Gobierno británico descarta intervención en Irak

El primer ministro, David Cameron, expresó hoy su apoyo a la decisión tomada el jueves por el presidente estadunidense, Barack Obama, de autorizar ataques aéreos selectivos.

Londres

El Gobierno británico descartó hoy una intervención militar en Irak después de que Estados Unidos autorizase ataques aéreos "selectivos" a posiciones del yihadista Estado Islámico (EI) en el norte de ese país.

"No estamos planeando una intervención militar" en Irak, dijo una portavoz del Ejecutivo de Londres, que en 2003 apoyó la invasión de ese país llevada a cabo por Estados Unidos.

En una declaración, el primer ministro británico, David Cameron, expresó hoy su apoyo a la decisión tomada el jueves por el presidente estadounidense, Barack Obama, de autorizar ataques aéreos selectivos.

"Estoy totalmente de acuerdo con el presidente de que hay que defender los valores en los que creemos, como son el derecho a la libertad y a la dignidad, sean cuales sean las creencias religiosas", apuntó Cameron, que se manifestó "extremadamente preocupado" por la situación de miles de iraquíes cercados por EI.

"Apoyamos la decisión tomada anoche por EU para ofrecer suministros vitales a los iraquíes que lo necesitan urgentemente y que huyen de los terroristas de EI", que llevan a cabo una ofensiva contra las minorías religiosas yazidí y cristiana, había señalado su portavoz.

Obama anunció ayer que ha autorizado ataques aéreos a posiciones del EI, además de una operación humanitaria para asistir a los desplazados en el norte de Irak, pero aseguró que no se desplazarán tropas sobre el terreno.

El objetivo de la operación humanitaria son los casi 200.000 desplazados, en su mayoría yazidíes kurdos y cristianos, que huyeron en los últimos días de la ofensiva yihadista, y están aislados en una zona montañosa y desértica del norte de Irak con necesidad urgente de agua, comida, refugio y medicinas.

Hoy, Cameron se manifestó "profundamente preocupado por la situación terrible de Irak y la situación desesperada a la que hacen frente cientos de miles de iraquíes".

"Condeno profundamente los ataques bárbaros de los terroristas de EI en la región", apuntó el "premier" británico, "especialmente preocupado" por los yazidíes atrapados en el monte Sinjar, en el Kurdistán iraquí, según dijo.

"Temen ser asesinados si descienden de la montaña pero hacen frente al hambre y la deshidratación si se quedan en la montaña. El mundo debe ayudarlos en este momento desesperado", apuntó Cameron, quien se comprometió a ayudar a los afectados.

Para la portavoz de Downing Street, "es esencial que a las personas atrapadas se les permita acceder a un lugar seguro donde puedan recibir comida, agua y asistencia de emergencia, y es terrible que EI se lo impida".

El Ministerio de Exteriores advirtió hoy a sus ciudadanos de que no viajen al Kurdistán iraquí debido al deterioro de la situación de inseguridad por la ofensiva yihaidista.