Por primera vez sesiona la CIDH en Argentina

La CIDH debatirá entre el miércoles y el viernes casos de Brasil, Paraguay, Uruguay, Chile y Perú y culminará el sábado su actividad con un recorrido por la ex Escuela de Mecánica de la Armada.
Abrió su 162 periodo extraordinario.
Abrió su 162 periodo extraordinario. (Especial)

Buenos Aires

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) abrió su 162 periodo extraordinario de sesiones, que por primera vez se llevará a cabo esta semana en Argentina.

“El desafío que tenemos como sociedad es desterrar cualquier nivel de violencia y emprender juntos un camino para que los derechos humanos sean una construcción de todos. Las observaciones de la Comisión nos marcan un norte; es un honor recibirlos”, destacó el ministro de Justicia y Derechos Humanos argentino, Germán Garavano, al inaugurar las actividades.

La CIDH debatirá entre el miércoles y el viernes casos particulares de Brasil, Paraguay, Uruguay, Chile y Perú y culminará el sábado su actividad con un recorrido por la ex Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA), casi cuatro décadas después de una histórica visita de la Comisión al principal centro clandestino de detención bajo la última dictadura militar que gobernó el país en 1976-1983 con saldo de 30 mil desaparecidos y millares de presos y exiliados.

La semana de trabajo incluirá audiencias públicas sobre casos referidos a Brasil, Chile, Paraguay, Perú y Uruguay, pero no de Argentina, por ser este el país anfitrión. Sus temas serán tratados por la CIDH en Lima en julio próximo.

La CIDH fue invitada por el gobierno de Macri, que es cuestionado por organismos humanitarios que consideran que desde su asunción en diciembre de 2015 hubo un retroceso en las llamadas “políticas de memoria, verdad y justicia” y al impulso a los juicios por delitos contra la humanidad de parte de militares y de policías represores dado por la gestión de los presidentes Néstor y Cristina Kirchner (2003-2015).

En la apertura, el ministro argentino de Justicia instó ayer a que “nunca más un Estado pueda violar los derechos humanos”.