Detenidos en España ocho miembros de red de apoyo a presos de ETA

Según el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, afirmó que "fue desarticulado el tentáculo que permitía desde ETA controlar a los presos".
Miembros de la Guardia Civil mantienen un perímetro de seguridad durante la detención del abogado Jon Enparantza en San Sebastián
Miembros de la Guardia Civil mantienen un perímetro de seguridad durante la detención del abogado Jon Enparantza en San Sebastián (AFP)

Madrid

Ocho personas, presuntos miembros de una organización de apoyo a los presos de la organización armada independentista vasca ETA, fueron detenidos este miércoles en el País Vasco y Navarra, en el norte de España, informó el ministerio del Interior. "Fue desarticulado el tentáculo que permitía desde ETA controlar a los presos", dijo a los periodistas el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz. Una fuente de su ministerio precisó que "son ocho detenidos". "Es un paso más en la batalla para la definitiva disolución de ETA (...) con la que no se negocia ni se va a negociar", subrayó el ministro en Barcelona.

La operación pretendía desarticular "el tentáculo que permitía a ETA controlar al grupo de presos que están cumpliendo condena", en palabras de Fernández Díaz. Es decir, el llamado "frente de makos" (cárceles), al que se atribuye la ejecución, desde el exterior, de las órdenes de ETA en las prisiones.

La Guardia Civil española ya había detenido el 30 de septiembre a 18 miembros de Herrira, una plataforma de apoyo a los miembros de ETA encarcelados, acusándola de "planificar, convocar y dar el soporte organizativo necesario a la celebración integral y homogénea de los actos de enaltecimiento y ensalzamiento de los presos". Entre los ocho detenidos hoy estaba Arantza Zulueta, abogada de varios reclusos de la organización.

Tanto Zulueta como el abogado Jon Enparantza, también detenido hoy, ya fueron arrestados en otras ocasiones por formar parte del aparato encargado de controlar a los miembros de ETA en prisión, informó el diario español El País. La abogada participó, junto a otros detenidos, en el polémico acto convocado el sábado por los presos excarcelados en los últimos meses a causa de una sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos. No obstante, la operación de hoy no está relacionada con el mismo, confirmaron fuentes policiales.

El resto de detenidos son: Egoitz López de la Calle, Aitziber Sagarminaga, José Luis Campos, Aintzane Orkolaga, José Miguel Almandoz y Asier Aranguren, según publican los medios españoles. Éste último protagonizó una película documental que se estrenó en la última edición del festival internacional de cine de San Sebastián.

Un error del Ministerio de Interior estuvo a punto de comprometer el éxito de la operación. El área de Fernández Díaz envió a los medios de comunicación una nota informando de las detenciones antes incluso de que los agentes llegaran al despacho de Zulueta. Cuando lo hicieron, los congregados allí se habían dispersado e intentaban cerrar ordenadores y destruir pruebas, informó el diario español El Mundo.

Estas detenciones tienen lugar dos semanas después que el colectivo de presos de ETA diseminados por las cárceles españolas y francesas anunciase una flexibilización de sus posturas. Las reacciones no se hicieron esperar. Esta "es una respuesta destructiva que no pretende más que detener la esperanza en una pronta consolidación del proceso de paz", afirmó la asociación nacionalista Lokarri, que trabaja por la normalización de la situación en el País Vasco.

"Ha quedado en evidencia cual es la única obsesión del Estado español, que no es otra que la de torpedear el proceso de paz", dijeron por su parte las juventudes del partido independentista Eusko Alkartasuna. Muy debilitada por sucesivos golpes policiales, ETA, considerada responsable de la muerte de 829 personas en 40 años de atentados por la independencia del País Vasco y Navarra, anunció en octubre de 2011 "el cese definitivo de su actividad armada", pero sin disolverse ni entregar las armas.

La organización, que según los expertos solo dispone de unas pocas decenas de militantes en la clandestinidad, tiene a más de 520 de sus miembros en cárceles de Francia y toda España, país que aplica desde hace décadas una política de dispersión de sus reclusos.

Las redes de apoyo a los presos etarras convocaron para este sábado una gran manifestación en Bilbao a favor de su repatriación al País Vasco, una reivindicación histórica. En un comunicado el 28 de diciembre, el colectivo de presos EPPK, que hasta ahora rechazaba el sistema penitenciario, aludió por primera vez a posibles gestiones individuales para lograr su liberación, abandonando así la exigencia de una amnistía colectiva. Afirmaron asimismo reconocer "el sufrimiento y daño multilateral generado como consecuencia del conflicto" y corroboraron el fin de los atentados, abriendo la esperanza de un avance hacia el desarme.

El pasado sábado, varias decenas de ex presos de ETA se sumaron, en un acto sin precedentes, a esta declaración. Sin embargo, Fernández Díaz aseguró que este paso no cambiará nada. La declaración del EPPK "no va a tener ninguna virtualidad ni ningún valor en lo que hace referencia a la política antiterrorista del gobierno en general, ni en la política penitenciaria en particular, ni en la política de dispersión más en concreto todavía", afirmó. El gobierno español se niega a todo diálogo con ETA, exigiéndole una disolución sin condiciones.