Definir ya “dreamers” y muro, urge Trump

Pide a demócratas y republicanos trabajar juntos y alcanzar un acuerdo que apruebe una reforma migratoria con un “sistema seguro, moderno y legal”.

Washington

El presidente estadunidense Donald Trump defendió su plan para dar la ciudadanía a 1.8 millones de dreamers a cambio de dinero para el muro, del fin de la migración en cadena y la lotería de visas, y llamó a demócratas y republicanos a alcanzar un acuerdo para aprobar una reforma migratoria y crear un “sistema seguro, moderno y legal”.

“Durante más de 30 años, Washington ha intentado y fallado en resolver este problema. Este Congreso puede ser el que finalmente haga que ocurra… así que trabajemos juntos, dejemos a un lado la política y hagamos el trabajo”, dijo.

En su primer mensaje sobre el Estado de la Unión, ante una sesión conjunta del Congreso, el mandatario asoció reiteradamente a la inmigración ilegal con la criminalidad y las amenazas terroristas.

Como ejemplo del impacto de la inmigración ilegal, mencionó las muertes de dos adolescentes, Kayla y Misa, a manos de miembros de la pandilla MS-13, de origen salvadoreño, mientras los padres de las jóvenes, presentes en la sala, eran ovacionados de pie.

Trump elogió en ese contexto el trabajo de un hispano, el agente especial de la Unidad de Investigaciones de Seguridad Interna, Celestino Martínez, quien ha combatido durante más de 15 años a pandillas como la MS-13: “Gran trabajo... ahora hagamos que el Congreso te mande algunos refuerzos”.

Asimismo, defendió los cuatro pilares de su más reciente propuesta migratoria: ciudadanía para 1.8 millones de jóvenes indocumentados llegados en la infancia, conocidos como dreamers; el muro en la frontera con México; el cambio del sistema migratorio, y la eliminación de la lotería de visas.

“En semanas recientes, dos ataques terroristas en Nueva York fueron posibles por el sistema de lotería de visas y por la migración en cadena. En la era del terrorismo, estos programas representan riesgos que no nos podemos dar el lujo de tener”, argumentó.

Desde las tribunas del recinto camaral del Capitolio, un grupo de más de 30 dreamers, la mayoría mexicanos, estuvo presente en el mensaje, invitados por un número similar de legisladores, la mayoría demócratas, y el republicano de Florida, Carlos Curbelo.

Entre los dreamers presentes se encontraba Astrid Silva, una joven indocumentada mexicana que reside en el estado de Nevada y quien había sido la primera dreamer invitada de honor del presidente Barack Obama en su mensaje de 2014.

El mandatario dijo a representantes y senadores que esperaba una votación sobre un paquete migratorio en las próximas semanas, sin dar una fecha específica.

El liderazgo republicano del Senado se comprometió a presentar una iniciativa de ley sobre el futuro del programa DACA después del 8 de febrero, en caso de no encontrarse un acuerdo durante las negociaciones presupuestales que deben ser completada antes de esa fecha.

En su primer informe de gobierno ante una sesión conjunta del Congreso, en la que se evidenció la profunda división partidista, presentó durante casi una hora una larga lista de logros, centrados el ámbito económico.

Aseguró que, tras un año de gobierno, Estados Unidos es hoy una nación más próspera gracias a sus políticas económicas, y reiteró su advertencia de que su política exterior no repetirá “errores” en la defensa de su seguridad y sus intereses comerciales.

Más allá de la propuesta migratoria que dio a conocer la semana pasada y su solicitud de una partida de 1.5 billones de dólares para un programa de infraestructura, el discurso tuvo una fuerte carga de patriotismo y religión, pero omitió detalles sobre las propuestas en las que su gobierno actuará este año.

Según dijo, desde su elección su gobierno ha creado 2.4 millones de empleos y los salarios se incrementaron, y sostuvo que hay una caída del desempleo entre las minorías, en particular entre los afroaestadunidenses y los hispanos.

“EL PAÍS UNIDO, DIFÍCIL SIN UN GRAN ACONTECIMIENTO TRAUMÁTICO”

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo que le encantaría ser capaz de “unir” a su país y ayudarlo a superar sus “tremendas divisiones”, pero opinó que será difícil hacerlo sin un “gran acontecimiento” traumático que renueve el patriotismo de los estadunidenses.

En un almuerzo con los presentadores de varias cadenas de televisión, horas antes de pronunciar ante el Congreso su primer discurso sobre el Estado de la Unión, señaló:

“Quiero ver a nuestro país unido. Consideraría un gran logro si pudiéramos hacer que nuestro país estuviera unido. Eso no es algo fácil de hacer, porque las opiniones son muy diferentes. Sin un gran acontecimiento que haga que la gente se una, eso es difícil de conseguir”, expresó según una transcripción proporcionada por la Casa Blanca.

Trump parecía referirse a los casos en los que los sucesos traumáticos han unido a Estados Unidos en torno a la agenda del presidente, como ocurrió tras los atentados del 11 de septiembre de 2001, cuando la popularidad de George W. Bush pasó de 57 a 90 por ciento en la semana siguiente al ataque terrorista.