Buscan en basurales de Medellín a desaparecidos

Durante cinco meses, en la barriada Comuna 13 autoridades y familiares intentarán hallar bajo escombros a sus muertos, algunos de hace 13 años.
Familiares de víctimas hicieron un acto simbólico en La Arenera, donde esperan hallar a sus muertos.
Familiares de víctimas hicieron un acto simbólico en La Arenera, donde esperan hallar a sus muertos. (Luis Eduardo Noriega/EFE)

Medellín

Un centenar de personas se dio cita ayer en la ciudad colombiana de Medellín (noroeste), la segunda del país, para asistir al inicio de la mayor exhumación forense en esa nación sudamericana, a fin de hallar a centenares de víctimas de la violencia política sepultadas bajo montañas de escombros.

En el sector llamado La Arenera, uno de los vertederos de basura de la popular Comuna 13, se dieron cita autoridades locales y nacionales junto a colectivos de víctimas y familiares de desaparecidos para inaugurar el Proyecto La Escombrera, que durante cinco meses tendrá a expertos buscando a centenares de cadáveres.

"La ceremonia de hoy ha sido conmovedora y un compromiso con la paz y la reconciliación", dijo el ministro del Interior, Juan Cristo, durante el acto que incluyó una ceremonia religiosa, una corta marcha y la imposición de flores y veladoras a imágenes de las víctimas que permanecen bajo los escombros, en algunos casos, desde hace 13 años.

El inicio de las excavaciones que, según Cristo, "señalan que debemos parar esta fábrica de víctimas en la que se ha convertido Colombia y llegar a un fin del conflicto", también se convirtió en un espacio en el que los familiares de los desaparecidos exorcizaron el dolor que, aseguran, han soportado por más de una década.

"Llevamos 13 años luchando para llegar al proceso que hoy inicia. Ésta es una gota de esperanza", dijo Luz Elena Galeano, líder de la organización Mujeres Caminando por la Verdad, que agrupa a 130 víctimas de la violencia en la Comuna 13.

En esta zona, escenario frecuente del conflicto armado que azota Colombia desde hace más de 50 años, tuvieron fuerte presencia el Movimiento 19 de Abril (M-19, hoy desmovilizado), las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y el Ejército de Liberación Nacional (ELN). Más tarde tomaron el control de la barriada grupos paramilitares y bandas criminales.

Para Galeano, este primer paso permitirá que el mundo se "sensibilice" y "solidarice" con este capítulo doloroso de la historia local y que pone en evidencia que "la Comuna 13 es una fosa común".

La presidenta de la asociación Caminos de Esperanza Madres de la Candelaria, Teresita Gaviria, dijo que el inicio de las excavaciones es quizá "el proceso más importante que hemos vivido en la historia colombiana".

Para Gaviria, esto permitirá terminar con la "incertidumbre" de muchas personas que creen que sus familiares están sepultados bajo estos escombros, donde "está sepultado nuestro dolor".

Añadió que el Proyecto La Escombrera es una realidad gracias a las organizaciones que lucharon por evitar que esta zona de Medellín fuera declarada campo santo y que no se buscara los cuerpos.

Al final del acto, el fiscal de exhumaciones de la Dirección Nacional de Justicia Transicional de la Fiscalía, Gustavo Duque, habló de la primera fase de la excavación, con la entrada ayer a la zona de maquinaria pesada para empezar a remover unos 20 mil metros cúbicos de tierra. En una segunda etapa, un grupo de criminalística empezará una "remoción más cuidadosa", cuando se esté más cerca del sector en el que, según datos preliminares, se podrían hallar algunos cuerpos.

Las excavaciones se iniciaron en el Polígono Uno, sector La Arenera, donde habría cerca de 50 personas, según Duque. Los cuerpos "de seguro estarán fragmentados y deteriorados por la acidez de la tierra", dijo.

Los colectivos de víctimas también pidieron al gobierno que también excave en el sector Terrígenos, otro basurero en la Comuna 13 en el que "hay otras fosas comunes" y que aún no ha sido cerrada al pública para empezar a excavar.