Podría derribo de avión determinar futuro de crisis ucraniana

“La trágica y repentina pérdida de tantas vidas inocentes debería poner un punto final al conflicto armado, o podría llevar el conflicto internacional acerca de Ucrania a un nivel mucho más ...

Bruselas

El derribo del vuelo MH17 de Malaysian Airlines en el este de Ucrania podrá ser un factor determinante para el futuro del conflicto ruso-ucraniano, de acuerdo con Carnegie Europe, un centro de estudios especializado en análisis de crisis con sede en Bruselas.

“La trágica y repentina pérdida de tantas vidas inocentes debería poner un punto final al conflicto armado, o podría llevar el conflicto internacional acerca de Ucrania a un nivel mucho más elevado y peligroso”, sostuvo Dmitri Trenin, director del centro en Moscú.

“Aún se puede elegir, pero el tiempo se está agotando rápidamente”, advirtió.

Trenin opinó que, independiente del resultado de las investigaciones, el siniestro dará origen a una fuerte campaña política contra Rusia, con el Congreso estadunidense presionando al presidente Barack Obama a endurecer las sanciones contra Moscú.

La Unión Europea (UE) seguiría la misma línea y las relaciones de Rusia con los países asiáticos podría quedar comprometida.

“Eso colocaría a Moscú en una posición difícil y desencadenaría una reacción de su parte”, estimó el analista.

A su juicio, el “único paso sensible ahora sería parar el conflicto en Ucrania inmediatamente e iniciar un proceso político auspiciado por la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) y conducido por el grupo de contacto para Ucrania”.

El analista resaltó la dificultad para aclarar los hechos acerca del siniestro en un escenario de “continuada lucha sobre el terreno y muy altos intereses políticos implicados”.

“Se han echo acusaciones incluso antes del inicio (de la investigación)”, señaló.

El vuelo MH17 de Malaysian Airlines cayó en la región ucraniana de Donetsk, donde los combates entre el ejército ucraniano y los separatistas pro-rusos se ha intensificado en los últimos días.

Kiev, que ya había acusado a los rebeldes de derrumbar tres aeronaves militares suyas días antes del siniestro, afirmó que el Boing de pasajeros fue abatido en pleno vuelo por fuerzas pro-rusas.

Por su parte, Moscú acusó a las fuerzas ucranianas de haber atacado el vuelo de Malaysian Airlines.

El avión cubría la ruta Amsterdam-Kuala Lumpur con 298 personas de 16 nacionalidades a bordo, entre ellas algunos científicos que viajaban a Australia para participar de un congreso internacional sobre el SIDA.