• Regístrate
Estás leyendo: Debate presidencial pobre y sin ganador en Argentina
Comparte esta noticia
Sábado , 23.06.2018 / 18:55 Hoy

Debate presidencial pobre y sin ganador en Argentina

El debate televisado de ayer entre el oficialista Daniel Scioli y el opositor de derecha, Mauricio Macri, ante el balotaje del domingo, el primero en la historia electoral argentina, no tuvo un claro vencedor, según los analistas.

Publicidad
Publicidad

AFP

El debate presidencial del domingo entre el oficialista Daniel Scioli y el opositor de derecha Mauricio Macri, el primero en la historia argentina, no dejó ganador ni argumentos de peso, según la mirada de analistas que relativizaron hoy su peso de cara al balotaje del 22 de noviembre.

"La impresión es que ambos terminaron consolidando su propio electorado", dijo a la AFP Mariel Fornoni, directora de la consultora Management & Fit. Según el último sondeo de esa encuestadora Macri tiene una intención de voto de 46% mientras Scioli alcanza el 40%, aunque con una gran masa de indecisos (11%) y de electores que manifiestan que votarán en blanco (4.3%).

En la primera vuelta del 25 de octubre pasado, Scioli, candidato de la presidenta de centroizquierda Cristina Kirchner, fue el más votado (37.8%) aunque la brecha que lo separó de Macri (34.15%) fue mucho menor a la que vaticinaron todos los sondeos.

Ambos candidatos debatieron en la sede de la facultad de Derecho de Buenos Aires con el objetivo de conquistar a los siete millones de electores que no votaron por ninguno de los dos en la primera vuelta.

Scioli (58 años) y Macri (56) abordaron un temario amplio sobre desarrollo económico y humano; educación e infancia, seguridad y derechos humanos y fortalecimiento democrático, en exposiciones con pocas respuestas y muchas rispideces.

"En términos de argumento fue bastante pobre el debate en general. Ni se respondieron las preguntas ni se dieron muchas explicaciones sobre las cosas que se proponían; argumentalmente no fue un debate muy sólido", estimó Fornoni. Portavoces de la Iglesia Católica destacaron hoy la trascendencia del debate, aunque lamentaron que el tema de la corrupción haya estado ausente.

"¿Por qué no salió el tema de la corrupción? Es un tema de fondo, algún día tendremos que entenderlo", se quejó monseñor Sergio Buenanueva, obispo de San Francisco, en la provincia de Córdoba (centro), a través de la red social Twitter. El obispo consideró sin embargo que el debate "con todos sus límites, es un paso adelante en la construcción de nuestra democracia".

Sin knock-out

Para el politólogo Juan Germano, de la consultora Isonomía, "no hubo ganador ni perdedor por knock-out", aunque sí "una estrategia bien agresiva de Macri". "Los dos repitieron casi con las mismas palabras lo que dijeron en la campaña", dijo Germano a la AFP.

Destacó que fue "un debate muy popular con picos de 'rating', lo que habla de una ciudadanía que estaba esperando verlos debatir". El debate de 75 minutos fue transmitido por la televisión pública y privada, alcanzado un rating por encima de 50 puntos.

"Pero no podemos esperar grandes cambios después del debate, para algunos reforzó su voto y para los indecisos no fue un factor determinante para definirse", consideró.

Según Fornoni, si bien no hubo ganador en cuanto a lo argumental sí marcó diferencias en lo actitudinal. "En ese aspecto Macri fue claramente ganador, se lo veía relajado, tranquilo y a Scioli como enojado", opinó.

Balance y acusaciones

Scioli, gobernador saliente de la provincia de Buenos Aires que cuenta con cerca del 40% del electorado, se mostró satisfecho con el resultado. "Fue clarificador para la gente, la cuestión de fondo que yo planteo que son las intenciones de Macri de hacer una devaluación brusca y los efectos negativos que eso provoca", dijo a Radio La Red.

El candidato oficialista asegura que su rival busca "el ajuste, la devaluación y la quita de subsidios (a diversos servicios públicos), por más que lo quieran tapar, disfrazar", agregó.

Macri, alcalde saliente de la ciudad de Buenos Aires y líder de la alianza de centroderecha Cambiemos, acusó a Scioli de haber llevado al debate un "planteo cínico, tramposo, conservador y autoritario".

"No tiene capacidad de darle gobernabilidad a la Argentina" porque integra un gobierno "al que ya nadie le cree más", dijo Macri a Radio Mitre. Desde el gobierno el ministro de Defensa, Agustín Rossi, consideró que Macri se mostró "pedante y agresivo".

"Las propuestas de Macri son un peligro para el país", lanzó al principio Scioli, el candidato apoyado por la presidenta de centroizquierda Cristina Kirchner, mientras Macri, cerraba al final: "No, no voy a hacer ajustes, dejen las mentiras".

Macri se mostró más descontracturado, sin corbata, con actitud ganadora de quien va liderando en los sondeos para el balotaje aunque aún con un alto porcentaje de indecisos. Scioli, más formal y con corbata, un tanto tenso, se mostró firme y puso distancia con su oponente, que lo llamaba por su nombre de pila.

Falta de carisma y poca locuacidad son características que comparten estos dos hombres provenientes de familias acomodadas, lo que se reflejó en que ninguno pareció ganar la pelea por 'knock out' y que los puntos se definirán en la segunda vuelta del 22 de noviembre.

"Se están jugando la vida, están hablando en serio. Se están tirando lo que tienen que tirar, hay diferencias clarísimas. Hay preguntas que no se responden. Hay mucho hecho por los dos y mucho no hecho por los dos", reflexionó el sociólogo Jorge Giaccobe, de la consultora homónima.

El inédito debate para el primer balotaje de la historia argentina fue transmitido en directo por los seis canales de aire, los canales de cable de noticias, más sitios de internet y radios. La atención se volcó en 50 puntos de rating y dos millones de tuits, según la ONG Argentina Debate, organizadora de la iniciativa.

El último sondeo de la consultora Management & Fit, publicado el sábado, le otorgaba a Macri 46% de votos frente a 40% para Scioli, pero con 11% de indecisos a conquistar, además de 4.3% en blanco. Otras encuestas exhibieron tendencias similares.

Sin respuestas

A las 21:00 hora local (24:00 hora GMT) en punto comenzó la contienda que durante 75 minutos acaparó la atención de los 32 millones de electores, con los dos presidenciables entrando en escena en el Aula Magna de la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires.

Los temas fueron desarrollo económico y humano; educación e infancia, seguridad y derechos humanos y fortalecimiento democrático, pero las propuestas quedaban en definiciones superficiales, mientras ambos se las ingeniaron para no responder las preguntas incómodas.

Scioli, actual gobernador de la provincia de Buenos Aires, donde vive casi un tercio del país, y Macri, alcalde de la capital, buscaron destacar lo que consideraron sus propios logros y exhibir las falencias del otro.

"Daniel, ¿por qué no te preocupaste por la inflación?", le recriminó Macri al gobernador saliente de la poderosa provincia de Buenos Aires. "Qué no pierda su tiempo en debatir con un gobierno que se va el 10 de diciembre", respondía Scioli. Scioli buscó distanciarse del estilo confrontativo del gobierno de Kirchner pero siendo garante de sus reconocidas políticas públicas.

"Vos no sos el cambio, sos la continuidad", le endilgó Macri a Scioli, quien respondió comprometiéndose "a no arrodillarse ante el Fondo Monetario Internacional ni los fondos buitres". "Me rindo", ironizó Macri cuando Scioli no le respondía.

La hora de optar

"Ahora hay que optar. Hay dos caminos de frente al futuro: uno que quiere el desarrollo, otro que lleva al ajuste", definió Scioli, quien mencionó al ex candidato Sergio Massa, tercero en la primera vuelta, con más de cinco millones de votos, para apelar a sus electores.

El alcalde de Buenos Aires pidió sanciones para Venezuela y derogar el acuerdo con Irán en el marco de la investigación del atentado al centro judío AMIA con 85 muertos en 1994, lo que Scioli no respondió.

"Lo que estamos viendo es lo mejor que tenemos, no hay más que esto. Con límites, con virtudes. Con este nivel tenemos que hacer la Argentina de los próximos cuatro años", apuntó Giaccobe sobre el nivel del debate.

El debate terminó con los dos candidatos cruzando un saludo entre tenso y afectuoso, y luego subieron a la tarima sus respectivas parejas, Karina Rabolini -pareja de Scioli- y Juliana Awada -esposa de Macri-, amigas y exitosas empresarias en el mundo de la moda.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.