• Regístrate
Estás leyendo: Damasco defenderá en Ginebra una transición con Asad en el poder
Comparte esta noticia
Lunes , 16.07.2018 / 10:40 Hoy

Damasco defenderá en Ginebra una transición con Asad en el poder

Irán y Turquía piden un alto el fuego antes de la celebración de la conferencia internacional de paz en el país eruopeo, mientras el Ejército mata a 26 yihadistas en una operación en el norte de Siria.

Publicidad
Publicidad
Hatsune Miku
Ciudad de México
19 de Julio
Los Caligaris
Guadajalara
19 de Julio
The Sol Festival
Poza Rica de Hidalgo
20 de Julio
FLOW
Ciudad de México
20 de Julio

AFP

El régimen sirio irá el 22 de enero a la conferencia de paz de Ginebra para intentar obtener que el presidente Bashar al Asad encabece la transición, lo que es rechazado por la oposición, que lo considera responsable de la guerra civil. Desde que la ONU anunció el lunes la fecha de la reunión llamada Ginebra 2, los combates se intensificaron en la región alrededor de Damasco y en las colinas de Qalamun, dos sectores estratégicos para ambas partes, que procuran obtener victorias militares, para tener más peso en esas negociaciones.

En este contexto, Irán y Turquía pidieron un alto el fuego antes de la celebración de esa conferencia internacional en Ginebra. "Todos nuestros esfuerzos deberían centrarse en cómo terminar este conflicto y alcanzar un alto el fuego, si es posible incluso antes de Ginebra 2", afirmó el jefe de la diplomacia iraní Mohamad Javad Zarif, en una rueda de prensa conjunta en Teherán con su homólogo turco, Ahmet Davutoglu. Siria anunció hoy que enviará una delegación a la conferencia de paz del 22 de enero bajo las órdenes de Asad.

"Siria anuncia su participación con una delegación oficial bajo las directrices de Asad y las reivindicaciones del pueblo sirio, con la prioridad de acabar con el terrorismo", afirmó una fuente del ministerio de Relaciones Exteriores sirio, citada por la agencia oficial Sana. El régimen suele calificar a la oposición armada de "terrorista", a lo que los opositores responden acusando al mandatario de "ser el mayor terrorista". El ministerio de Exteriores sirio, que precisó que la delegación siria no acudirá a Ginebra para abandonar el poder, rechazó excluir a Asad del proceso político, como piden las potencias occidentales y la oposición.

"La delegación oficial siria no va a Ginebra a entregar el poder sino a dialogar con aquellos que estén interesados en el bien del pueblo sirio y que apoyen una solución política para el futuro de Siria", afirmó. "A los ministros de Relaciones Exteriores francés, británico y otros, y a sus agentes en el mundo árabe, que insistieron en que no hay cabida para el presidente Asad en una fase transitoria, el ministerio les recuerda que la época del colonialismo acabó y que deben abandonar las ilusiones, porque si no, es inútil que asistan a Ginebra 2", agregó.

Tras el anuncio de la celebración de la conferencia de paz en Ginebra, la coalición de la oposición siria reafirmó que Asad no debe desempeñar ningún papel en una transición. "La coalición afirma su rechazo absoluto a que Bashar al Asad y todos los criminales responsables de matar al pueblo sirio participen en las instancias de poder durante el periodo transitorio y exige que no desempeñen ningún papel en el futuro político de Siria", afirmó la oposición.

La Coalición insistió también que la conferencia de enero debe "lograr la aplicación de todas las disposiciones adelantadas en Ginebra 1", que se celebró en junio de 2012. En esta reunión, los participantes acordaron la formación de un gobierno transitorio, sin pronunciarse sobre si Asad desempeñaría un papel en él. En el plano militar, se desarrollaban "operaciones militares" en la zona de Qalamun y Ghuta oriental, cerca de Damasco, indicó una fuente de las fuerzas de seguridad. Los rebeldes no lograron, "pese a sus intentos en los que perdieron muchos hombres", romper el cerco del ejército, aseguró la fuente.

Según el opositor Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), el ejército lanzó una contraofensiva que bloqueó a los rebeldes en Ghuta oriental. Asimismo, el ejército leal al presidente sirio, Bashar al Asad, mató hoy a 26 combatientes islamistas en la localidad de Kafr Tajarin, en la provincia septentrional de Idleb, fronteriza con Turquía. Una fuente militar, citada por la televisión oficial, precisó que los efectivos gubernamentales abatieron a los miembros de "un grupo terrorista" vinculado al Estado Islámico de Irak y del Levante (Siria), relacionado con Al Qaeda.

La fuente explicó que las autoridades llevaron hoy a cabo redadas contra las guaridas de los "terroristas" en la zona. Durante la operación, los soldados destruyeron, además, seis vehículos de los rebeldes islamistas. Por otra parte, un portavoz de las Unidades de Protección del Pueblo Kurdo informó a Efe de que combatientes kurdos tomaron hoy el control de la localidad siria de Al Tuina, en la provincia septentrional de Al Hasaka, tras dos días de enfrentamientos con rebeldes yihadistas.

El portavoz, que solicitó el anonimato, aseguró que los kurdos tomaron completamente Al Tuina y que ahora peinan la población en busca de los milicianos del Estado Islámico de Irak y del Levante (Siria) y del Frente al Nusra, vinculados a Al Qaeda, que puedan quedar en su interior. Los yihadistas tenían concentradas sus fuerzas en esta ciudad de la provincia de Al Hasaka, que es de mayoría kurda. Ayer, las Unidades de Protección se hicieron con el control de dos pueblos próximos a Al Tuina, Aluan y Mashirqa.

En los últimos meses, se han registrado choques entre combatientes kurdos e insurgentes islamistas en distintos puntos del norte de Siria. Más de cien mil personas han muerto desde el inicio del conflicto en territorio sirio, en marzo de 2011, según cifras de la ONU.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.