El demócrata McAuliffe será el gobernador de Virginia

Por primera vez el partido que controla la Casa Blanca vence en este estado tradicionalmente conservador.

Washington

El demócrata Terry McAuliffe ganó hoy las elecciones a gobernador del estado de Virginia frente a su rival republicano, Ken Cuccinelli, apoyado por el movimiento ultraconservador Tea Party, según las proyecciones de las principales cadenas de televisión de EU.

Con el 94 % del escrutinio realizado, McAuliffe obtenía un 47 % de los votos frente al 46 % de Cuccinelli, mientras que el tercer candidato en liza, Robert Sarvis, del Partido Libertario, se llevaba el 7 % restante. Virginia es un estado tradicionalmente conservador, gobernado actualmente por el republicano Robert McDonnell.

McAuliffe fue el más votado entre las mujeres y los residentes de las áreas cercanas a Washington, la capital del país, mientras que Cuccinelli se llevó el respaldo de los propietarios de armas y de los habitantes de zonas rurales. Es la primera vez en cuatro décadas en la que el partido que controla la Casa Blanca, en este caso el demócrata, se lleva a la vez la gobernación de Virginia.

La elección fue más reñida de lo esperado, ya que los últimos sondeos daban una ventaja bastante sólida a McAuliffe, que contó para su campaña con el apoyo de dos "pesos pesados" dentro del Partido Demócrata, Bill y Hillary Clinton, quienes lo acompañaron en varios mítines.

Ex presidente del Comité Nacional Demócrata, McAuliffe tuvo también el respaldo del presidente de EU, Barack Obama, quien hizo campaña a su favor el pasado domingo en un acto en el norte de Virginia. Cuccinelli, por su parte, basó parte de su campaña en atacar la reforma sanitaria promulgada por Obama en 2010 aprovechando los problemas en la web para inscribirse en los nuevos seguros médicos.

Actual fiscal general de Virginia y afín al Tea Party en su hostilidad hacia el papel del Gobierno, Cuccinelli es un firme opositor al aborto y a la igualdad de derechos para los homosexuales. Su derrota supone, por tanto, una llamada de atención para el Tea Party en su pugna con los sectores republicanos más moderados por hacerse con el control del partido.