Por fin de DACA, 16 estados de EU presentan demanda

La demanda argumenta que la decisión de Donald Trump está basada en su "prejuicio personal contra los mexicanos" y que por lo tanto viola una cláusula constitucional.
Donald Trump retrasó el final del programa hasta el 5 de marzo y dio al Congreso seis meses para decidir el futuro de unos 800 mil jóvenes.
Donald Trump retrasó el final del programa hasta el 5 de marzo y dio al Congreso seis meses para decidir el futuro de unos 800 mil jóvenes. (Reuters)

Nueva York

Fiscales generales de 16 estados presentaron hoy ante la justicia una demanda que desafía al presidente Donald Trump y busca preservar el DACA, un programa que protege de la deportación a jóvenes migrantes llegados cuando eran niños a Estados Unidos.

La demanda argumenta que el gobierno de Trump ha violado una cláusula constitucional al discriminar a los jóvenes con DACA de origen mexicano, que representan un 78 por ciento del total, así como los derechos a un debido proceso.

TE RECOMENDAMOS: Obama: cruel, cancelar DACA; 'dreamers' son estadunidenses

También asegura que la decisión de eliminar el DACA ha dañado a las economías, a las instituciones y a los residentes de los 16 estados.

"La decisión del gobierno de Trump de terminar el DACA es cruel, inhumana y devastadora para 42 mil neoyorquinos que han podido salir de las sombras", dijo a la prensa el fiscal general del estado de Nueva York, Eric Schneiderman, al anunciar la demanda.

"Por eso es que estamos llevando al gobierno de Trump a los tribunales para proteger a los dreamers y a los empleadores de Nueva York que cuentan con ellos", añadió el fiscal, quien indicó que la decisión del presidente está basada en su "prejuicio personal contra los mexicanos".

La demanda, liderada por los fiscales de Nueva York, Washington y Massachusetts, fue presentada también por otros estados como Connecticut, Illinois, Iowa, Nuevo México, Carolina del Norte, Vermont y Virginia, aunque no por California ni Texas, los estados con más jóvenes con DACA.

La decisión del gobierno de Trump de eliminar el DACA a partir del 5 de marzo, anunciada el martes, sume a 800 mil jóvenes migrantes en la incertidumbre.

El presidente estadunidense asegura que la responsabilidad está ahora en manos del Congreso, dominado por su Partido Republicano, y que de éste depende aprobar en los próximos seis meses una ley que reemplace al DACA y fortalezca o no sus bases legales.

"Realmente creo que el Congreso quiere ocuparse del tema. Realmente lo creo, incluso miembros muy conservadores del Congreso", dijo hoy Trump, confiado en que los legisladores llegarán a un acuerdo.

"Si podemos hacer que suceda algo vamos a firmarlo y vamos a hacer feliz a mucha gente", afirmó. Y "si no lo hacen veremos lo que haremos", acotó.

Pero en el pasado, el Congreso ha fracasado en ofrecer a estos jóvenes migrantes una solución.

El DACA fue creado hace cinco años por un decreto del ex presidente demócrata Barack Obama, cuando el proyecto de ley DREAM (por Development, Relief and Education for Alien Minors Act, en inglés), fracasó en ser aprobado por el Congreso de mayoría republicana.

Por eso a estos migrantes se los conoce como dreamers, también en alusión al sueño de una vida mejor en Estados Unidos.

Aunque California no ha presentado el recurso legal, ayer advirtió que está "preparada" para denunciar y tomar las medidas legales necesarias para proteger el programa migratorio.

El fiscal general de California, Xavier Becerra, compareció ayer acompañado por el secretario estatal, Álex Padilla, y el presidente encargado del Senado californiano, Kevin de León, y aseguró que quieren "enviar un mensaje muy claro a la administración Trump: estamos preparados para denunciar para defender el programa DACA", afirmó Becerra.

La decisión de Trump el martes de poner fin al programa de cinco años creado por Obama dejó el destino de los llamados dreamers en la incertidumbre y generó críticas de empresas, líderes religiosos, alcaldes, grupos de activistas, gobernadores y legisladores demócratas. 

DACA, que provee permisos de trabajo y protección de deportaciones, inicialmente beneficia a migrantes latinos. La mayoría de las personas cubiertas por el programa tiene entre 20 y 30 años.

AER