Demócratas denuncian nuevo ciberataque

Tanto el partido como la campaña de Clinton afirman que fueron blanco de 'hackers'.

AFP

Responsables del Partido Demócrata de Estados Unidos confirmaron ayer que habían sido víctimas de un nuevo ciberataque, y la campaña de Hillary Clinton se dijo también afectada, una semana después de una filtración de correos de la formación.

El comité demócrata encargado de recaudar fondos para los representantes del Congreso (DCCC) fue objeto de un "incidente vinculado a la ciberseguridad" indicó Meredith Kelly, su responsable nacional de comunicación.

"La investigación está en marcha. A partir de las informaciones de las que disponemos, los investigadores nos han indicado que había similitudes con otros hechos recientes, incluyendo el pirateo del Comité Nacional Demócrata", explicó en un comunicado.

Por otra parte, el equipo de Clinton anunció que se había visto afectado por el pirateo dirigido contra el partido en su conjunto.

"Un programa de análisis de datos gestionado por el Partido Demócrata y utilizado por nuestra campaña y por diversas organizaciones se vio afectado en el ciberataque al partido", indicó Nick Merrill, portavoz del equipo de campaña de la candidata a la Casa Blanca.

"El sistema informático de nuestra campaña está siendo verificado por nuestros expertos en seguridad informática. Hasta ahora no han encontrado indicaciones de que nuestro sistema interno se haya visto comprometido", añadió Merrill.

"El FBI está al tanto de las informaciones de la prensa sobre los ciberataques que implican a varios organismos políticos, y trabajamos para determinad la naturaleza y la amplitud de este pirateo", dijo la policía federal en un comunicado.

La semana pasada, tres días antes del inicio de la Convención Demócrata en Filadelfia (Pensilvania), el portal WikiLeaks publicó casi 20 mil correos electrónicos de cuentas de siete responsables del Partido Demócrata en los que se intuía la desconfianza y el desprecio de los responsables de esa formación política hacia Bernie Sanders, el ex rival de Hillary Clinton durante las elecciones primarias.

Entonces, la campaña de Clinton y expertos informáticos acusaron a Rusia del ciberataque, pero el Gobierno de Estados Unidos aún no se ha expresado al respecto y Moscú niega la acusación.

Por su parte, el candidato presidencial republicano, el magnate Donald Trump, alimentó la controversia al sugerir que los rusos también deberían usar sus habilidades para recuperar los emails faltantes del servidor privado utilizado por Clinton cuando era secretaria de Estado.