromiso con los países de Centroamérica para resolver los factores que generan la emigración hacia el norte y con la reforma migratoria en EU para regularizar a millones de indocumentados.

También adelantó que aprovechará la Cumbre para impulsar el comercio y la competitividad en América a fin cerrar la brecha entre ricos y pobres.

“Hemos visto un aumento en el contacto entre el pueblo de Cuba y Estados Unidos, y el entusiasmo del pueblo cubano hacia estos cambios demuestra que vamos por el camino correcto”, aseguró.

Obama dijo que tras el histórico anuncio de normalización de relaciones en diciembre, los diálogos con Cuba son “las negociaciones más intensas y de más alto nivel de las últimas décadas” entre ambos países.

También elogió los “progresos significativos” en el diálogo y se dijo “convencido” de que se podrán reabrir las respectivas embajadas”.

No obstante, matizó que esa reapertura es “tan solo una parte” del proceso de normalización de los lazos diplomáticos, rotos desde 1961, y que ambos gobiernos ya iniciaron conversaciones sobre otros temas como aviación civil, derechos humanos y telecomunicaciones.

En su respuesta escrita a EFE, Obama insistió en que tanto EU como Cuba siguen teniendo “diferencias significativas” en temas como los derechos humanos, y añadió que EU “siempre apoyará los valores universales como la libertad de expresión y la libertad de asamblea.

“Durante la Cumbre de las Américas me reuniré con líderes de la sociedad civil de toda la región, incluido Cuba”, anticipó.

Sobre Venezuela, Obama consideró que ni EU ni el continente deben “mantener silencio” ante la situación en ese país, que se enfrenta a “retos enormes” y con cuyo gobierno EU sigue abierto al “diálogo directo”.

Aclaró además que “no creemos que Venezuela sea una amenaza para Estados Unidos y Estados Unidos no es una amenaza para el gobierno de Venezuela”, pero matizó a continuación: “Seguimos muy preocupados por cómo el gobierno venezolano sigue esforzándose por intimidar a sus adversarios políticos, incluido el arresto y acusación por cargos políticos contra funcionarios electos, y la erosión continua de los derechos humanos”.

La orden ejecutiva con la que Obama autorizó en marzo sanciones contra funcionarios del gobierno de Nicolás Maduro y declaró a Venezuela una “amenaza” para la seguridad de EU, empeoró las ya conflictivas relaciones bilaterales.

Pero ambos gobiernos dieron el miércoles un paso que puede ayudar a rebajar las tensiones con la reunión en Caracas del alto consejero del Departamento de Estado, Thomas Shannon, y la canciller venezolana, Delcy Rodríguez, el encuentro bilateral de más alto nivel en años.

Según Obama, el “diálogo interno” para hallar una “solución política a las divisiones que fragmentan a la sociedad venezolana” es el “mejor camino” para el país sudamericano.

Sobre Centroamérica, anotó que seguirá “defendiendo” su petición al Congreso de mil millones de dólares para apoyar el Plan de Prosperidad del triángulo norte (Guatemala, Honduras y El Salvador), creado tras la avalancha migratoria, en especial de menores no acompañados, que se vivió en la frontera sur en 2014 y adelantó que en la Cumbre “alentará a todos los países del continente a ratificar el Acuerdo sobre Facilitación del Comercio” de la Organización Mundial del Comercio (OMC), consensuado en diciembre de 2013 y que fija medidas para facilitar el flujo de bienes en las aduanas, reducir la burocracia y multiplicar el intercambio comercial.

Pese a la “riqueza” creada en los últimos años, “un tercio de la población de América aún sufre de pobreza extrema” y esto “no solo es un contrapeso al crecimiento económico, sino también un desafío moral para todos nosotros”, enfatizó.