Detenido, tercer autor de ataques en Bruselas

Autoridades belgas confirman que el jueves pasado capturaron a Fayçal Cheffou, el hombre que logró huir tras las explosiones en el aeropuerto.
El 21 de julio de 2014 subió a internet un video en el que denunciaba supuestos maltratos a inmigrantes musulmanes detenidos.
El 21 de julio de 2014 subió a internet un video en el que denunciaba supuestos maltratos a inmigrantes musulmanes detenidos. (AFP)

Bruselas

Desde que las cámaras de seguridad del aeropuerto de Zaventem de Bruselas captaron su imagen el pasado martes, el día de los atentados, el misterioso “hombre del sombrero” se había convertido en el tipo más buscado de toda Bélgica.

Con barba y un gorro bien calado sobre la cabeza, se le veía caminando en compañía de otras dos personas: Najim Laachraoui e Ibrahim Bakraoui, quienes poco después de que el circuito cerrado de televisión les grabara se hacían estallar por los aires delante de los mostradores de check in del aeropuerto, en unos atentados que le costaron la vida a más de 30 personas y dejaron con heridas graves a otras 80.

Y las víctimas aún podían haber sido más, si hubiese estallado la bolsa que ese “hombre del sombrero” dejó en el fondo de la sala y que iba cargada de potentes explosivos.

Ahora, por fin, ese tercer implicado en los atentados de Bruselas ya tiene identidad. El “hombre del sombrero” responde al nombre de Fayçal Cheffou, es un periodista freelance y se encuentra en manos de las fuerzas de seguridad belgas desde hace tres días, cuando el jueves fue detenido en su vivienda de Molenbeek, el barrio de Bruselas conocido por ser de un nido de yihadistas.

Personal policiaco ha confirmado su identidad, adelantada por el diario Le Soir y en la que ha jugado un papel clave el taxista que llevó al comando suicida al aeropuerto, y quien no tenía ninguna duda al respecto: el tercer hombre era él. Un testimonio avalado también por el retrato robot realizado en base a las pistas aportadas por los supervivientes de los ataques.

El juez encargado de la investigación de los atentados confirmó la detención de Cheffou, bajo la acusación de participar en actividades terroristas en relación con los ataques del martes.

Reportero en Youtube

El activista mediático Fayçal Cheffou, el “hombre del sombrero”, era reportero freelance o, según otra definición, una especie de activista mediático. El 21 de julio de 2014 colgó en YouTube un videorreportaje en el que denunciaba los presuntos malos tratos que sufrían los inmigrantes “sin papeles” musulmanes detenidos en el centro de Steenokkerzeel, al este de Bruselas.

En el reportaje, se ve a Cheffou micrófono en mano a la entrada del centro, mientras se escuchan de fondo los gritos de algunos internos. El periodista explica entonces que los chillidos salen de la garganta de los detenidos musulmanes, que protestan de ese modo porque les “privan de comida”.

El periodista revela que en el centro se sirven tres comidas al día, última de ellas a las 19 horas, demasiado pronto para que la puedan ingerir los musulmanes que siguen el Ramadán, que impone mantener ayuno desde el amanecer hasta la puesta de sol.

Y en ese momento, a decir de Cheffou, el sol no se ocultaba hasta las 22 horas, cuando las bandejas con la comida ya habían sido retiradas, por lo que los internos musulmanes se quedaban sin comer.

Pero, sobre todo, Cheffou era conocido por las fuerzas de seguridad belgas, acusado varias veces de encubrimiento, asociación para delinquir y homicidio.

Cancelan marcha

La multitudinaria manifestación en apoyo a las víctimas, contra el terror y el miedo convocada para hoy por los atentados del 22-M en Bruselas fue cancelada por los organizadores, después de que el gobierno y la alcaldía de la capital pidieran su aplazamiento por motivos de seguridad.

Los convocantes de la iniciativa ciudadana, a la que se habían adherido a través de Facebook miles de belgas y residentes extranjeros en el país, informaron ayer que la marcha “se anula este domingo”.

“No habrá marcha ni concentración este domingo por motivos de seguridad”, señalaron en un comunicado en la red social.

El ministro belga de Interior, Jan Jambon, y el alcalde de Bruselas, Yvan Mayeur, pidieron poco antes a los ciudadanos que no acudieran a dicha marcha. “Teniendo en cuenta la capacidad policial sobre el terreno y porque la prioridad es la investigación judicial, queremos hacer un llamamiento para que no haya manifestación mañana”, señalaron los dos en una conferencia de prensa.

Jambon y Mayeur expresaron su deseo de que “las manifestaciones sean aplazadas algunas semanas”.

(EFE/Bruselas)