Derriban avión de combate ucraniano

Fuerzas ucranianas detallaron que la aeronave Su-25 fue alcanzada por un misil que salió desde un lanzador ruso; el piloto logró ponerse a salvo.

Kiev

Las fuerzas ucranianas dijeron el sábado que uno de sus aviones de combate fue derribado por un misil ruso en combates contra los separatistas apoyados por Rusia en el este de Ucrania.

Un breve comunicado publicado el sábado en la página de Facebook de la denominada operación contra los separatistas dijo que el Su-25 fue alcanzado el viernes, y que el piloto se eyectó y resultó ileso.

La declaración dijo que el avión fue alcanzado por un misil que salió desde un lanzador ruso, pero no dio más detalles.

La OTAN calcula que al menos 1.000 soldados rusos están en Ucrania y Kiev afirmó esta semana que tanques rusos y vehículos blindados entraron en el país mientras los rebeldes abren un nuevo frente a lo largo de la costa del mar de Azov.

Rusia niega sistemáticamente tanto que sus fuerzas estén en Ucrania como las acusaciones de que está abasteciendo a los rebeldes.

Hasta esta semana, los combates se habían concentrado en el interior. Pero los rebeldes esta semana tomaron el control de la ciudad de Novoazovsk con el objetivo aparente de avanzar hacia el oeste a lo largo de la costa que conecta a Rusia con la península de Crimea, anexada por Moscú.

La expansión del conflicto, que ya cumple cuatro meses, provocó fuertes llamados de Occidente para que Rusia desista de su participación en Ucrania.

Varios ministros de Exteriores de la Unión Europea acusaron el viernes a Rusia de invadir el este de Ucrania y dijeron que se debe castigar a Moscú con sanciones económicas adicionales.

Los ministros de Relaciones Exteriores planeaban proponer nuevas sanciones contra Rusia en una cumbre de 28 jefes de estado del bloque el sábado en Bruselas.

Todas las opciones, excepto la acción militar, serán consideradas para castigar a Moscú por seguir "el camino equivocado", dijo el ministro de Relaciones Exteriores de Luxemburgo, Jean Asselborn.

En un aparente intento por conseguir más apoyo y medidas más duras contra Rusia, el presidente ucraniano, Petro Poroshenko, se dirigirá a la cumbre el sábado. También se reunirá en Bruselas con el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Barroso, y el presidente de la cumbre, Herman Van Rompuy, unas horas antes de la cumbre.

Los enfrentamientos entre las fuerzas militares de Ucrania y los separatistas apoyados por Rusia en el este de Ucrania ya se ha cobrado al menos 2.200 vidas, según cifras de la ONU.