Desastres climáticos matarán a 152 mil europeos al año

Las olas de calor generarán 99% de víctimas, seguidas de inundaciones, heladas, incendios forestales, sequías y ventiscas, aseguran científicos.
Tormenta eléctrica en Alemania.
Tormenta eléctrica en Alemania. (Patrick Pleul/AP)

París

Desastres como las olas de calor, las inundaciones, las tempestades y otros fenómenos asociados al cambio climático pueden dejar hasta 152 mil muertos cada año en Europa hacia finales de este siglo, entre 2071 y 2100, frente a una escala actual de 3 mil víctimas fatales por año, alertaron expertos en un estudio publicado por la revista The Lancet Planetary Health.  

La investigación analiza los posibles efectos futuros de los siete desastres más peligrosos relacionados con la climatología: olas de calor, olas de frío, incendios forestales, sequías, inundaciones y ventiscas.

Científicos del Centro Común de Investigación de la Comisión Europea (JRC, por su sigla en inglés) detallaron que dos de cada tres personas que viven en el viejo continente se verán afectadas por dichos fenómenos naturales, eso significa que 350 millones de personas en 31 países estarán sujetos a un mayor riesgo de muerte y riesgos para la salud.

Las naciones del sur de Europa serán las más afectados, pasando de la tasa actual de 11 muertos por millón a 700 por millón, advirtieron los científicos.

En este escenario, dos de cada tres europeos pueden quedar expuestos todos los años a catástrofes climáticas, frente a una cifra actual de 5 por ciento.

El riesgo más grave es la muerte, pero los expertos también mencionan las enfermedades, lesiones, las pérdidas materiales y el estrés derivado del trauma por este tipo de incidentes.

“Si el calentamiento climático no es contenido con carácter de urgencia y si las medidas  apropiadas no son adoptadas, cerca de 350 millones de europeos pueden quedar expuestos cada año a fenómenos climáticos extremadamente peligrosos de aquí a finales de siglo”, advirtieron los especialistas.

Metodología

El estudio tomó en cuenta los registros de catástrofes meteorológicas más mortíferas: olas de calor, de frío, incendios, sequías, inundaciones fluviales y marítimas y tempestades en los 28 países de la Unión Europea y también en Suiza, Noruega e Islandia.

Después analizaron 2 mil 300 incidentes de entre 1981 y 2010 para calcular la vulnerabilidad de la población a cada fenómeno.

Estos datos fueron combinados con proyecciones sobre la evolución del cambio climático, el crecimiento y las migraciones.

“El cambio climático es una de las mayores amenazas contra la salud humana del siglo XXI. Su peligro estará cada vez más ligado a los desastres”, afirmó Giovanni Forzieri, autor principal del trabajo.

“A no ser que el calentamiento global se reduzca de manera urgente, 350 millones de europeos serán expuesto a eventos climáticos extremos”, alertó.

El mayor riesgo

Según los investigadores, las olas de calor serán el evento de mayor riesgo con 99 por ciento del total de las muertes asociadas a fenómenos extremos.

La cifra de muertos puede “aumentar de manera exponencial”, al subir de 2 mil 700 a 151 mil 500 víctimas fatales cada año, un aumento de 5 mil 400 por ciento entre 2071 y 2100.

Los investigadores tomaron en cuenta las emisiones de gases de efecto invernadero, al calcular la trayectoria del alza de las temperaturas en el planeta en 3 grados centígrados de aquí a 2100, con respecto a los datos de 1990.

Además predicen un incremento de las muertes por inundaciones en regiones costeras, que pasarán de seis al año, a principios del siglo XXI, a 233 antes del siglo XXII.

Los incendios, las inundaciones, las tormentas de viento y las sequías registrarán un avance menor, en comparación con los fenómenos más peligrosos.

Las olas de frío pueden ser cada vez menos frecuentes, debido al calentamiento global, aunque ese declive no será suficiente para compensar el aumento de la peligrosidad del resto de eventos extremos, según los científicos.

Las olas de calor y la sequía impactarán a los países del sur de Europa.

En esos países, los investigadores calculan que en 2100 la meteorología extrema causará 700 muertes por cada millón de habitantes al año.