Destruyen vivienda del palestino que arrolló y mató a dos personas

Fuerzas del Ejército y la Policía israelí demolieron la casa en el barrio de Silwán, en Jerusalén Este, como medida para frenar los ataques contra blancos israelíes. 

Jerusalén.

Fuerzas israelíes demolieron anoche la vivienda familiar de un palestino que el mes pasado arrolló a varias personas junto al tranvía de Jerusalén con el resultado de dos fallecidas y cinco heridos, informó hoy el Ejército de Israel.

En un comunicado precisa que "durante una operación realizada la noche pasada fuerzas del Ejército y de la Policía israelí demolieron la vivienda del terrorista responsable de atropellar a civiles israelíes en una estación de tren en Jerusalén el 22 de octubre".

Identifica al autor de los hechos como Abed al-Rahman al-Shaludi, residente en el barrio palestino de Silwán, en Jerusalén Este, y le acusa de ser el responsable de la muerte de una bebé y una mujer, y dejar cinco heridos.

Las fallecidas en el atropello que se produjo en la línea de demarcación entre la parte este y oeste de Jerusalén, eran una joven ecuatoriana y una menor israelí de tres meses de edad.

La familia del conductor palestino, abatido a tiros por agentes de seguridad poco después del atropello, defendió que el suceso se trató de un accidente y no un atropello premeditado.

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, anunció ayer que su Ejecutivo llevaría a cabo medidas punitivas para impedir que se produzcan nuevos ataques contra blancos israelíes, entre ellas, la destrucción de los domicilios familiares de los autores o el reforzamiento de la seguridad en Jerusalén.

El anuncio se produjo tras el atentado perpetrado ayer por dos palestinos en una sinagoga de Jerusalén Oeste, en el que fallecieron cinco personas, cuatro rabinos y un agente de policía que acudió al lugar de los hechos, el peor ataque registrado en la ciudad desde 2008