• Regístrate
Estás leyendo: Cumbre sobre seguridad nuclear comienza concentrada en Corea del Norte
Comparte esta noticia
Jueves , 19.07.2018 / 06:46 Hoy

Cumbre sobre seguridad nuclear comienza concentrada en Corea del Norte

El presiente de EU inauguró una reunión a la que asisten líderes de más de 50 países, con el objetivo principal de evitar que terroristas puedan conseguir una "bomba sucia", aunque el plan nuclear norcoreano estuvo presente.

Publicidad
Publicidad

AFP

El presidente de EU, Barack Obama, dio hoy la bienvenida a los líderes de más de 50 países e inauguró la Cumbre de Seguridad Nuclear, que se centrará en evitar que los materiales necesarios para construir un arma atómica caigan en manos de grupos terroristas como el Estado Islámico (EI), aunque el protagonismo en la primera jornada ha estado en Corea del Norte.

Con una cena de bienvenida en la Casa Blanca, el mandatario estadunidense inauguró la cuarta Cumbre de Seguridad Nuclear, en la que se espera que los líderes mundiales conversen sobre medidas para evitar que el grupo yihadista EI acceda a los materiales nucleares que varios países albergan para su uso civil o militar.

En una reunión previa a la cena, Obama aseguró que su par francés, François Hollande, ha "movilizado a la comunidad europea" en el combate al terrorismo, y ambos analizaron formas de estrechar la cooperación bilateral en esa materia para evitar nuevos ataques como los de Bruselas y París.

Hollande, "un líder"

"El presidente Hollande ha sido un líder a la hora de movilizar a la comunidad europea en torno a la necesidad de ser más eficaces en los intercambios transatlánticos de información, las trabas a los combatientes terroristas extranjeros y la identificación de posibles ataques", afirmó Obama a los periodistas después de la reunión.

El gobernante estadunidense consideró que hay una "gran urgencia" de lidiar contra la lacra del terrorismo global tras los atentados del 22 de marzo en Bruselas, que causaron 32 muertes, y los ataques de noviembre en París, que dejaron 130 fallecidos. El Estado Islámico (EI), que reivindicó ambos ataques, debe "ser acorralado" en Irak y Siria, afirmó Obama.

Sin embargo, Estados Unidos reorientó sus atenciones al programa nuclear de Corea del Norte, al tiempo que líderes de todo el mundo comenzaban a llegar a Washington para una cumbre que se propone reducir las reservas de material radiactivo y proteger el inventario.

Al mismo tiempo, la amenaza de que grupos radicalizados logren obtener material nuclear se tornó actual después de los recientes ataques en Bruselas, ya que dos de los implicados estaban relacionados a videos que muestran todos los pasos de un agente belga del sector nuclear.

Esta cuarta cumbre sobre seguridad nuclear fue convocada por el presidente Barack Obama y cuenta con la participación de medio centenar de países. En la jornada, Obama dedicó sus energías a poner presión sobre Corea del Norte y sus programa de armas nucleares, y mantuvo una reunión tripartita con el primer ministro de Japón, Shinzo Abe, y la presidente de Corea del Sur, Park Geun-Hye.

En enero, el gobierno norcoreano realizó una prueba de un artefacto nuclear, y en febrero logró lanzar exitosamente un cohete de larga distancia, gestos que hicieron encenderse luces de alerta en toda la región del sudeste asiático.

Por ello, al fin de su reunión con Abe y Park, Obama destacó la importancia de que "la comunidad internacional haga respetar firmemente las medidas adoptadas por la ONU a la luz de las pruebas misilísticas y la actividad nuclear en que Pyongyang ha estado empeñado".

Washington y Seúl ya iniciaron discusiones sobre la eventual aplicación en Corea del Sur del sofisticado sistema anti misiles estadunidense THAAD. La posibilidad de que Corea del Sur disponga del sistema THAAD, a su vez, despertó la preocupación de China, que no desea tener un complejo sistema misilístico estadunidense cerca de sus fronteras.

Papel de China

Obama también mantuvo una delicada reunión con el presidente de China, Xi Jinping, con quien discutió no solo la cargada agenda bilateral sino también formas de utilizar la influencia china sobre Corea del Norte para que reduzca la agresividad de su retórica y sus gestos hacia la región.

Poco antes de ese encuentro, la Casa Blanca había adelantado que Obama pretendía sostener con Xi una "conversación franca" con relación a la situación en el Mar de la China Meridional ante los reclamos territoriales y la creciente presencia militar de Pekín.

Para el gobierno estadunidense, China tiene un papel fundamental en las sanciones contra Corea del Norte, y muy especialmente en convencer al gobierno de Pyongyang a moderar su agresiva retórica hacia la región.

Aunque líderes de medio centenar de países están o estarán presentes en Washington para esta cumbre, la reunión con Xi es la única bilateral prevista por Obama, además de un "rápido encuentro" con el presidente francés, François Hollande.

Preocupación por "bomba sucia"

Por otra parte, la presencia que acaparó atenciones hoy en Washington fue la del presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan. Opositores a Erdogan y miembros de su equipo de seguridad protagonizaron choques sin mayores consecuencias en las proximidades del instituto Brookings, donde el dirigente turco debía pronunciar una conferencia sobre seguridad.

Esa conferencia de Erdogan comenzó poco después de confirmarse un atentado en la ciudad turca de Diyarbakir, que dejó un saldo de por lo menos siete personas muertas. Esta cuarta cumbre de seguridad nuclear se realiza también bajo la preocupación de que grupos radicales como el Estado Islámico (EI) puedan obtener una "bomba sucia" (de dispersión radioactiva).

La reunión tiene lugar apenas días después de los atentados en Bruselas, en los que fueron utilizados explosivos convencionales aunque dos de los suicidas fueron relacionados a posibles esfuerzos por parte del EI de lograr acceso a materiales para una bomba sucia.

El propio Obama lanzó en 2010 en Washington la primera de estas cumbres sobre seguridad nuclear, y posteriormente se realizaron encuentros similares en Corea del Sur y Holanda, concentrados en la seguridad de los stocks de uranio y plutonio, así como medidas para evitar el contrabando. Pocos técnicos consideran factible que el EI logre desarrollar un arma nuclear, pero si logra tener acceso a material radiactivo podría construir una bomba sucia.

Ese riesgo se analizará este viernes en una sesión plenaria durante la jornada principal de la cumbre, a la que asisten mandatarios y ministros de 52 países. Nueve naciones del mundo concentran más de quince mil armas nucleares -EU, Rusia, Reino Unido, Francia, China, India, Pakistán, Israel y Corea del Norte- pero el 90 % de ese arsenal está en manos estadunidenses y rusas.

"Deberíamos negociar (con Rusia) para reducir aún más nuestras reservas", argumentó hoy Obama en un artículo de opinión publicado en el diario The Washington Post. Obama opinó que desde la primera cumbre en 2010 se han hecho "progresos importantes", como la firma de un nuevo tratado START de desarme entre EU y Rusia para que las ojivas nucleares que poseen estén en 2018 en su nivel más bajo desde la década de 1950.

Pero algunos expertos consideran que Obama solo había conseguido una fracción de lo que se propuso, dada la falta de consenso para alcanzar un tratado global vinculante sobre desarme nuclear.

Ausencias notables

De cualquier forma, la reunión no contará con actores fundamentales para cualquier discusión global sobre seguridad nuclear: la ausencia de Rusia, Corea del Norte, Bielorrusia e Irán, por ejemplo, muestra grietas en el frente que la Casa Blanca busca consolidar.

Más allá de Rusia, que cuenta con un enorme potencial nuclear, Corea del Norte logró desarrollar armamento atómico e Irán firmó un histórico acuerdo con países occidentales para el control de su programa de energía atómica, y por ello la presencia de esas naciones era considerada fundamental.

Por América Latina, confirmaron su participación en esta reunión los presidentes Mauricio Macri (Argentina), Michelle Bachelet (Chile) y Enrique Peña Nieto (México). Brasil estará representado por su canciller, Mauro Vieira, ya que la presidenta Dilma Rousseff canceló a última hora su participación, ante el agravamiento de la crisis política que amenaza su gobierno.

En la jornada, Macri mantuvo reuniones con los primeros ministros Justin Trudeau, de Canadá, y John Key, de Nueva Zelanda. El mandatario argentino tiene en agenda un encuentro el viernes con el presidente de China, Xi Jinping.

Con relación a la cumbre, Macri dijo que "Argentina ha cumplido estrictamente sus compromisos en materia nuclear, en especial el que se refería a las reservas de uranio altamente enriquecido. Por eso Argentina ha sido, desde 1985, un líder en estas cuestiones".

Cena en la Casa Blanca

Más tarde, durante la cena inaugural, Obama no hizo declaraciones y se limitó a dar la bienvenida a los mandatarios y ministros a la Sala Este, la habitación más grande de la Casa Blanca y que hoy albergaba una extensa mesa y tres grandes cestas de flores, ubicadas en el centro.

En ese encuentro, Obama se sentó entre el presidente chino Xi Jinping y el primer ministro de India Narendra Modi, con el que mantuvo una animada conversación al principio de la cena.

La Cumbre de Seguridad Nuclear se celebra cada dos años desde 2010 por iniciativa de Obama, quien prometió al comienzo de su mandato convertir en una prioridad la no proliferación nuclear e instó a la comunidad internacional a avanzar hacia "un mundo libre de armas atómicas", durante un discurso en Praga en 2009.

A Obama le queda menos de un año en el poder, por lo que esta cumbre será la última en su formato actual y se desconoce si el próximo presidente estadunidense, que llegará a la Casa Blanca en enero de 2017, querrá continuar con este proceso multilateral.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.