Rusia pedirá visa a turcos tras derribo de avión

Ésta es una de las sanciones anunciadas por el régimen ruso tras el derribo de un bombardero cerca de la frontera con Siria; se prevén además restricciones comerciales.

Moscú

Rusia anunció que pedirá de nuevo visado a los turcos a partir del 1 de enero, una medida más de represalia diplomática tras el derribo de un bombardero ruso Su-24 cerca de la frontera siria.

El jefe de la diplomacia rusa, Sergei Lavrov, anunció esta medida un día después de que el Ministerio de Relaciones Exteriores lanzara un llamado a todos los rusos en Turquía a regresar a su país, debido a "la actual amenaza terrorista en Turquía".

"No se trata de venganza, (...) la amenaza es real", advirtió Lavrov, quien poco antes acusó a Ankara de haber "cruzado la línea de lo que es aceptable" al abatir el martes un bombardero ruso.

La aeronave rusa regresaba de una misión de combate en el noroeste de Siria. Turquía afirma que el bombardero entró en su espacio aéreo y que recibió "diez advertencias en cinco minutos". Sin embargo, Moscú asegura que sobrevolaba territorio sirio y que no recibió ninguna advertencia antes de ser derribado.

Un piloto murió y el segundo fue rescatado tras una operación especial llevada a cabo de forma conjunta por las fuerzas especiales rusas y sirias. En la operación de rescate murió un soldado ruso. Estas son las primeras pérdidas oficiales para el ejército ruso desde el inicio de su intervención en Siria el 30 de septiembre.

Lavrov reiteró que Rusia "apoya activamente" la propuesta del presidente francés, François Hollande, de cerrar la frontera turco-siria.

"Estamos seguros que con el cierre de esta frontera podremos resolver en gran parte la tarea de erradicar el terrorismo en suelo sirio", subrayó.

Rusia anunció ayer que prepara represalias económicas después de este incidente aéreo, el más grave entre los dos países desde el comienzo de la intervención rusa en Siria.

Estas medidas, que se harán públicas mañana, podrían incluir el congelamiento de proyectos conjuntos, restricciones comerciales o incluso limitaciones sobre el uso de mano de obra turca en Rusia.