Dos demócratas decidirán pronto si compiten con Hillary Clinton en 2016

Martin O'Malley, ex gobernador de Maryland, y el ex senador Jim Webb confirmaron que están estudiando la posibilidad de competir en las primarias contra la ex secretaria de Estado.
Hillary Clinton puede verse obligada a luchar contra otros candidatos demócratas para llegar a la Casa Blanca
Hillary Clinton puede verse obligada a luchar contra otros candidatos demócratas para llegar a la Casa Blanca (EFE)

Washington

Dos posibles rivales de Hillary Clinton en las primarias demócratas de 2016 aseguraron hoy que decidirán pronto si compiten por la presidencia de Estados Unidos, al tiempo que los aspirantes republicanos afilaban los dardos contra la ex secretaria de Estado durante una reunión conservadora.

El ex gobernador de Maryland Martin O'Malley dijo que decidirá antes de que acabe el mes de mayo si aspira a la candidatura demócrata a la Presidencia en 2016; mientras que el exsenador Jim Webb aseguró que está "estudiando muy en serio" la posibilidad de competir en las primarias de ese partido.

Ambos quisieron dejar claras sus credenciales para arrebatar la candidatura demócrata a Clinton, que anunció hace una semana su campaña presidencial y que por ahora no cuenta con rivales dentro de su partido.

O'Malley opinó que "habría una extrema pobreza si no hubiera más de una persona que quiere competir por la nominación del partido demócrata a la Presidencia", durante una entrevista con la cadena CBS News.

"Yo tengo 15 años de experiencia ejecutiva, como alcalde de una gran ciudad (Baltimore) y como gobernador. Y creo que tengo las ideas que ayudarán a nuestro país a avanzar hacia un tiempo en el que nuestra economía verdaderamente funcione para todos nosotros de nuevo, en vez de que los salarios mengüen", indicó.

Preguntado por si podría ser mejor presidente que Clinton, O'Malley se limitó a indicar que llevaría a la Casa Blanca su "experiencia" de "siete años como alcalde de Baltimore" y ocho como gobernador de Maryland, cargo que abandonó a principios de este año.

El ex gobernador, de 52 años, pertenece al ala más progresista de los demócratas, que no está demasiado convencida por la candidatura de Clinton, más apegada al aparato político del partido.

Por otra parte, Webb, que ya ha formado un comité de exploración para una posible candidatura a la Presidencia, dijo a la cadena CNN que está "estudiando muy en serio" si presentarse.

"Creo que tenemos mucha fatiga de gente que ya ha estado en el poder en este país, y la gente está buscando enfoques frescos a la hora de resolver los problemas", afirmó el que fuera senador por Virginia entre 2007 y 2013.

Webb admitió que nunca va a tener "una máquina financiera que pueda recaudar 2,500 millones de dólares" para su campaña, en aparente referencia a Clinton, pero sí cuenta con "experiencia en los asuntos del Gobierno y fuertes convicciones sobre a dónde debe ir el país".

En el terreno republicano también se esperan más anuncios pronto: el senador republicano Lindsey Graham dijo hoy a la cadena Fox News que está "un 91 % seguro" de que entrará en la carrera a la Casa Blanca, mientras que el ex gobernador de Arkansas Mike Huckabee afirmó el viernes que anunciará su decisión el 5 de mayo.

Entre los republicanos hay interés de sobra por llegar a la Casa Blanca en 2016, como demostraron los 19 aspirantes que se citaron este fin de semana para dar discursos ante activistas del partido en el estado clave de Nuevo Hampshire.

La mayoría centraron sus ataques en Clinton, pero muchos los mezclaron con críticas al actual presidente, Barack Obama, como Graham, que aseguró que elegir la ex secretaria de Estado sería como darle un "tercer mandato" al mandatario demócrata. Hillary Clinton llegará este lunes a Nueva Hampshire para continuar con su campaña, tras pasar la semana pasada en otro estado clave, Iowa.