Conmemora Rusia 70 años del fin de la II Guerra Mundial

Las tropas rusas marcharon en la Plaza Roja como parte del desfile militar del Día de la Victoria donde el presidente Vladimir Putin pidió guardar un minuto de silencio en honor a los héroes caídos.

Moscú, Rusia

La bandera de la Victoria, que hace 70 años fue izada sobre el edificio del Reichstag en Berlín y que marcó la derrota de la Alemania nazi en la Segunda Guerra Mundial, abrió este sábado el desfile militar en la Plaza Roja de Moscú.

El comandante del Ejército de Tierra, el general Oleg Saliukov, que dirige la parada del magno desfile, presentó el informe al ministro de Defensa, general Serguéi Shoigu, sobre la disposición de las tropas de la guarnición de Moscú para iniciar el desfile.

Tras recorrer las tropas y felicitarlas por el 70 aniversario de la victoria en la Gran Guerra Patria, como llamaban en la antigua Unión Soviética a la contienda contra la Alemania nazi, Shoigu informa al comandante en jefe de las Fuerzas Armadas de Rusia, el presidente Vladimir Putin.

En el desfile de este sábado participan más de 16 mil efectivos, y se realiza un día después de que en Europa se hicieron homenajes semejantes, reportó la agencia rusa de noticias Sputnik.

Según el Kremlin, en el desfile participarán 143 aeronaves y más de 16 mil soldados. También harán alarde de su potencial armamentístico.

En un breve discurso, Putin, pidió un minuto de silencio en honor a los héroes caídos, la primera vez que se efectúa esta solicitud durante lo que rusos llaman el Desfile de la Victoria, que recuerda la caída de Berlín en 1945.

En el discurso de apertura de las celebraciones en Moscú del 70 aniversario del fin del conflicto, Putin instó a crear un sistema internacional de seguridad igualitario y sin bloques.

"El Día de la Victoria es una fiesta común, ya que juntos luchamos por el futuro de la humanidad", destacó Putin, quien instó a elaborar un sistema de seguridad mundial basado en principios de no alineación.

El mandatario recordó que en la antigua URSS tuvieron lugar las batallas más importantes de la II Guerra Mundial. "Fue lógico que el Ejército Rojo puso en Berlín el punto final victorioso a aquella guerra" hace 70 años, añadió.

"Ahora, pasados los 70 años, no debemos olvidar que fueron las ideas de supremacía racista y excepcionalidad las que provocaron la guerra más sangrienta de la historia", recordó Putin.

El presidente de Rusia también ha transmitido a Francia, Reino Unido y Estados Unidos su agradecimiento por contribuir a la victoria en la II Guerra Mundial.

El presidente Putin previamante recibido a su homólogo chino, Xi Jinping, que ha llegado a Moscú para los actos de celebración del fin de la Segunda Guerra Mundial en Europa.

Sin embargo, la mayoría de los líderes occidentales no acudirán a la ceremonia como castigo por la intervención rusa en Ucrania, tan solo lo harán los aliados de Putin. Por la Plaza Roja desfilarán también este sábado soldados chinos.

La antigua Unión Soviética y China fueron los países con mayor número de bajas en la contienda, con más de 20 millones de fallecidos cada uno.